Secciones
×

Síguenos en

Se abre nueva ruta para tener personal calificado

Embajada de Estados Unidos llevará programa de becas en coordinación con empresarios y centros de educación superior locales y de ese país

Ricardo Francisco Colomé Altamirano, originario de la capital, es el joven con el cual la Embajada de Estados Unidos, en coordinación con empresas y centros de enseñanza superior, abre un programa piloto de becas. Fotos EDH / omar Carbonero.
Ricardo Francisco Colomé Altamirano, originario de la capital, es el joven con el cual la Embajada de Estados Unidos, en coordinación con empresas y centros de enseñanza superior, abre un programa piloto de becas. Fotos EDH / omar Carbonero.

Por Susana Joma nacional@elsalvador.com

Ago 25, 2013- 19:00

La iniciativa del empresario Mauricio Quevedo, sumado al interés del gobierno de Los Estados Unidos de América por apoyar al país, han hecho posible una nueva modalidad de beca para que jóvenes universitarios, con un alto rendimiento académico, realicen pasantías en empresas del extranjero y retornen a laborar en empresas locales con las que previamente han firmado un compromiso.

Esta se denomina INT 2 (International Interchange ).

Fernando Herrera, especialista cultural de la Embajada de Estados Unidos, afirmó el pasado jueves que ya explicaron este programa de becas, que inicia como un piloto, a los empresarios miembros de la Cámara de Comercio. También hicieron lo propio con los de la Cámara Americana de Comercio.

Según se conoció, para identificar a los jóvenes beneficiarios la sede consular trabajará en coordinación con centros de enseñanza superior que muestren interés en que sus estudiantes sean favorecidos. Inicialmente lo hará con la Universidad Centroamericana José Simeón Cañas (UCA), la primera que les abrió las puertas.

La Embajada de Estados Unidos, a través de un equipo de expertos, ya seleccionó al primer becario de este programa, que se irá por un año. Se trata de Ricardo Francisco Colomé Altamirano, un joven dinámico y decidido que lleva cuarto año de licenciatura en Ciencias de la Computación y cuyo promedio de notas supera el ocho.

Colomé , quien también tiene el compromiso de terminar su carrera, expresó estar bastante entusiasmado porque al regresar ya tiene trabajo asegurado en Synergyca, una empresa fundada hace dos años por Quevedo. Esta se dedica al desarrollo de software y busca incursionar en el área de las aplicaciones de la telefonía móvil.

Synergyca tiene previsto diseñar y generar nuevos productos que superen en calidad a los que actualmente trabajan otras compañías nacionales, con la idea de incursionar a muy corto plazo, en el mercado internacional.

De hecho esa compañía ya tiene vínculos con la firma General UI, con sede en Seattle, Estados Unidos. Esta última evaluó al joven para ver si cumplía con sus requisitos.

General UI está diseñando software para el mercado de Estados Unidos y el europeo. “La idea es que nosotros nos convirtamos en un brazo de programación para ellos. Lo que queremos hacer en este caso es aprender como trabaja General UI”, agregó.

Seattle es actualmente base de empresas fuertes como Microsoft y Amazon.

Precisamente es de cara a esa meta de desarrollo que Quevedo requiere personal joven especializado, muy calificado, emprendedor, creativo y con experiencia.

Alumno no invierte

Los becarios como Ricardo no tienen que invertir nada en la pasantía. Es la empresa a donde se irán, previo vínculo con alguna similar a nivel nacional, son las que pagarán un estipendio al estudiante mientras dure la beca. Con esto podrá cubrir sus gastos de vivienda y alimentación, entre otros.

“Es un estipendio bastante bueno, que no va a recibir aquí en ninguna empresa (local que pueda ofrecer pasantías)”, explicó Mauricio Quevedo, al destacar los beneficios que esta beca tendrá para quienes apliquen y llenen los requisitos establecidos por la embajada.

El pasante también recibirá formación vinculada a su campo en una universidad ubicada en la zona donde permanecerá. Ricardo Francisco lo hará en la Universidad de Seattle, la cual asumirá los costos de la enseñanza.

Mientras, la sede diplomática de Estados Unidos cubrirá los gastos relativos a trámites consulares, entre ellos el de la Visa J-1 de no inmigrante, que está establecida para este caso y que lo obliga a regresar. Además del boleto aéreo.

