Secciones
×

Síguenos en

Alcaldía santaneca solo ha ofrecido puestos a una parte de los vendedores

Los comerciantes ponen diversas condiciones para aceptar ser trasladados a la nueva plaza

Los vendedores permanecen en los alrededores de las entradas principales del hospital. El traslado de los puestos generaría una mejor circulación vehicular y peatonal por la zona.
Los vendedores permanecen en los alrededores de las entradas principales del hospital. El traslado de los puestos generaría una mejor circulación vehicular y peatonal por la zona.

Por Milton Jaco comunidades@eldiariodehoy.com

May 18, 2013- 19:00

SANTA ANA. Con el objetivo de mantener el orden en la vía pública y darle una mejor imagen a la ciudad, la alcaldía invirtió a principios del año pasado cerca de $34 mil en la construcción de un módulo mercantil, situado a un costado del hospital nacional San Juan de Dios.

Aunque a la fecha el módulo se encuentra abandonado y sin ser utilizado, las autoridades municipales aseguran que el proceso de traslado de ventas hacia dicho lugar sigue en pie.

“Lo del proceso para abrir la plaza se encuentra bastante avanzado. Hemos tenido algunos retrasos, pero la alcaldía ya realizó el presupuesto para que se proceda a realizar la división de los puestos. Hemos hablado con los vendedores y les hemos expuesto la situación”, explicó el gerente de servicios municipales de la alcaldía, Melvin Vargas.

El gerente también reveló que, además de la división de los puestos, la infraestructura también requiere de otras mejoras que serán necesarias para poder abrir sus puertas.

Vargas fue claro en señalar que la nueva plaza tendrá una capacidad máxima de 39 puestos, los cuales serán ocupados en su totalidad por ventas de alimentos, dejando fuera del proyecto de traslado a las ventas informales de ropa y otros productos.

“A la plaza solo entrarán las ventas de comida. Los demás vendedores tendrán que retirarse del lugar o adaptarse a las medidas que la municipalidad establezca. Una de las primeras opciones que manejamos es dejar que las ventas de ropa y otro tipo de productos ocupen la acera de la plaza para comercializar sus productos”, aseguró Vargas.

El gerente tampoco descartó la posibilidad de implementar medidas similares a las impuestas recientemente en el área de los mercados municipales y el centro comercial Metrocentro, donde las ventas fueron reducidas para dejar libre la circulación peatonal y automovilística.

Por su parte, los vendedores informales ubicados en los alrededores del centro asistencial se muestran cautelosos ante las posibles medidas y regulaciones que la alcaldía adopte para llevar a cabo el traslado de puestos hacia las nuevas instalaciones.

Según los propios vendedores, la tardanza en la movilización de las ventas se debe a que la nueva plaza no da abasto ni reúne las condiciones básicas para albergar a todos los comerciantes.

Los comerciantes

La vendedora y también dirigente del Sindicato de Trabajadores de la Alcaldía Municipal de Santa Ana (Sitramsa), Miriam Castro, explicó que buena parte de los mercaderes que actualmente se ubican afuera del hospital estarían dispuestos a moverse a las nuevas instalaciones, siempre y cuando la alcaldía cumpla sus peticiones.

“Nosotros no estamos en contra del traslado de puestos. Es más, sabemos que a la larga nos conviene porque ahí estaríamos más protegidos; sin embargo, queremos que los señores de la alcaldía también sepan escuchar nuestras condiciones así como nosotros los hemos escuchado a ellos”, dijo la vendedora.

Entre las peticiones que los comerciantes han hecho a la comuna destaca la colocación de un contador de luz por cada puesto, el servicio de agua potable, luz eléctrica, así como la seguridad al interior de la plaza. Según Castro, estas peticiones serían básicas para que los vendedores acepten ser trasladados.

De igual manera, la dirigente también detalló que “en la última reunión que se sostuvo con los señores de la alcaldía, acordamos que los puestos de comida permaneceríamos al interior de la plaza y los demás se quedarían afuera, pero ya no en la calle, sino alrededor del módulo. Esperamos que eso se respete porque de lo contrario entraríamos en problemas”.

Tanto los vendedores de comida como los de ropa concuerdan en que la mejor decisión para regular las ventas afuera del hospital sería una reducción de puestos, en lugar de un traslado hacia la plaza, que no dará abasto para todos los comerciantes que se encuentran en la zona.

Tags

Abrir Comentarios

Cerrar Comentarios