Secciones
×

Síguenos en

Atenciones por obesidad se incrementan en 33 %

Entre enero y marzo, Salud brindó 3,987 consultas por obesidad, la mayor parte en mujeres

Una enfermera del Servicio de Endocrinología del hospital nacional Rosales, en la capital, le toma el peso a una paciente que espera pasar consulta. Foto EDH / lissette lemus
Una enfermera del Servicio de Endocrinología del hospital nacional Rosales, en la capital, le toma el peso a una paciente que espera pasar consulta. Foto EDH / lissette lemus

Por Yamileth Cáceres nacional@eldiariodehoy.com

Abr 01, 2013- 21:00

Patricia Romero es una migueleña que ha tenido que lidiar con el sobrepeso desde su niñez. A los 11 años empezó a escuchar a los médicos decirle a sus familiares que debía bajar de peso, hacer ejercicio y cuidar su alimentación. Para entonces pesaba ya 135 libras.

Ahora, a sus 34 años, ha llegado a las 315 libras. Esto la mantiene con los ánimos bajos, además de causarle algunos problemas de salud.

Ella está en control en el Servicio de Endocrinología del hospital Rosales desde junio de 2011. Llegó ahí por una hemorragia vaginal tras visitar varios centros de salud donde probó varios tratamientos.

Los médicos concluyeron que el exceso de peso era lo que le estaba provocando ese problema de salud. “De soltera hacía ejercicio. Lo más que llegaba a engordar eran 250 libras, pero cuando salí embarazada llegué casi a las 300 libras”, comentó ella.

Entre enero y el 16 de marzo de este año, el Ministerio de Salud (Minsal) registró 3,987 consultas por obesidad, un 33.5 por ciento más que el mismo periodo del año pasado. Durante 2012 se brindaron 13,618 atenciones por esta causa. El 77.6 corresponde a mujeres.

Según el Minsal, el grupo de edad más afectado es el de entre 20 y 59 años, donde se ubica el 69.5 por ciento de todos los casos.

Ana Beatriz Sánchez, coordinadora nacional de la Unidad de Nutrición del Minsal, manifestó que un 30 por ciento de las mujeres que fueron atendidas el año pasado en la red de establecimientos públicos tenía problemas de obesidad.

Patricia comentó que está desmotivada, que no siente deseos de hacer nada. Por ello no ha cuidado su dieta alimenticia. “Lo que me tiene gorda son las pupusas, porque vendo pupusas”, expresó.

Patricia manifestó que debido a las condiciones de su trabajo no puede comer tranquila, se la pasa casi todo el día de pie y come lo que tiene a la mano. Además le gusta tomar café, gaseosa y comer pan dulce. Sin embargo, considera que ha llegado a una etapa en la que no se siente bien con el sobrepeso, pues le causa dificultades en su vida diaria.

Cuando va a la reunión a la escuela de su hija no encuentra dónde sentarse, cuando va a la iglesia la gente le pone dos sillas, en el autobús le cuesta pasar la máquina contadora y nadie quiere sentarse junto a ella por el poco espacio que queda libre.

En el Rosales la opción que le han planteado es someterla a un baipás gástrico, una cirugía para lograr que baje de peso. Pero lleva esperando cupo desde diciembre de 2011.

“Para mí, la operación sería la última opción de vida que tengo. Ya me cuesta caminar, me siento como discapacitada. Hay varias cosas que ya no puedo hacer sola. Es como si la vida se me ha bloqueado”, añadió.

Rafael Antonio Orellana, endocrinólogo del hospital Rosales, expresó que ningún gobierno va a poder combatir todas las consecuencias o efectos de la obesidad. Por lo tanto se tiene que empezar a hacer prevención primaria en los niños.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) considera la obesidad como una epidemia. Pues, según los datos, una de cada 10 personas adultas en el mundo es obesa.

La OMS detalla que cada año fallecen por lo menos 2.8 millones de personas adultas como consecuencia de esta situación.

Además representa el 44 por ciento de la carga de diabetes y el 23 por ciento de cardiopatía isquémicas, entre otros problemas.

Vigilancia

La coordinadora nacional de la Unidad de Nutrición del Minsal indicó que debido al incremento de la obesidad identificada, este año se incorporó al sistema de vigilancia sanitaria la medición de la obesidad en niños, adolescentes y adultos.

A todas las personas, de los diferentes grupos de edad que llegan a consultar a los centros públicos, por cualquier enfermedad o control, se les toma el peso y la talla. Esto se hará una vez al año.

Añadió que esta práctica ya se había establecido, pero solo en personas adultas. Los datos recabados hasta el momento son preocupantes.

La obesidad se determina por el índice de masa corporal. Si una persona tiene un índice menor al 24 tiene un valor normal; alguien con entre 25 y 29.9 de IMC tiene sobrepeso; si supera los 30, se considera obeso, y si pasa de 45 es superobeso.

Sánchez dijo que en los últimos años se ha detectado un incremento de enfermedades crónicas no transmisibles asociadas con la obesidad.

Entre ellas está la hipertensión arterial, la cual es la primera causa de consulta tanto en hombres como mujeres. A esta condición también se suman la diabetes juvenil, los problemas vasculares y la enfermedad renal.

“Esto activó las alarmas de la importancia de comenzar a vigilar y tomar acciones; también hemos hecho estudios en escolares, aunque no han sido a nivel nacional”, añadió la coordinadora de la unidad.

El año pasado, en un estudio realizado por el Minsal en escolares de seis a 11 años residentes en San Martín encontró un 25 por ciento de infantes con sobrepeso y obesidad.

El 19 % de ellos tenía sobrepeso y el 6 %, obesidad. Estos datos son similares a las estadísticas mundiales.

En un par de meses se espera tener los resultados de una investigación más grande, hecha en escuelas de todo el país, la cual incluyó a unos 2,000 niños de primer grado.

Según la OMS, para el 2005, en el mundo se estimó que existían 20 millones de menores de cinco años con sobrepeso. Para 2010 esa cifra ya era de 42 millones.

De acuerdo con la información del Minsal, en este grupo de población se han identificado malos hábitos alimenticios. A la cabeza está el consumo de gaseosas y bebidas azucaradas, café, pan dulce, postres y la falta de actividad física.

El endocrinólogo del hospital Rosales expresó que en la consulta tratan de ver de manera indirecta el problema, miden la cintura abdominal, el peso, la talla, se les mide la glucosa, la presión arterial, el colesterol y los triglicéridos para determinar si existe síndrome metabólico.

Esto condiciona las posibilidades de presentar una enfermedad cardiaca, derrame o diabetes asociada con el exceso de grasa en el cuerpo.

El especialista indicó que están viendo pacientes obesos con diabetes, hipertensión y con colesterol elevado y que los hospitales públicos se están llenando de personas con infartos que padecen de este tipo de enfermedades. Además algunos tipos de cáncer están relacionados con esta condición.

Al identificar a un paciente con sobrepeso se le indica dieta, un control adecuado con la nutricionista, ejercicio y se le identifican los factores de riesgo.

A los que son obesos y tienen hipertensión y diabetes y no han logrado reducir su peso con el tratamiento se les ofrece una cirugía. En el Rosales hay de varios tipos.

Previo a ello, el paciente debe someterse a una serie de evaluaciones que garanticen el éxito del procedimiento.

Para el endocrinólogo lo importante es hablar de un cambio de estilo de vida para mantenerse en su peso ideal. La mayoría de pacientes que él ve en el Rosales es obesa por exceso de calorías y pocos por problemas endocrinológicos.

Articulos Relacionados

Tags

Abrir Comentarios

Cerrar Comentarios