Secciones
×

Síguenos en

Envían a prisión a tres vigilantes por un homicidio

Los abogados defensores no lograron convencer al juez de que el hecho fue cometido en legítima defensa

Para el juez, los custodios actuaron con ventaja al asesinar a Francisco Ramírez en Plaza San José. Foto EDH / Archivo
Para el juez, los custodios actuaron con ventaja al asesinar a Francisco Ramírez en Plaza San José. Foto EDH / Archivo

Por Jaime López sucesos@eldiariodehoy.com

Abr 15, 2013- 19:55

El Juzgado 15º de Paz de San Salvador decretó ayer detención provisional contra David Salazar, de 30 años; José Ernesto Henríquez, de 33, y contra el agente de seguridad privada Manuel de Jesús Cerón, de 40, tras encontrar suficientes evidencias que los involucran en el homicidio de Francisco Ramírez Rivera, de 54 años.

Dicho homicidio ocurrió a las 9:40 de la noche del martes 9 de abril, sobre la 3ª Calle Poniente, entre la 8ª y 10ª Avenida Norte, en los alrededores de la Plaza San José.

En la audiencia inicial, los defensores intentaron convencer al juez de que los tres implicados habían actuado en legítima defensa cuando dispararon contra la víctima.

Sostuvieron que Ramírez Rivera, luego de disparar contra otro sujeto, caminaba en la zona con el arma homicida en su mano y que para prevenir algo peor le ordenaron que lanzara el artefacto al suelo.

Como se resistió, le dispararon cuatro veces. Luego de la prueba balística, el cadáver de Ramírez Rivera presentaba cuatro lesiones con tres tipos diferentes de arma de fuego.

Los tres imputados manifestaron haber sido atacados por la víctima, supuestamente después de matar a José Hernández, de 24.

De lo que, al parecer, no se percataron los defensores, es que las lesiones que cegaron la vida del hombre de 56 años fueron perpetradas en la espalda y no en las piernas como suele suceder cuando se intenta neutralizar a alguien.

Con sus argumentos, los abogados buscaban que el juzgador exonerara de cargos a los acusados y los dejara en libertad de inmediato, sin embargo, el juez desmereció sus razones.

La autoridad judicial sostuvo que hubo desproporcionalidad en el ataque, pues eran tres vigilantes con armas contra una víctima, pese a que ésta se hallaba armada.

Además, aunque el difunto había primero matado a una persona (a Hernández), ello no les daba ningún derecho a los seguridad a quitarle la vida a Ramírez Rivera.

Ante esos inconvenientes, el juez ordenó que los imputados fueran llevados a la cárcel mientras concluyen las investigaciones del hecho.

Según la Policía, el vigilante privado manifestó haber escuchado unos disparos e intentó detenerlo haciendo uso de su arma de equipo.

Segundos después se sumaron los dos agentes del CAM que custodiaban la plaza San José, quienes también dispararon contra la víctima, según la Fiscalía.

Ramírez Rivera murió cuando era trasladado al hospital. Mientras, agentes policiales detuvieron a los tres acusados.

El día de los hechos no se manejaba el verdadero móvil del asesinato del joven José Hernández. Pero la Policía maneja que el ataque, aparentemente, fue por cometido repeler un asalto o también por rencillas personales.

Tags

Abrir Comentarios

Cerrar Comentarios