Secciones
×

Síguenos en

Aumenta acoso de “limpia parabrisas” en altos capitalinos

Una ordenanza capitalina vigente desde abril del año pasado prohibe la exigencia de dinero por limpiar parabrisas

Algunas de estas personas limpian el vidrio trasero de los vehículos para evitar que los conductores les rechacen el "servicio obligatorio". FOTO EDH
Algunas de estas personas limpian el vidrio trasero de los vehículos para evitar que los conductores les rechacen el "servicio obligatorio". FOTO EDH

Por elsalvador.com

Mar 07, 2013- 09:28

Los automovilistas que conducen por las calles de la capital, se ven sometidos a diario por el acoso de personas que limpian los parabrisas de los vehículos a pesar de la oposición a recibir “el servicio”.

Los “limpiaparabrisas” aprovechan los semáforos en alto para abalanzarse sobre los vehículos lanzando agua sin que se les haya dado permiso para ello.

De inmediato se unen otros hombres y mujeres con escobillas en sus manos acosan al conductor para lograr que les de algunas monedas.

El acoso de estas personas es mal visto por la mayoría de conductores, ya que en alguna medida dicen sentirse amenazados al no entregar dinero.

Los “limpiaparabrisas” se colocan en semáforos estratégicos en donde el alto es más prolongado.

Los altos de la Alameda Juan Pablo II, Alameda Roosevelt, Avenida Monseñor Romero, Bulevar Los Héroes, entre otros, están llenos de estas personas, que han hecho de este acoso la forma de sobrevivir.

En una esquina cercana al Mercado Central y al Bulevar Arturo Castellanos, se observa a un grupo de alcohólicos prestando “el servicio” de limpiar parabrisas. Esto atemoriza a los conductores, especialmente a las mujeres.

Algunos conductores consultados sostienen que algunas de estas personas son amables y piden permiso para realizar la limpieza del parabrisas, pero otros se muestras agresivos con los que rechazan “el servicio”.

Incluso, algunos conductores afirman que han sido víctimas de insultos o daños en sus vehículos al oponerse a dicha actividad.

Desde el pasado 1 de abril está vigente la Ordenanza para la Convivencia Ciudadana de San Salvador, bajo la cual el ciudadano está expuesto a sanciones económicas de hasta 1,700 dólares si muestra mal comportamiento en lugares públicos, si genera problemas al medio ambiente, si comete excesos en cuanto a la tenencia de animales y si interrumpe la paz pública.

En las infracciones leves la ordenanza indica en su artículo 48 que es prohibido: “Exigir retribución económica por la prestación de un servicio no solicitado tales como limpieza de parabrisas o cuido de vehículos automotores estacionados en la vía pública o cobro del espacio público”.

Tags

Abrir Comentarios

Cerrar Comentarios