Secciones
×

Síguenos en

Panteón está en zona de dominio de pandillas entre Turín y Atiquizaya

El pozo de Turín está rodeado de grupos de pandilleros, así como de mitos y leyendas que "saltan" a la vida cotidiana.

Por Jaime López sucesos@eldiariodehoy.com

Feb 02, 2013- 19:00

Las excavaciones del pozo de Turín se desarrollan en el caserío La Línea o La Mielera, en el cantón El Zapote, situado entre los límites de los municipios de Turín y Atiquizaya, en Ahuachapán.

De acuerdo con la Policía Nacional Civil, el sector es complejo por la presencia de pandillas, sobre todo de la MS.

Por las tardes y noches, de acuerdo con los patrullajes policiales, el sector es merodeado por grupos de jóvenes miembros de esta mara.

Frecuentan el sector para compartir supuestamente droga o planear hechos ilícitos. Varios homicidios también han ensombrecido la zona, todo a consecuencia de los grupos de maras.

Para garantizar la seguridad del personal que trabaja en el pozo y la maquinaria utilizada, día y noche hay de entre cinco y siete policías en la zona.

Igual número de soldados también apoyan a la Policía en el sector. Aún con esa seguridad, los grupos de pandillas siempre se movilizan en los alrededores del pozo.

La zona es periférica del centro de Turín situada a unos 600 metros de distancia.

En cuanto a las anécdotas que rodean los trabajos en el llamado pozo macabro de Turín, algunas personas manifiesta haber visto movimientos extraños o paranormales a altas horas de la noche.

Relatan que del fondo del pozo sale una luz, además se observan bultos o figuras humanas que deambulan en los alrededores del afluente.

También indican que desde el fondo del mismo se escucha un escándalo, como que se tratara de una reunión de personas o una discusión acalorada.

Para rematar, el pozo es guarida de innumerables golondrinas que salen y regresan todos los días. Esos movimientos provocan sendos ruidos que crean nerviosismo en las personas.

Tags

Abrir Comentarios

Cerrar Comentarios