Secciones
×

Síguenos en

Déficit de presupuesto y medicinas en hospitales

Pese a que el presupuesto del ministerio de salud ha aumentado respecto a administraciones anteriores, este ha sido insuficiente para lograr la eficiencia en los servicios.

El representante de OPS señala que muchos de los hospitales "han agotado su vida útil y ya no responden a las necesidades y expectativas de la población". Por ello se necesita "una profunda modernización o proceder a su remplazo total". La imagen es
El representante de OPS señala que muchos de los hospitales "han agotado su vida útil y ya no responden a las necesidades y expectativas de la población". Por ello se necesita "una profunda modernización o proceder a su remplazo total". La imagen es de la semana pasada en el Zacamil. Foto EDH

Por

May 29, 2013- 20:00

Con un presupuesto de $565.4 millones para 2013, el Ministerio de Salud no ha logrado cumplir con varias de las metas trazadas por la ministra María Isabel Rodríguez y el presidente Mauricio Funes al inicio de su gestión, como la tan publicitada reforma de Salud.

Tampoco han logrado que en los hospitales desaparezcan las quejas por falta de medicamentos e insumos. Además, puntos que la actual gestión puede calificar como “logros” son realmente “lo mínimo que tendrían que hacer”, como la avanzada construcción del hospital de Maternidad.

Los anteriores son algunos de los señalamiento de analistas de Fusades, un académico y experto en Salud Pública, un dirigente sindical y el presidente del Colegio Médico.

El documento “Cuarto año de gobierno del presidente Funes. Apreciación general”, publicado por el Departamento de Estudios Políticos de Fusades, señala: “Las solicitudes de refuerzos presupuestarios, el desabastecimiento de medicamentos y la reforma de salud incompleta, han sido recurrentes debido a fondos insuficientes y los problemas de eficiencia del sector”.

El presidente del Colegio Médico, Milton Brizuela, considera: ” Lo que vimos fueron buenas intensiones y muchas ofertas, pero la actual gestión falló con hacer un adecuado diagnóstico y al fallar con el diagnóstico se falla con la solución. Estamos convencidos de que para dirigir una cartera tan delicada no pusieron a las personas adecuadas”.

El jefe del departamento de Salud Pública de la UCA-ICAS, Ernesto Alfonso Selva Sutter, opina que luego de cuatro años “no ha habido ningún logro (gubernamental)”, en cuanto a Salud Pública se refiere. Él asegura: “Mi opinión coincide con la de Fusades, que indica que el rubro de salud no muestra una gestión eficiente y de calidad. (…) Si quisiéramos ser más drásticos, añadiríamos que realmente lo que más se hace es, acaso, salud pública medicalizada más que propiamente salud pública”.

Alcides Gómez, secretario del Sindicato de Médicos del Hospital Rosales (Simerh), coincide con Brizuela al señalar que desde el inicio de esta gestión “se hizo un diagnóstico equivocado de la relación salud-enfermedades de los salvadoreños”. En base a ese diagnóstico, cree que “se empleó demasiado recurso” humano, logístico y financiero en la implementación de los Equipos Comunitarios de Salud (Ecos).

Hasta abril de 2013, según datos del Minsal, estaban en funcionamiento 517. De estos, 36 son especializados y 481 familiares. Al respecto, el departamento de Estudios Políticos de Fusades señala: “En relación a la meta establecida y tomando las últimas cifras disponibles, se tiene un avance del 30% en cuanto a los Ecos familiares y del 25% en los especializados”.

La ministra de Salud se había trazado como meta entregar dicha cartera en 2014 con Ecos instalados en los 262 municipios del país. “La meta, al final del quinquenio era contar con 1,598 Ecos familiares y 142 Ecos especializados”, recuerda Fusades. Sin embargo, con Ecos en 105 municipios menos y sin presupuesto para instalar nuevos Ecos este año, como informó este periódico en diciembre pasado, la meta difícilmente se alcanzará.

Gómez, quien también fue crítico con las administraciones pasadas de Salud, considera que aunque el ministerio diga haber reformado el sistema nacional de Salud con la instalación de Ecos, no hay tal reforma. “Ellos lo que han hecho es un modelo de gestión, que está bien que se lo lleven a la gente. Pero la gente, mientras no salga de la pobreza, no va a tener ninguna ventaja en su salud”, afirma.

Al instalar los Ecos, según Gómez, se dejaron menos recursos económicos para los hospitales. “No es que sea una reforma de Salud y los resultados no son los que los salvadoreños pudiéramos esperar. Para mí ha sido una gestión deficiente”, subrayó.

Tomando en cuenta lo anterior, El Diario de Hoy preguntó ¿cuáles son las deudas en Salud Pública de la actual gestión? Brizuela responde: ” Las deudas son muchas. Principalmente, quiero recalcar la oferta del presidente Funes de llevar el presupuesto de Salud al 6% del PIB y todavía lo tenemos en 2.3%, con presupuesto insuficiente y mal administrado siempre existirán muchas deudas con la población salvadoreña”.

Pero ¿ha cambiado algo respecto a administraciones pasadas? Los consultados creen que poco o nada. “La salud pública no ha presentado ningún cambio sustancial, las epidemias han continuado igual que en la gestiones anteriores se mantienen similares índices de morbi-mortalidad”, considera Brizuela.

Pero ¿será posible que todo haya salido mal en esta gestión? o ¿ha mejorado algo respecto a gestiones anteriores?

