Secciones
×

Síguenos en

FISDL aceptó obra defectuosa

Cuando trataron de obligar al contratista a responder, éste ya se había ido del país

Un residente muestra que a pesar de las expectativas, desde el 4 de febrero de 2011, no sale agua de la llave que instaló en su casa. Foto EDH / Francisco Torres
Un residente muestra que a pesar de las expectativas, desde el 4 de febrero de 2011, no sale agua de la llave que instaló en su casa. Foto EDH / Francisco Torres

Por Francisco Torres comunidades@eldiariodehoy.com

Abr 24, 2013- 20:00

LA UNIÓN. Los casi 200 mil dólares que el Fondo de Inversión Social para el Desarrollo Local (FISDL) invirtió en un proyecto de agua solo fue un desperdicio de dinero, afirman molestos quienes debieron ser beneficiarios y que hoy se sienten burlados.

Eso porque el proyecto de agua dejó de funcionar el 4 de febrero del año pasado, solo un poco menos de seis meses después de haber sido inaugurado con toda pompa.

El proyecto se empezó a construir a inicios de 2011 y los trabajos duraron seis meses. Con este proyecto de iba a llevar agua a tres caseríos del cantón El Ciricuario, en la compresión de Yucuaiquín, departamento de La Unión.

Raúl Machado, habitante del caserío El Centro, es más específico sobre la utilidad que tuvo el proyecto: “Eso nunca sirvió, solo nos daban agua media hora tres veces a la semana porque la bomba pasaba encendida todo el tiempo y nunca alcanzó a llenar el tanque”.

Seis meses después la bomba se quemó.

Fuentes del FISDL admitieron que el proyecto presentó problemas en la producción de agua del pozo, construido en el caserío Concepción, por lo que procedieron a reclamar la garantía al constructor; sin embargo, este ya había abandonado el país.

El FISDL buscó otro mecanismo para resolver el problema: hicieron efectiva la fianza presentada por la empresa y la aseguradora hizo un estudio al problema y determinó que había que cambiar un panel eléctrico en el sistema de bombero, pero tras hacer esa mejora, que costeó la empresa afianzadora, el problema persistió.

Para cerrar la responsabilidad de la fianza, la empresa aseguradora le entregó 9 mil 675 dólares al FISDL y tratará de resolver el problema de la bomba, que hasta hoy sigue abandonada.

El FISDL ahora le tira la responsabilidad al alcalde Carlos Gutiérrez, a quien le ha puesto a disposición los 9 mil dólares para que la comuna asuma el resto de las reparaciones.

Pero el alcalde tiene una sola duda. “No entiendo por qué recibieron la obra si desde el principio estaba defectuosa”.

Gutiérrez arremete contra el FISDL y afirma que es irresponsable tirarle el problema a la alcaldía; pero a pesar de eso, dice que harán las mejoras y que no utilizarán los 9 mil dólares que les ofrece el FISDL, por “dignidad”.

La comuna de hecho ya hizo un estudio en el que se estimó que la inversión para resolver el problema será de unos 30 mil dólares. Iniciarán las mejoras cuando tengan el dinero porque por ahora tienen otros compromisos.

Mientras eso pasa, Machado lamenta que un proyecto que sería de tanta utilidad para él y sus vecinos tenga un año sin funcionar. “En el caserío El Centro son muy pocos los que tienen pozo porque el tipo de suelo no lo permite, y los otros debemos andar rogando por agua”, indicó.

Machado también se queja por el alto costo que debían pagar por tener agua en sus casas. Por tener agua durante media hora, tres días a la semana, pagaban ocho dólares mensuales a una directiva formada para administrar el proyecto de agua.

Sebastián Yánez, residente del caserío Concepción, señala que, aunque en su caserío hay varios pozos comunales, necesitan con urgencia que reparen este problema.

Según Yánez, el problema inicial era la bomba que está situada justo frente a su casa. “El pozo sí tenía agua, el problema es que la bomba que pusieron no hacía llegar el agua hasta el tanque que está en el cerro (a unos 300 metros de distancia y unos 150 metros de altura) y como el tanque no se llenaba, el agua que mandaban a las casas era muy poca”, argumenta.

El proyecto fue diseñado para abastecer tres sectores del cantón El Ciricuario; una es el caserío Concepción, el segunda es caserío El Centro, y el tercera es el caserío El Almendro y caserío Los Ramales.

Pero en los poco menos de seis meses que el proyecto funcionó el único que recibía agua era el caserío El Centro porque el agua no daba abasto para las otras comunidades.

Los vecinos coinciden en que el dinero se desperdició y que el FISDL se burló de ellos.

Tags

Abrir Comentarios

Cerrar Comentarios