Secciones
×

Síguenos en

Educación enseña 56 formas para preparar pupusas

Propietarios de cafetines escolares consideran difícil que los estudiantes acepten los ingredientes propuestos

Platillo tÏpico Pupusa de Ayote, preparado en el Restaurante El Comal, Antiguo Cuscatl·n. Revista Buen Provecho. FotografÌa EDH: RenÈ Estrada

Por Enrique Carranza

Jul 13, 2017- 19:18

Tras un breve silencio, Lorena Ascencio mueve la cabeza de izquierda a derecha, sigue leyendo, cuando logra pronunciar palabra dice: “¡Ay, no! esto nadie se lo va a comer”.

Ella es propietaria de uno de los cafetines del Instituto Nacional de Apopa, INA, y en sus manos tiene el texto titulado “Recetas pupusas saludables” el cual será divulgado durante los próximos meses por el Ministerio de Educación (Mined) como parte de la Regulación de tiendas y cafetines escolares saludables.

 

Te puede interesar: 10 recetas de “Pupusas saludables”

Por medio de ese ordenamiento, el Mined pretende controlar la comercialización de alimentos con alto contenido de grasas, sodio y azúcar dentro de las tiendas y cafetines de los centros educativos, tanto públicos como privados.

En el IV Censo Nacional de Talla y el I Censo Nacional de Peso, elaborado el año pasado en escolares de primer grado, se encontró que un 13.6 % de niños padecen de obesidad y un 17.1% padece sobrepeso.

El propósito de la nueva normativa es disminuir esos porcentajes y obtener resultados favorables en materia de nutrición.

“Recetas pupusas saludables” ofrece 200 formas diferentes para preparar ese platillo, aunque solo trae 57 recetas; la masa es de maíz o arroz, y utiliza quesillo.

También especifica que al momento de elaborar el alimento se debe hacer sin aceite o grasa .

Te puede interesar: 56 ingredientes de las especialidades de pupusas impulsadas por Educación

“Este recetario pretende contribuir a mejorar la dieta alimenticia de la niñez salvadoreña. Estudios recientes demuestran que muchas de las enfermedades que abaten a los adultos y jóvenes hoy en día, como la diabetes, obesidad y la insuficiencia renal crónica, que son causadas por la carencia de una dieta balanceada”, se lee en el prólogo de dicho texto.

Algunas de las recetas son bastante fuera de lo común, pues para su preparación se usarían ingredientes como semilla de paterna, rábano y bagre; además de huevo duro, apio, cilantro y jengibre; también habrá de pacayas, papaya verde y manzana verde.

“Es un desastre, ni yo me las comería, menos los estudiantes (en referencia a las nuevas especialidades de pupusas). La educación con respecto a la alimentación debe iniciar en la casa, al preparar este tipo de pupusas es posible que no se vendan”, continua Lorena.

Ella tiene más de siete años de vender en el INA y asegura que con la implementación de la regulación y del recetario las ventas podrían disminuir tanto que se podría ver obligada a cerrar el negocio. Solo Lorena ofrece más de 250 pupusas cada día.

Otra de las responsables de cafetín en esa institución, Ana Estela de Torres, sostiene que las recetas están bien, que ella acostumbra a comer muchas verduras y hierbas, pero que falta ver la aceptación que puedan tener las nuevas variedades.

De recetas y costos

El bagre y el pepino son los ingredientes que más llaman la atención de Ana.

“El olor del bagre es bastante fuerte, es casi imposible que les guste (a los estudiantes), mientras, el pepino es simple, no tiene mucho sabor, es de ver qué se le agrega”, detalla.

Ana, además, comenta su experiencia de cuando ha variado el relleno de pupusas. Explica que en días anteriores utilizó mora y que cuando se las ofrecía a los alumnos estos hacían gestos de desaprobación con sus rostros.

“Espero que al final los jóvenes se acostumbren y las consuman, solo eso les quedará”, expresa.

Al alcance de todos

Los costos en los cuales incurrirán al incluir los nuevos componentes de las pupusas es otra causa de preocupación entre los propietarios de las tiendas escolares.

“El precio de la alfalfa es elevado, una bandeja en el supermercado puede costar hasta 5 dólares. De igual forma el palmito”, comenta Janeth López, quien vende en el Instituto nacional general Francisco Menéndez, Inframen.

Considera que el contenido en general del recetario es saludable, pero que se debe garantizar que esté al alcance del bolsillo.

“Hay unas que parecen comida gourmet, como las de lentejas, repollo morado y germen de soya. Los chicos a veces ni saben qué son las lentejas, son ingredientes que se ven más en la comida gourmet”, sostiene Janeth.

También le llama la atención la posibilidad de elaborar pupusas mezclando ingredientes dulces y salados, como en el caso de la manzana verde y el quesillo.

En este lugar cada pupusa cuesta 25 centavos de dólar, a menos que sea de queso vale $0.40. Janeth expresa que de preparar pupusas de alfalfa no lograría recuperar el costo de los insumos, también la ganancia se desvanecería.

“Todas se pueden hacer, son nutritivas, en la comida cada quien personifica. Es probable que cuando los chicos vean que hay nuevas variedades las prueben”, dice Janeth.

Marta Urrutia de Váldez, otra propietaria de cafetín en el Inframen, sostiene que la regulación impulsada por el Mined poco puede servir para mejorar los hábitos de alimentación de los alumnos.

“Estas clases de pupusas así no van a funcionar, los estudiantes comprarían afuera, a ellos las que más les gustan son las de chicharrón”, detalla Marta.

A la vez, explica que en su local preparan pupusas con chile verde, pollo y atún, además de zanahoria, ajo y espinaca; también hay de mora, pero estas solo son adquirida por los docentes, porque los estudiantes buscan de chicharrón con queso, frijol, queso y loroco.

Hay puestos en los que la zanahoria puede adquirirse hasta 6 por el dólar y de la pequeña a 2 por $0.25. Foto/ Liseth Alas

Marta estima que al cambiar los ingredientes “las pupusas van a caminar poco”.

En el Instituto Nacional Técnico Industrial (INTI), Gladis Vásquez opina que en su negocio están en toda la disposición de acatar la disposición del Mined, que van a probar y esperar la reacción de los alumnos.

Sin embargo, expresa que en esta institución también se debe controlar los negocios externos que proveen de comida a los alumnos.

“Primero Dios, nos debe ir bien, espero que los alumnos acepten pronto los nuevos ingredientes”, finaliza Gladis.

Miguel Pleitez, encargado de otro local en el INTI, piensa en buscar nuevas opciones de productos, pues las ventas de pupusas bajarían. “Las de huevo duro las rechazarían, es por la falta de costumbre, esto fracasará, los costos se van a incrementar”, explica.

La Regulación de tiendas y cafetines escolares saludables, en la cual está incluido “Recetas pupusas saludables” entrará en vigencia en 2018.

Según la iniciativa del Mined, también estará restringida la comercialización las bebidas que contengan grandes cantidades de azúcar, carbonatadas o edulcorantes artificiales.

Con respecto a esto, en la mayoría de establecimientos consultados ha comenzado a optar por las bebidas naturales.
Para el ministro de Educación, Carlos Mauricio Canjura, los cambios en los productos comercializados en los cafetines escolares no han sido captados adecuadamente, sostiene que “es rentable”.

Abrir Comentarios

Cerrar Comentarios