Secciones
×

Síguenos en

Presidente de Enel defendió contrato Cel

Explicó que en 2002 no hubo desacuerdos

Roberto Lorenzana, del FMLN (izquierda), y Maurizio Bezzeccheri, de Enel, discuten ayer en la comisión especial de la Asamblea que analiza el contrato con LaGeo. foto edh / jorge reyes
Roberto Lorenzana, del FMLN (izquierda), y Maurizio Bezzeccheri, de Enel, discuten ayer en la comisión especial de la Asamblea que analiza el contrato con LaGeo. foto edh / jorge reyes

Por Eugenia Velásquez politica@eldiariodehoy.com

Mar 06, 2013- 19:00

El presidente de Enel Green Power Iberia y Latinoamérica, Maurizio Bezzeccheri, defendió ayer ante los diputados de la Comisión especial de la Asamblea Legislativa el contrato que firmó Enel con Gesal (Geotérmica Salvadoreña), en 2002.

La Gesal era una sociedad anónima propiedad de la Comisión Ejecutiva Hidroeléctrica del Río Lempa (Cel) que operaba las centrales geotérmicas de Berlín, en Usulután; y de Ahuachapán. La firma cambió posteriormente su razón social a LaGeo.

Por convocatoria de los legisladores también asistió el abogado Francisco Bertrand Galindo, quien se identificó como abogado asesor de Enel.

De acuerdo a Bezzeccheri en 2002 el Estado salvadoreño estuvo de acuerdo con los términos en que se firmó el convenio, y que fue hasta 10 años después de eso que la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) emitió un fallo declarando inconstitucional dicho contrato.

Entre las preguntas que le hizo el diputado del FMLN Roberto Lorenzana, figuró la de que si Bezzeccheri conocía que realizar concesiones de bienes del Estado como lo es la explotación del subsuelo debía pasar antes por la venia de la Asamblea Legislativa; Bezzeccheri le contestó que desconocía dicha situación.

Lorenzana también le recriminó que si no consideró que al haber aceptado ser el accionista mayoritario estaba a las puertas de una “privatización” de ese bien del Estado.

Al respecto, Bezzeccheri le expresó que el Estado no le concesionó la explotación del subsuelo a la Enel, sino que LaGeo ya poseía esa facultad.

Galindo explicó sobre esto que lo único que buscó la Gesal fue un socio estratégico que invirtiera en la exploración y usufructo de dos nuevos proyectos en Berlín y Ahuachapán.

También recordó que en 2002 la Ley de Superintendencia General de Electricidad y Telecomunicaciones (Siget), en el artículo 21 permitía realizar este tipo de contratos sin autorización del Congreso.

De hecho, Bezzeccheri afirmó que el Gobierno de El Salvador escogió a Enel de entre otras empresas después de participar en la licitación pública internacional por el ofrecimiento de invertir más que el resto de compañías.

El presidente de Enel explicó que fueron $105 millones los que invirtieron en la unidad 3 de la planta geotérmica para producir 44 megavatios.

“Esto llevó a Cel a elegirme como socio estratégico”, dijo.

Agregó que es precisamente esa unidad de Berlín la que produce el 5% de la energía eléctrica del país. Y para fundamentar la seriedad de la empresa informó que Enel produce 8,000 megavatios en 26 países del mundo.

A la pregunta del exarenero Rigoberto Soto de que si se sentía defraudado por haber firmado el contrato con LaGeo, Bezzeccheri respondió que, por el contrario, está con ánimos de seguir invirtiendo en el país, y que lo único que está haciendo es exigir un derecho contractual.

Precisamente sobre la cláusula 6 de dicho convenio es que se generó el laudo arbitral, ya que reclama lo acordado de que las acciones que adquiriría Enel serían el resultado del aumento de capital de la sociedad asociado al aumento de la capacidad instalada de la empresa.

Lorenzana dijo que, a raíz de este arbitraje, preparan una ley para poner un impuesto a la explotación del vapor.

Tags

Abrir Comentarios

Cerrar Comentarios