Secciones
×

Síguenos en

Creció cifra de jóvenes “ninis”, que no estudian ni trabajan

FundaUngo reveló en el estudio que 1 de cada 4 jóvenes es "nini".

Plaza Trabajo Super Selectos

Las ferias de empleo demuestran la necesidad que tienen los jóvenes de conseguir un trabajo formal. 

/ Foto Por Lissette Monterrosa

Por Rodolfo Ortiz / negocios@eldiariodehoy.com

May 12, 2016- 20:38

En El Salvador uno de cada cuatro jóvenes no estudia ni trabaja. Pertenecen a una categoría conocida en el mundo como “ninis”. Un estudio de la Fundación Dr. Guillermo Manuel Ungo (FundaUngo) reveló datos preocupantes, más allá de esta cifra, como que el problema no se ha reducido en casi una década.

En un documento presentado ayer el director ejecutivo de FundaUngo, Ricardo Córdova, reveló que el 23.2 %  de los jóvenes se encuentra estudiando, un 43.6 % trabaja, un 7.2 % realizaba ambas actividades y un 26 % ninguna de las dos (o sea que son ninis).

FundaUngo utilizó datos de la Encuesta de Hogares y Propósitos Múltiples (EHPM) de 2012, considerando como joven a la población entre 16 y 29 años.

Lo preocupante es que entre 2006 y 2012 el porcentaje de jóvenes considerados ninis se ha mantenido estable entre 27 % y 26 % según el estudio. 

Sin embargo, en cifras, el problema ha crecido. De 398 mil jóvenes en esta condición para 2006, en 2012 había aumentado a 415 mil.

Córdova alertó que este grupo de jóvenes no corresponde necesariamente a personas “que no están haciendo nada”. 

En realidad se trata de salvadoreños que no han encontrado formas para continuar aprendiendo, obtener un empleo que les genere ingresos o, por razones culturales, se han debido alejar de la vida productiva. 

Atender este problema es urgente, advirtió Ricardo Córdova, pues el país aún se encuentra en un bono demográfico. Es decir, hay más población joven.

“Sin embargo los beneficios que puede traer al desarrollo… solo podrán ser aprovechados si existen las oportunidades suficientes para que se inserten en actividades que permitan desarrollar su potencial”, añadió el director de FundaUngo.

Según las cifras encontradas por FundaUngo, 8 de cada 10 ninis se encuentran entre los 19 y 29 años. Es decir, se encuentran en perfecta edad de trabajar o cursar estudios superiores.

¿Por qué no están involucrados en actividades productivas? El documento de la Fundación indica que de los 415 mil jóvenes un 14.2 % son “desocupados plenos”.

Es decir, ya no están estudiando, pero intentaron obtener un empleo o formar un negocio propio en las semanas previas al estudio de FundaUngo.

Un 7.6 % de los ninis son “desocupados ocultos”. Ellos no encontraron empleo y por desaliento no continuaron (o ni siquiera iniciaron) la búsqueda.

La última categoría es la de población económicamente inactiva, un alarmante 78.2 %. Ellos no trabajan, ni están buscando empleo.

Entre las razones que los jóvenes alegaron para no estar trabajando se encuentra, sobre todo, que se dedican a quehaceres domésticos (un 67.6 %), esperan respuesta de una entrevista, se cansaron tras varios intentos fallidos, se los impide una obligación personal o están incapacitados físicamente.

Al preguntarles por qué no estudian el estudio reveló que los quehaceres domésticos también son el principal motivo, con un 23.9 %.

Le siguen los costos económicos, la falta de interés del joven, situaciones familiares, urgencia por trabajar o la falta de programas educativos para adultos. 

En resumen, es una población que no se encuentra en esa situación por pereza o elección, sino que enfrenta varias dificultades.

El factor sexo

Córdova resaltó que hay patrones culturales y de género que influyen en que un joven llegue a suspender su aprendizaje y no se involucre en la vida productiva.

Las cifras indican que 8 de cada 10 ninis son mujeres. El dato tiene una relación directa con que los quehaceres domésticos están entre los principales obstáculos para trabajar o seguir estudiando en la encuesta.

Pero hay otras cifras que revelan por qué hay muchas mujeres en la categoría de ninis. Al revisar el detalle por estado civil y sexo se encuentra que entre los hombres el 80.5 % es soltero y solo el 35.2 % de las señoritas no tienen compromisos.

Por contraparte, el 36.8 % de las mujeres está acompañada y un 16 % está casada. Entre los hombres los porcentajes son de apenas 12.3 % y 3.7 %, respectivamente.

El director ejecutivo de FundaUngo añadió que muchas jóvenes ninis además de realizar oficios domésticos no remunerados se dedican a criar a sus hijos. En algunos casos, incluso deben hacerse cargo del cuidado de niños de terceras personas.

Los mitos

Al hablar de jóvenes que no estudian ni trabajan se puede tener la noción de que son muchachos con baja escolaridad, de áreas rurales, y reciben remesas.

Aunque estos factores influyen en el problema, no son el perfil al cual pertenece la mayoría de ninis.

De hecho, el informe de la Fundación señala que un 5.6 % de los ninis tiene más de 13 años de estudio.

Además el 31.9 % de los ninis tiene entre 10 y 12 años de estudio, es decir, terminó al menos el bachillerato. Un 28.1 % tiene entre 7 y 9 años de escolaridad.

Por otro lado el 53 % de todos los ninis vive en zonas urbanas. Dos de cada 10 jóvenes en las ciudades se encuentra en esta categoría.

En zonas rurales vive el 47 % de todos los ninis. Sin embargo representan una población mayor en estas áreas pues son tres de cada 10 jóvenes.

Al revisar las cifras a nivel nacional, cerca del 60 % de los ninis viven en departamentos urbanizados como San Salvador, La Libertad, Santa Ana, San Miguel y Sonsonate.

Respecto a las remesas, un 77.2 % de los jóvenes ninis expresó que su hogar no recibe este tipo de ingresos.

Sin embargo, los hogares con pobreza relativa y total son mayoría al analizar el nivel socioeconómico.

Ante este problema el director de FundaUngo, Ricardo Córdova, consideró que lo más importante es reconocer que el grupo tiene diferentes características. 

La Fundación incluso propone clasificar a la juventud en seis grupos:  jóvenes no ninis, ninis desocupados ocultos y plenos,  ninis con escolaridad en oficio doméstico, ninis sin escolaridad en oficio doméstico y ninis que no hacen oficios domésticos pero no están disponibles para el trabajo.

A partir de estos sub grupos y diferencias se deben definir las políticas públicas para que cada uno pueda reintegrarse a la educación o al trabajo.

Reducir estas cifras de desocupación dependerá de las buenas decisiones para ofrecer las oportunidades a los jóvenes.

Por su parte, el director ejecutivo de Fomilenio II, William Pleités, dijo tras la presentación del evento que se debe fomentar la creación de empleos dignos para este grupo de jóvenes.

“Son más de 400 mil ninis. Si estuvieran empleados, ganando el salario mínimo, estarían generando más de mil millones de dólares anuales. Si estuvieran en construcción, maquila o turismo, estarían generando más de 2 mil millones de dólares al país”, estimó Pleités.

El director de Fomilenio coincidió en la necesidad de ofrecer soluciones enfocadas a la necesidad de la población. En el caso del alto costo de la educación, recordó que en estudios anteriores esto se ha relacionado no a cuotas escolares, sino al gasto para movilizarse hasta los centros de estudios. Por ello insistió además en la necesidad de invertir en educación y empleo.

Abrir Comentarios

Cerrar Comentarios