Secciones
×

Síguenos en

Secretario Kelly: narcotráfico está detrás de violencia y corrupción

Reconoció que su país no ha hecho mucho por combatir el consumo interno de drogas y que esto afecta al istmo. Destacó avances en Honduras con éxitos del Plan Colombia.

Por Tomás Guevara

May 04, 2017- 22:22

El narcotráfico está detrás de la corrupción y la inseguridad que atraviesan El Salvador y los otros países del Triángulo Norte de Centroamérica. Así de enfático fue ayer el Secretario de Seguridad Nacional de los Estados Unidos, John Kelly, al dictar una conferencia dada en el Atlantic Council, un tanque de pensamiento con sede en Washington.

El alto funcionario estadounidense consideró que el tráfico de drogas está detrás de muchos de los problemas como la corrupción y la inseguridad ciudadana, pero también de la desintegración familiar en los países del Triángulo Norte, que lo integran El Salvador, Guatemala y Honduras. Además son acosados por una fuerte migración hacia Estados Unidos.

Pero también afirmó que ese mismo fenómeno también se da por la “poca efectividad” de la policías de estos países.

“El tráfico de narcóticos está relacionado con la desintegración de las sociedades, la falta de efectividad de la policía y muchas otras cosas que ocurren en Centroamérica”, razonó el general retirado de la armada estadounidense, elevado en enero de este año al cargo de secretario en el gabinete de Donald Trump.

Vea: EE.UU. admite que no hace “casi nada” para acabar con demanda interna de drogas

Pero en este análisis que hace el general encargado de la seguridad interna de los Estados Unidos, está el admitir que su país hace poco, o nada para contrarrestar el serio problema de consumo de drogas, y se cuestiona como llegó la primera potencia del mundo a convertirse en el codiciado mercado de los estupefacientes que trasiegan vía el istmo centroamericano.

“El tráfico de drogas es totalmente causado por la demanda de drogas en Estados Unidos, heroína, cocaína. La razón por la que existe un flujo de drogas es por la demanda y no hacemos casi nada sobre ello”, afirmó.

Al mismo tiempo Kelly dijo estar consciente de que el sistema de justicia de Estados Unidos hace el trabajo de perseguir con la ley a los traficantes, y se logran significativos arrestos e incautaciones, pero que el trasfondo del asunto y, que se ha posicionado como tema de discusión, sigue siendo el alto consumo.

El titular del Departamento de Seguridad Nacional, DHS, fue el orador principal en un evento realizado ayer en el centro de análisis Atlantic Council en Washington DC, denominada: “Una nueva estrategia de compromiso de Estados Unidos en Centroamérica”, evento que luego conformó un panel de discusión con ex funcionarios de alto nivel en los países centroamericanos. (Ver nota aparte).

Lea: $70 millones en drogas fueron quemados por las autoridades

Inversión, violencia y migración

Pero el alto funcionario también tocó la parte de la inversión y la seguridad. De hecho espera que la conferencia de junio de este año en la Florida, despierte el interés de inversionistas tanto del continente americano como de Europa para apuntalar con capitales la región centroamericana acosada por las pandillas, narcotráfico y violencia social.

“Queremos aumentar la concienciación para promover cambios en Centroamérica”, afirmó Kelly, quien además destacó la efectividad que están logrando gobiernos como el de Juan Orlando Hernández, en Honduras.

Es más, no dudó en comparar los avances en Honduras en materia de combate al crimen organizado y otros problemas como la reducción de las migraciones irregulares hacia Estados Unidos con la efectividad que tuvo el Plan Colombia en el país sudamericano.

“No estamos haciendo nada diferente a la administración de Obama, excepto que estamos aplicando las leyes en todo el espectro relacionadas con la inmigración, debido a esto hacemos llamamientos a iglesias y a los líderes políticos en Centroamérica para que pidan a su gente que se quede en sus países, a la vez esto debe ir combinado de mejoras económicas en Centroamérica”, demandó Kelly.