Quevedo, quien es un ex becario del programa Huber Humphrey del Departamento de Estado de Los Estados Unidos , explicó que hace cerca de un año que regresó al país tras concluir sus estudios, se acercó a la embajada para exponer un proyecto de pasantía que ya había contemplado desde hace tiempo y el cual le permitiría a él y a otros empresarios nacionales mandar a calificar a personal en áreas específicas.

Comentó que fue un año de tocar muchas puertas de muchas universidades, al tiempo de aclarar que es la Embajada la que verá lo relacionado con este proyecto.

El empresario detalló que una vez que Ricardo regrese se incorporará a la empresa, con un salario por arriba de lo que se paga en el mercado local. Allí aplicará y replicará sus conocimientos con otro personal de la compañía.

A la luz de este programa de becas de pasantías se tiene previsto beneficiar a inicialmente a 75 personas en tres años, en el campo del software. Pero la idea de Quevedo y la Embajada también es que otras empresas se beneficien capacitando a personal en otras áreas como ingeniería eléctrica, ingeniería mecánicas y otras.

Los retos

Marta de Carranza, directora de la Oficina de Educación de Estados Unidos de América y del Programa de Becas de los 100 Mil, dijo que el nuevo modelo de becas será manejado a través del Centro Cultural Salvadoreño Americano.

“Lo que estamos buscando es jóvenes que quieran ser líderes en la innovación , en el desarrollo de software en el país (inicialmente)”, señaló De Carranza quien advirtió que se han encontrado con la limitante de que muchos jóvenes con alto rendimiento académico que aspiraban a la beca se quedaron fuera del proceso debido a que no podían hablar Inglés.

Uno de los requisitos es pasar el TOEFEL (Examen de Inglés como lenguaje extranjero), el que en la versión papel se requiere un mínimo de 500 puntos.

Quienes aspiren a esta beca tienen que tener conocimiento del lenguaje de programación Java, de aplicaciones en la web como es HTML ( lenguaje de marcado predominante para la elaboración de páginas web) , CSS (Hojas de Estilo en Cascada), entre otras herramientas de computación.

Para este tipo de beca también tienen que tener capacidad para la investigación, facilidad para el aprendizaje, apoyar mucho con servicio comunitario, hacer actividad extracurricular

“En este caso es Synergyca la compañía que está recibiendo el apoyo, pero estamos buscando también otras que quieran algo similar.

Que tengan necesidad de personal calificado en ciertas áreas, que quieran apoyarlo como ha hecho Mauricio y que busquen programas que les ayuden a adquirir esas competencias”, declaró la directora de la Oficina de Educación.

Y es el hecho de que esa oficina tiene vínculos con universidades americanas en las cuales buscan programas que puedan proveerles habilidades a las personas que están nominando.

El nuevo programa de becas está en consonancia con los esfuerzos que esa nación impulsa acá a través del Asocio para El Crecimiento, así como del programa La Fuerza de 100 Mil en Las Américas, del presidente Barack Obama.

Mari Tolliver, Consejera de Asuntos públicos, dijo que el objetivo es incrementar el intercambio de Educación entre los Estados Unidos y todos los países de Latinoamérica.

Eso implica que cada embajada esta llamada a un programa de becas a nivel de país.

“Creo que hay mucho más que podríamos hacer con El Salvador, para incrementar el número de estudiantes que tendrían la oportunidad para una pasantía, un curso de estudio en los Estados Unidos”, expresó Tolliver.

A criterio de la funcionaria americana en este contexto también es propicio compartir recursos y asesorías para ayudar también a negocios que están interesados en mandar a alguien a entrenar, o identificar un candidato, entrenarlo y darle la certificación que necesita para cumplir su trabajo y hacer crecer la empresa.

La Consejera de Asuntos Públicos, afirmó que esta sería la primera vez que la Embajada ha trabajado con una empresa en este estilo, es decir definir en forma conjunta un programa de pasantías que al mismo tiempo involucra a otras empresas de esa nación, así como universidades locales y extranjeras.

“Para nosotros es relevante para el asocio para el crecimiento, porque tenemos como parte de nuestras actividades ayudar a las pequeñas y medianas empresas para que se vuelvan más competitivas en el mercado global”, aseguró Tolliver.

En general, el empresario local que planteó el programa y los funcionarios americanos dejaron claro que el éxito del programa dependerá del interés que tengan los empresarios en hacer uso de esta nueva opción.

La Consejera confía en que lo aprovecharán.

Tags

Abrir Comentarios

Cerrar Comentarios