Secciones
×

Síguenos en

Profesor universitario fue asesinado en su casa

El docente fue hallado el lunes amordazado y asfixiado en la colonia Atlacatl, en San Salvador

Agentes procesan la escena donde fue hallado el cadáver de un hombre en la colonia 5 de Noviembre, en San Salvador. Estaba entre sábanas y fue torturado. Foto EDH / Salomón Vásquez
Agentes procesan la escena donde fue hallado el cadáver de un hombre en la colonia 5 de Noviembre, en San Salvador. Estaba entre sábanas y fue torturado. Foto EDH / Salomón Vásquez

Por Diana Escalante sucesos@eldiariodehoy.com

May 08, 2013- 19:50

La última vez que algunos alumnos dicen haber visto con vida al catedrático de la Universidad Tecnológica (Utec), arquitecto Juan Carlos Barrera Campos, de 46 años, fue la tarde del sábado, impartiendo clases en la facultad de Informática y Ciencias Aplicadas.

El lunes por la mañana, tras varios intentos sin éxito de comunicarse por teléfono con él, sus parientes lo fueron a buscar a su casa, en la calle La Cañada, en la colonia Atlacatl, San Salvador, y hallaron su cadáver en una de las habitaciones, según el fiscal Rafael Romero, jefe la Unidad de Vida de San Salvador.

La fuente aseguró que la víctima estaba amordazada, atada de las manos y en el cuello tenía una cinta con la que fue asfixiada.

Por el grado de descomposición del cuerpo no se pudo determinar si el profesional también había sido atacado con arma de fuego. El personal de Medicina Legal calculó que el hombre llevaba cerca de tres días muerto.

Las primeras averiguaciones hacen presumir a las autoridades que Barrera Campos conocía a quien lo asesinó, pues, de acuerdo con el delegado del Ministerio Público, ninguno de los accesos a la vivienda en la que residía él solo estaba violentado.

La hipótesis inicial de las autoridades es que pudieron haberle segado la vida con la intención de robarle, porque la casa estaba totalmente desordenada y las gavetas de algunos muebles estaban abiertas, “como que hubieran andado buscando algo”, dijo el fiscal Romero.

La noticia de que el catedrático fue hallado muerto se corrió rápido por los pasillos de la universidad la tarde del lunes, según relataron ayer jóvenes que habían inscrito materias con Barrera.

A muchos de ellos les impactó tanto saber de su deceso que mejor optaron porque se suspendiera una clase que estaba por iniciar.

Los estudiantes lo recordaron como un maestro estricto cuando debía serlo, pero bastante jovial y accesible con ellos.

La institución, a través de su periódico universitario, publicó una nota donde externa sus condolencias a la familia del profesional y el luto que deja su partida entre la comunidad educativa.

“Será recordado como aquel buen compañero, buen amigo, buen coordinador, un buen organizador; administrativa y académicamente hará una gran falta”, dice en esa publicación Luis Porras, coordinador del área de Arquitectura y Diseño.

Porras dijo que Barrera, quien empezó a trabajar en la institución en 2002, fue administrador de los laboratorios de computación del área de Arquitectura y ejerció la docencia con las primeras materias de la carrera. Agregó que recientemente se había convertido en “su mano derecha en la formación de los futuros arquitectos”.

Reconocida trayectoria

La hoja de vida de Juan Carlos Barrera Campos señala que por más de una década trabajó como docente en varias universidades, donde impartió asignaturas de Diseño Gráfico y Arquitectura.

Además, aportó sus conocimientos en algunos proyectos de construcción como el de la Universidad de El Salvador, para una reconocida cadena de hoteles y para varias organizaciones sin fines de lucro.

Entre las distinciones que obtuvo Barrera están el Premio al Mejor Docente, entregado en 2009 por la Asociación Salvadoreña de Ingenieros; Premio Labor Docente Utec Arquitectura, en 2006, y Premio al Mejor Estudiante de Arquitectura, de la Universidad Politécnica.

Homicidios imparables

El asesinato del catedrático se suma a varias muertes violentas que se han registrado en las últimas horas. Una de ellas fue la de un sujeto que pertenecía a la pandilla 18, quien fue ultimado a balazos la madrugada de ayer, en la colonia Santa Juanita, en Mejicanos.

La Policía informó que el cadáver del hombre, quien no pudo ser identificado, quedó en un lugar conocido como “Callejón de la Muerte”.

Además, en la comunidad Nuevo Porrillo, del municipio de Tecoluca, en San Vicente, fue ultimado Henry Enmanuel Menjívar, quien era integrante de la mara Salvatrucha. En ambos casos, las autoridades sospechan que fueron asesinados por riñas entre grupos pandilleriles.

En otro hecho, voceros del Cuerpo de Bomberos informaron ayer por la tarde que habían ayudado a recuperar el cadáver de un sujeto, quien estaba en un barranco.

El hallazgo del cuerpo se hizo en la residencial Libertad, en Tonacatepeque. Fuentes policiales dijeron que la víctima presentaba lesiones provocadas con arma blanca.

Mientras que el cuerpo de un hombre, de unos 30 años, fue hallado envuelto en sábanas en la 25 Calle Oriente, cerca de la Calle 5 de Noviembre, en la capital. La Fiscalía dijo que tenía signos de tortura.

Además de estos homicidios, la Fiscalía General registró el hallazgo de tres osamentas en la comunidad San Francisco, en el cantón Lourdes, en Colón, La Libertad.

Según la fuente, los cadáveres estaban sepultados en unas fosas clandestinas y pertenecerían a tres pandilleros que habrían desaparecido hace varios meses.

Tags

Abrir Comentarios

Cerrar Comentarios