También: Centroamérica tratará de blindarse contra las maras y los narcos con el “Plan Fortaleza”

Luego de que Kelly se retirara del evento en el Atlantic Council fue instalada la mesa de discusión con panelistas centroamericanos. En ella la expresidenta de Costa Rica, Laura Chinchilla, apuntó sobre la obligación moral de EE. UU. de trabajar en la solución de muchos de los problemas de la región que están asociados a problemas internos de la potencia mundial.

“Si no hacemos algo diferente en Centroamérica, la violencia continuará en los próximos años”, sostuvo la consultora y catedrática de la Universidad de Georgetown, en EE. UU..
Kelly dejó ver entre líneas que la administración Trump seguirá apostando por la Iniciativa Alianza para la Prosperidad del Triángulo Norte heredada del antecesor Barack Obama.

Retomar asocios público-privados es  la gran oportunidad para El Salvador

La exministra de Relaciones Exteriores de El Salvador, Maria Eugenia Brizuela de Ávila, junto a la expresidenta de Costa Rica, Laura Chinchilla, y al exvicepresidente de Guatemala, Eduardo Stein, acompañados por el ex subsecretario de Estado, embajador John Negroponte, abordaron los retos de la región de cara al crecimiento económico y la prosperidad que impulsa EE. UU. con el megaproyecto de desarrollo para los tres países del Triángulo Norte (Guatemala, Honduras y El Salvador).

En el encuentro convocado por Atlantic Council, se presentó el estudio “Construyendo un mejor futuro: diseño para el Triángulo Norte de Centroamérica” un proyecto de trabajo de un año donde grupos técnicos de los tres países de la región y los aportes de la ex presidenta Chinchilla, de Costa Rica, han arrojado un estudio concreto y recomendaciones.

Por El Salvador participaron la exministra de Ávila, Alejandro Poma, Diego De Sola, Salvador Samayoa, Roberto Rubio y Arturo Sagrera.

El estudio profundiza en tres temas medulares para el despegue de El Salvador, Guatemala y Honduras, beneficiarios de la cooperación bajo la Alianza para la Prosperidad.

Para Brizuela de Ávila, la región en conjunto tiene importantes desafíos como el mantener sus democracias, que todavía son débiles, pero a la par debe trabajar en áreas operativas que demandan actuar con urgencia.

También indicó que la falta de impulso a los asocios públicos privados tienen rezagado al país y que el mismo Estados Unidos trató de hacer andar hace algunos años, para dinamizar las inversiones y mejora la efectividad de operaciones en materia económica.

Vea: EE.UU. sanciona por narcotráfico a vicepresidente venezolano, Tareck El Aissami

Sin embargo, en El Salvador hasta le fecha -desde que se aprobó la Ley de Asocios Público Privados- no se ha consumado ningún proyecto de co-inversión por las mismas trabas de la ley creada para tales efectos.

La excanciller dijo que los equipos técnicos de los países de la región enrolados en este estudio, han ahondado en la necesidad de agilizar procesos en las fronteras, donde el excesivo control por hacer cumplir viejas disposiciones ralentiza los procesos comerciales.

Los invitados al foro también hablaron de la inseguridad ciudadana, las necesarias reformas judiciales en los países con el mayor índice de impunidad a nivel regional, reformas educativas que permitan actualizar los sistemas educativos de cara al futuro e igual trabajo en las áreas de la salud con deudas pendientes por resolver.

Por otra parte, el exembajador Negroponte dijo que se ha considerado la unificación económica de los países de la región como una fórmula para el desarrollo, pero debe ir de la mano de una agilización de mecanismos de unificación y homogenizar algunos procesos regionales en materia económica.

Sin embargo, la región debe superar problemas endémicos. La expresidenta Chinchilla valoró que incluso algunos temas como la inseguridad tienen matices diferentes según elo país pero es consecuencia del mismo entramado regional de problemas como narcotráfico.

Abrir Comentarios

Cerrar Comentarios