Secciones
×

Síguenos en

San Luis La Herradura, La Paz

Mujer asesina a hija de 6 años y lesiona a otros dos

Dos niños más se encuentran  hospitalizados. Se presume que lo que provocó la ira de la mujer es que anoche le quemaron una imagen de San Simón y varios objetos que usaba para sus prácticas.

Asesinato niña

El padre de la niña muestra el lugar del asesinato.

/ Foto Por Francisco Campos

Por Lissette Ábrego

Nov 18, 2016- 08:42

En las calles del caserío La Zarcera, en El Escobal, de San Luis La Herradura, La Paz, los vecinos no hablaban el viernes de otra cosa que no fuera la tragedia ocurrida en el hogar de la familia Elías Mendoza, donde la mamá mató a su hija, una niña de 6 años.

Geovanny junto a su esposa Julia y sus tres hijos (Rosa, Yuliza y Marco) habían llegado hacía pocos días con la idea de mejorar su situación familiar, pues en el caserío El Pacún ( de Santiago Nonualco), donde residían, ya no podían seguir. Él recordó que en las últimas semanas su mujer había cambiado, incluso, afirmó que no podía salir a la calle pues escuchaba voces que le decían que la iban matar. 


Vea la galería de fotos en el siguiente enlace


Por ello, decidieron regresar al lugar donde habían vivido años atrás; un solar con una sola habitación, propiedad de un amigo. En la casa anterior, según Giovanny, su esposa se apoderó de un cuarto al que solo ella entraba y en el que “practicaba brujería” con San Simón. Para contrarrestarlo también se mudaron, pero todo empeoró.  

Él le dijo que ya no podía seguir con eso y desde entonces ella casi no hablaba, no comía, se la pasaba llorando y tomando pastillas.   

En cuatro días bajo de peso drásticamente y no se ocupó de sus hijos.  Geovanny optó por no ir a trabajar para cuidarlos y buscar apoyo en una iglesia evangélica del cantón. Allí, los hermanos oraron por ellos y el jueves por la noche los visitaron. Los feligreses decidieron quemar la imagen y todo lo que ella usaba para practicar la supuesta magia negra.  Julia estaba tranquila, pero después se transformó.

 

  

A la medianoche, afirmó, se paró junto a la hamaca en la que él estaba acostado y le dijo sonriendo que se durmiera, desde entonces no pudo conciliar el sueño y se despertaba a cada rato.  El viernes, a las 4:00 de la madrugada, mientras se lavaba los dientes en el patio para luego ir a trabajar, escuchó el llanto de su hija menor, de tres años y medio.

“Pensé que quería pacha, pero al entrar al cuarto encontré el charco de sangre”, relató. La mujer había tomado el corvo, con el cual él iría a cortar caña, para degollar a su hija Rosa, de seis años, y herir en el rostro a Yuli, de tres y medio, y en la clavícula a Marco, de 10. 

Zona del homicidio

La mujer habría sufrido cambios

 Como pudo el hombre, le quitó a los niños y pidió auxilio a los vecinos. Luego las autoridades intervinieron y le arrebataron el corvo a ella.  

“El demonio me ha castigado, me llevó mi angelito”, repetía Geovany, en alusión a que si no hubiesen quemado la imagen y los demás objetos la tragedia probablemente no habría sucedido. Ahora, Julia y sus dos hijos siguen en el hospital, mientras en la casa de familia Elías velan los restos de Rosa.

Abrir Comentarios

Cerrar Comentarios