Secciones
×

Síguenos en

División entre los concejales de Chinameca se agudiza

b Ayer fracasó protesta contra el alcalde, organizada por dos concejales separados de sus cargos hace una semana

Edil Rivas afirmó estar solvente con el pago de la cuota alimenticia y señaló que antes le daba 50 dólares mensuales a su hijo y que ahora subió esa cantidad a 150. foto edh / francisco torres
Edil Rivas afirmó estar solvente con el pago de la cuota alimenticia y señaló que antes le daba 50 dólares mensuales a su hijo y que ahora subió esa cantidad a 150. foto edh / francisco torres

Por Francisco Torres comunidades@eldiariodehoy.com

Abr 09, 2013- 19:00

SAN MIGUEL. Dos concejales que fueron separados de sus cargos en la alcaldía de Chinameca hace una semana planificaron para ayer dos acciones en contra del edil, Saúl Rivas, pero estas fracasaron.

La información la confirma el edil Rivas, además de un concejal con el que EDH conversó, pero se negó a dar su identidad.

La primera actividad era una protesta para la que habían convocado a las siete de la mañana frente al palacio municipal. Incluso convocaron a medios de comunicación, entre ellos El Diario de Hoy.

La otra era una acción judicial para tratar de destituir al edil, bajo el argumento de que incumple la cuota alimenticia.

Rivas mostró ayer un recibo extendido por la Procuraduría General de la República por pago de esa responsabilidad y dijo que la protesta en su contra no se llevó a cabo porque los líderes de comunidades no quisieron apoyarla.

Más allá del fracaso en las acciones contra el edil, esta coyuntura solo refleja la profunda crisis que hay dentro del concejo, por ambiciones de poder, desde antes de que asumieran sus cargos.

Esta pugna tiene una lógica sencilla, según Rivas: “Si se tiene el poder se administra el dinero de la alcaldía”.

La crisis en el concejo ha sido tan profunda que a Rivas en una ocasión uno de sus concejales lo amenazó de muerte, pistola en mano.

Tras esa acción varios de los concejales empezaron a llevar sus armas a las reuniones. “Por eso le pedí a los agentes del CAM que no me dejen entrar a nadie armado a la alcaldía”, señaló el edil.

Las acusaciones

El problema es que de los ocho concejales de Chinameca, cuatro estaban en contra de Rivas y cuatro en su favor, lo que puso en aprietos el funcionamiento de la comuna.

La mira de los opositores era destituir a Rivas para nombrar un sucesor, admite un concejal contrario a Rivas, que pide omitir su nombre.

Pero luego de que la semana pasada el concejo suspendió a dos de estos concejales opositores, bajo el argumento de que durante la semana santa sacaron vehículos propiedad de la alcaldía sin autorización, Rivas espera que la confrontación termine.

“Uno de esos concejales incluso ya había sido separado por el Tribunal Supremo Electoral por no haber presentado la solvencia municipal”, señala Rivas, mientras muestra el acta de notificación que el ente colegiado les envió.

En medio de esa pugna incluso hubo empleados de confianza del alcalde que fueron despedidos de sus cargos, como la secretaria municipal, así como la contratación de más empleados, en contra de la voluntad del edil y de otros concejales que lo siguen.

Sin embargo, el edil dice que esa situación conflictiva no causa problemas a la alcaldía en términos prácticos.

Eso porque afirma que la municipalidad no ha dejado de brindar servicios a la población y se están realizando obras de desarrollo en las comunidades.

El alcalde ha estado en el ojo del huracán desde que inició su gestión, porque fue el único alcalde del país que no pudo tomar posesión de su cargo el 1 de mayo del año pasado por no haber honrado la cuota alimenticia a uno de sus vástagos.

Luego de asumir el poder, Rivas despidió a todo el personal que laboraba en la municipalidad, que eran casi 50 personas. Solo un ordenanza garantizó su empleo en esta administración.

Después se agudizó el jaloneo interno.

Tags

Abrir Comentarios

Cerrar Comentarios