Secciones
×

Síguenos en

Ricky Shonenberg, un triunfador sin límites

La historia de Ricardo, un joven salvadoreño de 29 años, muestra que a pesar de los obstáculos sí se pueden cumplir los sueños

Su dificultad para hablar tampoco ha sido una limitante en su camino. El joven se comunica por medio de una computadora y un par de celulares que tiene en su silla.
Su dificultad para hablar tampoco ha sido una limitante en su camino. El joven se comunica por medio de una computadora y un par de celulares que tiene en su silla.

Por El Diario de Hoy comunidades@eldiariodehoy.com

Jul 05, 2013- 19:00

MedioLleno.com.sv presenta en julio como Salvadoreño del Mes la historia de Ricardo Javier Schonenberg Ávila, un joven que a pesar de ser una persona con discapacidad física ha salido adelante y con mucho esfuerzo ha cumplido sus sueños.

“Nos enorgullecemos en presentar a un triunfador sin límites, a un joven perseverante, un guerrero, un luchador que a pesar de las dificultades de la vida ha logrado salir adelante”, afirmó el jefe de la sección, José Mario Ávila.

Ricky, como le dicen sus familiares y amigos, nació en 1983 en el seno de una familia que desde pequeño le inculcó la religión católica y el amor a Dios por sobre todas las cosas. Sus padres son doña Lorena Ávila de Schonenberg y don Ricardo Schonenberg.

A los meses de recién nacido notaron que Ricky tenía dificultades motrices. Luego de varios años de visitas médicas se le descubrió un problema metabólico, el cual provocó una dificultad motriz en sus manos y pies, así como una dificultad para hablar.

Al considerar el diagnóstico de su hijo, sus padres siempre quisieron que Ricardo estudiara en un colegio, por lo que lo inscribieron en el Colegio Augusto Walte, donde estudió hasta noveno grado.

Sus últimos dos años escolares los cursó en el Colegio Salvadoreño Español, donde obtuvo su bachillerato.

Al graduarse tomó unos diplomados en computación promovidos por la Organización de Estados Americanos (OEA). Esto lo incursionó en el campo de la informática.

Luego entró a la Universidad Don Bosco, pero debido a su ubicación por lejanía en cuanto al trayecto decidió incorporarse al ITCA, en el 2007. Aquí obtuvo un técnico en Ingeniería en Sistemas. Al egresar fue contratado para trabajar en la rama de informática de la Defensoría del Consumidor. Después a laborar en la Fundación Teletón Pro-Rehabilitación (Funter), donde actualmente imparte clases de computación.

Además de su trabajo sigue estudiando en la Universidad Albert Einstein, donde cursa segundo año de Ingeniería en Computación.

Después de su clase en la universidad va a trabajar a Funter y también dedica gran parte de su tiempo a su grupo de la iglesia “Salvador del Mundo Familiar”.

Su buen humor y entrega a los demás ha ganado varios amigos a lo largo de su vida. Al respecto, Ricky comenta por medio de su computadora que “si sientes que todo perdió su sentido siempre habrá un ‘te quiero’, siempre habrá un amigo. Un amigo es una persona con la que se puede pensar en voz alta. El verdadero amigo es aquel que a pesar de saber cómo eres te quiere”, reiteró el profesional.

Para conocer la historia completa puede visitar www.mediolleno.com.sv.

Tags

Abrir Comentarios

Cerrar Comentarios