Secciones
×

Síguenos en

Investigan si volcán lanzó ceniza

Vecinos reportan que el Chaparrastique emanó cenizas y olor a azufre la mañana de lunes

Algunos pobladores coinciden en que las emanaciones son normales. foto edh / archivoProtección Civil ha solicitado la inspección de vulcanólogos para que hagan una medición más detallada de las emaciones de gases. foto edh / Francisco Torres
Algunos pobladores coinciden en que las emanaciones son normales. foto edh / archivoProtección Civil ha solicitado la inspección de vulcanólogos para que hagan una medición más detallada de las emaciones de gases. foto edh / Francisco Torres

Por Francisco Torres nacional@eldiariodehoy.com

Ago 06, 2013- 19:30

SAN MIGUEL. El lunes por la mañana, vecinos alertaron a Protección Civil municipal sobre un fuerte olor a azufre y cenizas que emanaban del cráter del volcán Chaparrastique y que los mantenía preocupados por sus familias.

Óscar Portillo, de la Comisión Municipal de Protección Civil, confirmó que la tarde del lunes llegaron hasta el cantón El Carreto para tratar de observar si se podía apreciar algo, pero no vieron nada debido a que el cono volcánico estaba cubierto por nubes.

Sin embargo, como esta comisión no pudo subir hasta el cráter, el gobernador interino y presidente de la comisión departamental de Protección Civil, Evaristo Romero, confirmó que han solicitado al Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN) que envíe un equipo técnico a realizar una inspección más seria.

“Ya se les dio informe porque los vecinos nos dijeron que se habían visto pequeñas cantidades de cenizas y sentido un fuerte olor a azufre. Esperamos que los vulcanólogos lleguen para evaluar la situación”, sostuvo Romero.

De lo que sí da cuenta Portillo es de los fuertes olores que pudo percibir la comisión que llegó la tarde del lunes al sitio.

“Era el olor característico del azufre y aunque era muy fuerte no se percibía siempre, era como si el viento lo traía hasta donde estábamos nosotros”, argumentó.

Portillo dice que de inmediato contactaron a los técnicos del centro de monitoreo del Servicio Nacional de Estudios Territoriales (SNET) y que en los reportes no aparecían alteraciones en las cantidades de azufre emanadas por el Chaparrastique, que está en constante vigilancia.

El Diario de Hoy trató de obtener informes del SNET, pero no fue posible. Extraoficialmente se conoció que puede tratarse de una alza en la emanación de azufre, que los aparatos no la registran porque podría estar por debajo de los rangos considerados como peligrosos para los lugareños.

Emanaciones normales

A Santiago Sosa, un habitante del cantón Las Placitas, no le parece extraño lo que está pasando porque tras casi 60 años de vivir en el lugar ha aprendido que es algo usual en el Chaparrastique.

“Siempre es normal que de vez en cuando lance esas bocanadas de cenizas; no creo que haya de qué alarmarse”, dijo con aire de tranquilidad.

A Griselda Rivera le preocupa que el coloso vaya a entrar en actividad, porque conoce bien que es uno de los volcanes más activos del país.

Alexander Herrera, otro lugareño que trabaja en el cuido de los cafetales más cercanos al cráter, explicó que no hay ningún motivo para alarmarse, porque también ve como normal esas actividades, sobre todo después de los terremotos de 2001, cuando se obstruyeron algunos sitios por donde el volcán lograba liberar sus gases.

Alerta naranja

En medio de toda esta situación, Protección Civil reporta la preocupación de varios lugareños y no es para menos debido a que el volcán fue declarado en alerta naranja durante todo el invierno, aunque por otras causas.

La principal se debió al peligro de deslizamientos que pone en riesgo a varias comunidades, que ya han sido afectadas por las corrientes de lodo con las primeras lluvias.

La vulnerabilidad creció luego de que un incendio mal manejado consumió más de 500 hectáreas de barreras naturales que impedían que los deslaves alcanzaran las comunidades.

Eso, según las fuentes de Protección Civil, es lo que podría estar ocasionando más preocupación entre los lugareños, que ya estaban temerosos antes de la emanación de azufre y cenizas.

Y es precisamente para calmar esas ansiedades que Protección Civil solicitó la inspección de los vulcanólogos.

La idea es que lleguen con sus sofisticados aparatos hasta el cráter para hacer una medición más expedita de las emanaciones de gases y para constatar si en efecto hay presencia de cenizas en cantidades que pueda causar alarma.

Protección Civil tiene comunicación con líderes y piden que guarden la calma hasta que se haga la inspección.

Tags

Abrir Comentarios

Cerrar Comentarios