Secciones
×

Síguenos en

Segunda entrega

Buseros dispuestos a una batalla legal contra el Sitramss

Gremiales de transporte público de la zona de Soyapango dicen que no hay una mesa de diálogo transparente para abordar el tema

Construcción del carril segregado del nuevo sistema de transporte, será de uso exclusivo de los buses articulados.
Construcción del carril segregado del nuevo sistema de transporte, será de uso exclusivo de los buses articulados.

Por Marielos Ramírez nacional@eldiariodehoy.com

Jul 15, 2013- 20:00

¿Cómo hará el Viceministerio de Transporte (VMT) para incorporar al nuevo sistema de transporte los buses y microbuses que actualmente prestan servicio entre Soyapango y el centro de San Salvador? y ¿en qué momento la cartera de Estado los convocará a una mesa para discutir el sistema?, son parte de las preguntas que los transportistas de la zona de Soyapango se hacen a la fecha, mientras los trabajos en la primera fase del Sitramss avanzan un 11%.

“Hasta donde sabemos es que están construyendo los carriles”, dijo Roberto Soriano, presidente de la Asociación de Transporte Público de Pasajeros (ATP), al preguntarle sobre qué sabe del proceso.

El mismo panorama dibuja el apoderado legal de la Asociación Cooperativa de Pilotos Automovilistas y Trabajadores del Transporte (Acopatt), Juan Pablo Dueñas: “Lo único que se nos ha dicho, en una reunión, es que se nos iban a convocar como ruta para decirnos cómo quedaban (con el Sitramss). Todavía estamos esperando”.

EL presidente de ATP dijo que el VMT no ha querido discutir de forma clara el nuevo sistema con los empresarios que cuestionan el proyecto. Aseguró que no han sido convocados a la Mesa Nacional de Transporte, creada para dialogar los proyectos del transporte público.

“Es una mesa que desapareció desde el momento que no nos llaman para discutir temas tan grandes como el Sitramss y la misma Sipago, aunque estamos conscientes que la mesa es ilegal porque no fue conformada según decreto”, acotó. El empresario argumentó que gremiales como la Asociación de Empresarios de Autobuses Salvadoreño (AEAS), Acopatt y ATP realizaron su propio análisis sobre la rentabilidad del sistema.

Aseguraron que tanto el Sitramss como la empresa Sistema Integrado Prepago (Sipago, la cual fue creada por un grupo de transportistas) son proyectos que lo único que generará a los empresarios son gastos y ningún beneficio para los usuarios.

Para Soriano la implementación del Sitramss conllevará a un aumento en la tarifa del pasaje, y con ello un impacto en la economía de los usuarios.

En enero el titular de Transporte, Nelson García, informó que la tarifa rondaría los $0.50. También dijo que con el Sitramss estas serían integradas: “Un ciudadano que pague desde San Martín hacia el Salvador del Mundo dos o hasta tres tarifas, que pueden ser hasta $0.75, con este sistema pagará menos”.

Una argumentó que todavía ponen en duda los empresarios de transporte público.

Pero recientemente García, también, dijo que se analiza cobrar de acuerdo al recorrido que haga el pasajero.

Plan es inconstitucional

El documento del estudio técnico del Sitramss presentado por el consorcio EM&A en noviembre de 2011, determina que al bulevar del Ejército entran 51 rutas con 1,411 unidades. El estudio sugiere que sean reestructuradas en 35 nuevas rutas alimentadoras del Sitramss.

En recientes declaraciones en una programa radial, el gerente de Sitramss, Ricardo Olmos, dijo que con el nuevo sistema el número de unidades que circularán se reduciría a 800: “Ya no entrarán todas y se reducirán a 800 unidades entre articuladas, padrón y buses alimentadores”.

Para Genaro Ramírez, presidente de AEAS, el VMT no puede suspender y reducir el número de unidades. “No pueden venir a estas alturas a decirnos: ustedes van para afuera, porque nosotros decimos (VMT)”.

Dijo desconocer que el VMT mantenga reuniones con los empresarios de transporte. Pero el Viceministro afirmó recientemente que la cartera mantiene reuniones semanales con los transportistas para informarles sobre el proyecto, para buscar alternativas y para discutir las propuestas presentadas por los mismos empresarios.

“En el país hay 11 mil unidades, y nos reunimos con la mayoría, las principales gremiales”, dijo el funcionario sin mencionar cuáles.

Sin embargo, Ramírez aseguró: “No sabemos nada (del Sitramss), lo que percibimos es que esta gente lo que quiere es quedarse con el negocio a toda costa”.

El apoderado legal de Acopatt, que aglutina a casi 150 autobuses de la Ruta 29, que conecta a Ilopango con el centro de San Salvador, está a la espera de que el VMT los convoque para discutir el tema: “Una vez dijéramos que sí, se nos iba a decir: ‘Entonces, se van a trasladar desde este a este lugar’. Cuando se nos llame, se nos va a decir”.

Catalino Miranda, presidente de la Federación de Empresarios del Transporte (Fecoatrans) dijo que la empresa Sipago es la que mantiene reuniones con el VMT, y que son ellos los que encabezan las negociaciones con los empresarios de transporte: “No sé en qué termino lo están haciendo (negociaciones). No estamos autorizados para ser voceros de Sipago”.

También dijo desconocer en qué términos y como será el reordenamiento de las unidades de transporte público en el Sitramss. Genaro Ramírez acotó que si el VMT saca de circulación a las unidades que están en contra del Sitramss, buscarán que se les indemnice cada bus y microbús.

“Si nos van a sacar que nos indemnicen. En la primera fase tendrían que indemnizar 1,114, que den $10 mil por año, tendrían que dar $100 mil por unidad a cada empresario”, argumentó.

El permiso o concesión que recibe el empresario por cada unidad para explotar una ruta es por diez años.

Los empresarios aseguraron que el VMT está “obligando” a los empresarios que quieren renovar los permisos de línea, a firmar convenios con la empresa Subes y Bandesal, incluso cuando la concesión todavía no se vence.

“Lo que pasa es que con las amenazas de quitar la compensación y cancelar los permisos, por eso firman los contratos”, dijo Genaro Ramírez.

Aseguró que harán uso de las instancias legales para que se respete el derecho de los transportistas de formar parte o no de una empresa o un proyecto, refiriéndose a Sipago, Subes y el Sitramss.

Subes es la empresa que administra la tarjeta prepago del transporte público; este sistema se usará en el Sitramss.

Para formar parte del nuevo sistema de cobro los empresarios deberán firmar tres contratos: uno con Subes, otro con Bandesal y un tercero con el VMT, para fijar los 10 años de concesión o permiso de línea. En junio, el director general de Transporte del VMT, Luis Escamilla, negó que la firma de las nuevas concesiones para que buses y microbuses presten el servicio por un período de 10 años, estuviera relacionado con Sitramss.

Ver entrega anterior:

  • El Sitramss: Un megaproyecto que se ejecuta a la carrera
  • Articulos Relacionados

    Tags

    Abrir Comentarios

    Cerrar Comentarios