Secciones
×

Síguenos en

En La Unión no funciona la tregua entre pandillas, según la Policía

Los asesinatos registrados en 2013 son 17, de los que 11 fueron cometidos por pandilleros

La zona del centro de la cabecera ha registrado varios crímenes. Uno de ellos se registró en el parque central a plena luz del día. Población está preocupada por la escalada de violencia.foto edh / insy mendoza
La zona del centro de la cabecera ha registrado varios crímenes. Uno de ellos se registró en el parque central a plena luz del día. Población está preocupada por la escalada de violencia.foto edh / insy mendoza

Por Insy Mendoza Carlos Segovia

Feb 07, 2013- 19:00

LA UNIÓN. La tregua entre pandillas no funciona en el departamento, considera el jefe de operaciones de la Policía, Hugo Padilla, y lo confirman los 18 asesinatos registrados entre el 1 de enero y ayer.

Las estadísticas e hipótesis sobre los crímenes que maneja la Policía reflejan que 11 de los 18 asesinatos tienen como móvil problemas de rivalidad entre mareros.

Las cifras de homicidio en La Unión y las declaraciones de Padilla contradicen la postura del director de la Policía, Francisco Salinas, quien sostiene que la tregua entre los pandilleros se ha cumplido.

Salinas aseguró eso durante una visita realizada a San Miguel, en donde el viernes 1 de febrero se registró una masacre de presuntos pandilleros.

Los victimarios serían también miembros de pandillas.

Sobre lo que ocurre en La Unión, el inspector Padilla asegura que la purga entre pandillero se registra por la lucha en el control de la venta de drogas y extorsiones.

“Es una disputa por el comercio de droga. La mayoría de las víctimas es de la MS. No hay tregua entre pandillas, por lo tanto hay sectores donde los sujetos se mueven, entre ellos el barrio Las Flores y sector La Playa”, agregó.

Los municipios con más hechos violentos son la cabecera, San Alejo y Santa Rosa de Lima, según las estadísticas policiales.

El último hecho se registró la tarde de ayer en el barrio Las Flores en la cabecera.

La víctima fue un picachero reconocido como Crecencio Guevara.

A inicios de semana se registró otro crimen en el cantón El Farito, de la jurisdicción de Conchagua. La víctima fue Walter Arístides Turcios, de 28 años.

En el caso de la cabecera departamental, varios homicidios han ocurrido en los barrios Las Flores y San Carlos.

Según Padilla, enero representa una reducción de tres homicidios en comparación con el año pasado.

“En enero 2012 hubo 16, para este año hubo 13, pero lo que más ha provocado una alarma social es que varios se han registrado en la cabecera,” dice.

Sobre el control de territorios, el oficial dijo que la colonia La Rubio está bajo el control total de la pandilla 18.

Mientras que en los barrios Las Flores y San Carlos están ambas pandillas.

Se pelean por tener un control total de las extorsiones y la venta de droga.

Vecinos que residen en la 5a Avenida Sur, que es el límite entre colonia Rubio y barrio Las Flores, aseguran que a partir de las 6:00 de la tarde la población está en sus casas encerrada.

“A partir de esa hora nadie transita por las calles de este lugar porque estamos en un tramo donde ambas pandillas se tiran a morir. Solo ellos pueden caminar en horas de la noche”, dijo una ama de casa.

En las colonias Los Rubio, Santa Rosa, y los barrios Las Flores y San Carlos, seguido se registran balaceras entre ambas pandillas a cualquier hora del día o por la noche.

Raúl Castro, presidente de la Cámara de Comercio en La Unión, afirma que es lamentable la situación de delincuencia e inseguridad en el departamento.

Referente a la tregua entre pandillas y las declaraciones del oficial Padilla, Castro expresa que no es necesario que la Policía lo confirme.

“En el acontecer diario se ha definido que esta tregua ha funcionado únicamente entre los mandos superiores de estos grupos. Veo que no existe una buena comunicación para que eso pudiese llegar hasta los actores (homicidas) que realizan este tipo de situaciones”, dijo Castro.

El empresario apuesta por una acción más realista por parte de las autoridades y los diferentes sectores y es la parte preventiva para evitar que sigan más personas involucrándose a estos grupos.

Varios lugareños que residen en dichas comunidades disputadas por las pandillas fueron consultados por EDH y aseguran tener temor a la situación de violencia.

“Las autoridades saben y no hacen nada”, lamentó una vecina al referirse a las acciones de las pandillas.

Tags

Abrir Comentarios

Cerrar Comentarios