Secciones
×

Síguenos en

Revisan estrategias de seguridad en Triángulo Norte

Analistas coinciden en que violencia y criminalidad minan progreso de la región y ponen en peligro la gobernabilidad democrática; además de la cada vez más contundente penetración del crimen organizado.

Analistas en temas de seguridad de Estados Unidos se reunieron en un panel foro para abordar el tema de inseguridad que afecta al Triángulo Norte. Foto EDH / Tomás Guevara
Analistas en temas de seguridad de Estados Unidos se reunieron en un panel foro para abordar el tema de inseguridad que afecta al Triángulo Norte. Foto EDH / Tomás Guevara

Por

Mar 03, 2013- 19:55

Un grupo de académicos, especialistas de centros de análisis, de organismos multilaterales y de oficinas del gobierno de Estados Unidos, enroladas con el tema de seguridad, se reunieron en un panel foro en el Centro Woodrow Wilson, en Washington, para abordar el tema de la inseguridad ciudadana en el Triángulo Norte de Centroamérica a partir de los datos arrojados por las encuestas de Barómetro de las Américas.

La directora del programa para América Latina del Woodrow Wilson, Cynthia Arnson, reconoce que en la comunidad internacional, los organismos multilaterales como Banco Mundial y Banco Interamericano de Desarrollo (BID) con sede en Washington y en las instancias del Gobierno de Estados Unidos hay una legítima preocupación por el tema, en especial porque la violencia incide mucho en la calidad de vida de la población de la región.

“Es importante en cuanto el tema refleja la calidad de vida de la gente en Centroamérica, cuando las tasas de violencia siguen siendo tan altas y al saber cómo la participación del crimen organizado en muchas partes de la región va en crecimiento, y cómo esto aumenta la violencia”, acentúa Arnson.

Para la académica es importante destacar que el efecto de la violencia va más allá de la población que sufre directamente el impacto de la criminalidad como víctimas, pues también el fenómeno repercute mucho en la actividad productiva de los países al minar en parte la capacidad de las empresas para desarrollar sus actividades con normalidad.

“Yo creo que ha habido mejorías en las tasas de violencia en algunos países, pero sigue siendo un problema gravísimo y de mucha preocupación de la comunidad internacional y de todas las instituciones de desarrollo que tienen sus sede en Washington”, agregó Cynthia.

El foro de discusión realizado en ese tanque de pensamiento de Washington contó con la participación de Elizabeth Zechmeister y Susan Berk-Seligson, de la Universidad de Vanderbilt, que mantiene un programa de monitoreo en la región centroamericana; José Miguel Cruz, de la Universidad Internacional de Florida, y Rodrigo Serrano Berthet, del Banco Mundial, quien comentó los resultados del estudio.

Los analistas coinciden en que la violencia en el Triángulo Norte es un problema de prioridad para atender, al ser este un tropiezo no solo para el desarrollo de los países afectados, sino también para la gobernabilidad democrática.

Tags

Abrir Comentarios

Cerrar Comentarios