Escasez de medicamentos

“El presupuesto para medicamentos ha bajado”, sentencia Selva Sutter. “No digo que todo es negativo, pero una cosa que sea evidente, una cosa relevante (positiva) no la encuentro. Igual que los otros, administran las deficiencias, administran la pobreza y nada más”, matiza Gómez. ¿De qué sirve ser visitado por un Eco Familiar, referido a una unidad de Salud y de ahí a un hospital, si luego, pese a tener diagnóstico y recetas, se regresa a casa sin medicinas? Esa es la realidad con la que cientos de salvadoreños de escasos recursos se han encontrado durante estos cuatro años de gestión. Al respecto, Alcides Gómez habla en base a su experiencia en el hospital Rosales: “Hay especialidades que carecen de medicamentos. Por ejemplo, hematooncología se ve obligada a necesitar la ayuda de varias ong extranjeras o de donantes extranjeros para tratar los problemas de pacientes con leucemia, con hemofilia y son medicamentos caros”.

Según él, desde el Minsal se afirma que esos fármacos no están dentro del cuadro básico de medicamentos. De esa forma, los pacientes que los necesitan se ven obligados a comprarlos… si pueden. “Le puedo hablar de cardiología, hay también momentos que los medicamentos faltan en el área de cuidados intensivos y los pacientes tienen que comprar esas medicinas”, añade.

Las autoridades de Salud y las ong afines al gobierno han afirmado que el desabastecimiento de medicamentos era aún mayor en administraciones pasadas. Durante lo que va de 2013, la cifra ha oscilado entre el 16 y el 21% de forma general. Pero si se revisa las cifras de desabastecimiento de 30 hospitales para la semana del 8 al 14 de abril, este resulta todavía menor y todavía mayor, siendo de 5.5% (en Jiquilisco, Usulután), y de 30.7% (en Zacatecoluca, La Paz). La diferencia entre uno y otro puede deberse a que el cuadro básico de medicamentos en Jiquilisco incluye 199 fármacos, mientras que en Zacatecoluca incluye 241. También a que, como suele aducir el Minsal, la entrega de medicamentos por parte de los proveedores contratados ha tenido atrasos.

Sobre este aspecto, Selva Sutter plantea: “Los hechos son que la partida de medicamentos ha pasado de 57.2 millones a 29 millones según algunos autores y a 39 millones según datos oficiales en 2013, a pesar del desabastecimiento. ¿Qué se hacen esos 28.2 o 18.2 que se han dejado de invertir?”.

Pero si el presupuesto del Ministerio de Salud ha aumentado durante los últimos tres años ¿por qué cada año piden refuerzo presupuestario los hospitales?

El presidente del Colegio Médico cree que esto se debe “a la misma incapacidad administrativa y a que el desconocimiento del funcionamiento del sistema hospitalario”.

Brizuela recordó que, según el informe de labores del Minsal 2011-2012, se disminuyó el gasto del segundo y tercer nivel y se incrementó en el primer nivel; pero no se obtuvieron los resultados esperados. “Esto ha generado una situación caótica que ha sido la norma en el funcionamiento de los hospitales”, comentó.

El representante de OPS en el país, José Ruales, coincide con Gómez y Brizuela al señalar que el presupuesto del Misal sigue siendo insuficiente. “Ningún país ha logrado una cobertura adecuada de sus servicios con un gasto nacional en salud menor al 8% del PIB”.

A lo anterior añade que entre 2009 y 2012 “se ha incrementado la cantidad de egresos, partos y cirugías en hospitales de segundo y tercer nivel, como resultado de la ampliación de los servicios, hay más demanda y más costos en todo el sistema, especialmente en insumos y medicamentos, así como la necesidad de mantenimiento y remplazo frecuente de la tecnología en salud”.

Si los servicios de Salud no han logrado ser tan eficientes como se prometió ¿qué tendrían que hacerse en los meses que restan a esta gestión?

Selva Sutter, quien comparte las dudas de Fusades respecto a la capacidad de ejecución del gobierno central y del Ministerio de Salud, considera que lo que los salvadoreños necesitan es que se mejore la salud integral de todos, “lo cual exige cambios estructurales suficientes para alcanzar un nivel de vida de calidad humana para toda la población”.

Brizuela cree que el gobierno debe contar con el apoyo técnico del personal médico que labora en el sistema. “Le hacemos un llamado… para que dejen de lado la actitudes de prepotencia y tomen en cuenta al gremio médico en la toma de estas decisiones”, concluye.

La visión de OPS

Al momento de identificar si esta ha logrado diferenciarse de anteriores gestiones, Ruales indica que “la salud pública viene evolucionado positivamente en el país”. Recordó que hay enfermedades que están a punto de eliminarse como la malaria, la rabia o la lepra.

Según estudios de la OPS, “la cobertura efectiva (atención y solución a los problemas de salud cuando son requeridos) de la población por parte del Minsal no varió entre 2002 y 2010, manteniéndose en alrededor del 41%”. Los mismos estudios estiman que para el 2012 “se ha incrementado a 45-46%”.

En cuanto a las deudas de la actual gestión, Ruales señala que aún falta establecer “un programa de mantenimiento y reposición de equipo e infraestructura médica hospitalaria que no dependa de créditos y decisiones políticas o demandas individuales por daños de la infraestructura”.

Este programa debería resolver de forma permanente “la carga de obsolescencia y hacinamiento de hospitales que han cumplido su vida útil en equipamiento y edificaciones, fuera de los hospitales rehabilitados posteriormente al terremoto de 2001”.

Recordó que los hospitales de Ahuachapán, Rosales, Sonsonate, Saldaña, Suchitoto y Santiago de María tienen ya un siglo de haber sido fundados. También indicó que aún está pendiente la puesta en marcha de la Red de Emergencias Médicas y que “es imperativo integrar un Sistema nacional de Atención integral del Cáncer”.

Tags

Abrir Comentarios

Cerrar Comentarios