Secciones
×

Síguenos en

Aumenta la consulta infantil por obesidad en el hospital Bloom

Centro infantil imparte charlas sobre alimentación saludable

Madres de familia y algunos niños escuchan a la nutrióloga pediatra explicarles por qué se da la obesidad infantil y cómo evitarla. Coto EDH / Cortesía
Madres de familia y algunos niños escuchan a la nutrióloga pediatra explicarles por qué se da la obesidad infantil y cómo evitarla. Coto EDH / Cortesía

Por Yamileth Cáceres nacional@eldiariodehoy.com

Jul 20, 2013- 00:00

En los últimos cinco años en la consulta de nutrición del hospital Bloom son menos casos de niños con bajo peso los que se atienden, la balanza se ha movido al lado de los pacientes con sobrepeso u obesidad.

Lizeth Sánchez, nutrióloga pediatra del centro médico, manifestó que de ocho infantes diarios que recibe, seis tienen exceso de peso.

En general el 80 por ciento de las atenciones en esa área es para tratar esa patología.

“La incidencia de problemas metabólicos como la diabetes o estadios previos a la diabetes son bien frecuentes, así como el problema del hígado graso en los niños asociado al exceso de grasa corporal, lo cual los predispone aun riesgo alto de falla hepática”, añadió la especialista.

Al menos la mitad de ese ochenta por ciento de pacientes, tiene un problema derivado del sobrepeso.

Sánchez explica que la función interna de los niños está siendo afectada por el exceso de grasa corporal.

También está identificado un alto número de niños con problemas ortopédicos asociados y trastornos de conducta alimentaria.

La mayoría de los infantes llega referido de otro centro sanitario con el diagnóstico de sobrepeso.

“El riesgo es que el niño padezca de cualquier enfermedad crónica no transmisible, que antes se pensaba que eran solo de los adultos, ahora también es de los niños”, comentó Sánchez.

En la consulta identifican niños menores de 10 años con dislipidemia, colesterol alto, triglicéridos, estadios prediabéticos y diabetes tipo dos.

Generalmente se trata de niños que tienen al menos una historia de dos a tres años de ser obesos.

“Hace 10 años era más frecuente ver a niños desnutridos, siempre vemos, pero son más por sobrepeso”, añadió la nutrióloga.

Sánchez catalogó el problema como grave dado que si un menor de 10 años tiene hígado graso con riesgo de cirrosis hepática es como una cirrosis por ingesta de alcohol la que se le desarrolla.

En el caso de un paciente con diabetes tipo dos, es un niño marcado para tener diabetes toda la vida.

Estos pacientes son evaluados por el pediatra, el endocrinólogo y en el área de nutrición, se le realiza una serie de chequeos para medir niveles de insulina, glucosa y otra serie de estudios, luego se les hace una modificación alimentaria y se le deja un tratamiento médico.

“Ya son niños enfermos, son niños que ya tienen diabetes, es un niño que ya le empiezan a fallar todos los órganos blandos por la diabetes, el riñón, la retina del ojo, los nervios y riesgo exagerado de una calidad de vida en menoscabo, una morbilidad aumentada”, agregó Sánchez.

Dada esta situación, a partir del 16 de este mes dio inicio el programa de educación nutricional y alimentaria que se desarrolla con las personas de la consulta externa.

Se realizarán dos charlas mensuales sobre alimentación saludable como una forma de prevención y de educación a las madres que están en la consultas de las especialidades.

La nutrióloga detalla que generalmente las familias mal orientan la compra de alimentos, los infantes comen mucho arroz, tortilla, pan y muy poco leche y alimentos ricos en proteínas.

A eso se le agrega el sedentarios y la falta de ejercicio físico.

Tags

Abrir Comentarios

Cerrar Comentarios