Secciones
×

Síguenos en

Encuentran calcinada a enfermera que desapareció en Chalatenango

Desapareció el 29 de diciembre anterior. Ella recién se había graduado de enfermera

Foto en la que aparece Ana Elizabeth Guerra Pérez recibiendo su título como enfermera, el pasado 21 de septiembre. Se graduó de la Universidad Andrés Bello. Foto EDH / Marlon Hernández.Foto que Ana Elizabeth tenía en su cuenta de Facebook. Foto EDH /
Foto en la que aparece Ana Elizabeth Guerra Pérez recibiendo su título como enfermera, el pasado 21 de septiembre. Se graduó de la Universidad Andrés Bello. Foto EDH / Marlon Hernández.Foto que Ana Elizabeth tenía en su cuenta de Facebook. Foto EDH / Marlon Hernández.

Por Jorge Beltrán Luna sucesos@eldiariodehoy.com

Feb 06, 2013- 19:00

Desde hace aproximadamente seis años, en el municipio chalateco de La Laguna, no se cometía un homicidio. Pero esa buena racha se rompió ayer luego de que un campesino halló restos humanos calcinados en una zona rural del barrio Las Delicias.

Aunque un oficial de la Policía Nacional Civil (PNC) recomendó a familiares de Ana Elizabeth Guerra Pérez, de 25 años, no dar por hecho que son los restos de ella los hallados ayer en una plantación de guineos, familiares de la joven creen que se trata de ella por el hallazgo de un retazo de tela, similar al que ella vestía el día que desapareció.

Una fuente de la Fiscalía de Chalatenango dijo que los restos podrían tener aproximadamente un mes de haber sido incinerados, lo cual también coincide con la fecha de desaparición de Guerra Pérez.

Ana Elizabeth era una joven que recién se había graduado de enfermera de la Universidad Andrés Bello, en Chalatenango, desapareció el pasado 29 de diciembre, cuando salió rumbo al cantón El Coyolito, del municipio de Tejutla, siempre en el mismo departamento chalateco.

Días después, familiares de la joven denunciaron la desaparición y la buscaron por muchos rumbos, le hicieron infinidad de llamadas a su teléfono móvil… pero no tuvieron resultados. Hasta ayer.

Los restos humanos ayer encontrados consistían únicamente en unos pocos huesos y un poco de cenizas que fueron recogidas por el Instituto de Medicina Legal (IML) en presencia de, familiares de la supuesta asesinada, la Fiscalía de Chalatenango e investigadores policiales.

Sin embargo, tendrán que esperar a que el Instituto de Medicina Legal le practique varios exámenes a los restos calcinados para tener la certeza, o descartar, de que se trata de la joven Guerra Pérez.

De momento, tanto autoridades como parientes no tienen ni idea del por qué de la desaparición y, supuesto, asesinato de la joven, a quien describen como una joven de trato agradable, servicial y muy apreciada por ello en el cantón Pacaya, de La Laguna, donde residía junto a varios hermanos menores que ella.

Misteriosa desaparición

Vecinos del cantón indicaron que desde hace varios años, por sus estudios de enfermería, era ella a quien buscaban para cualquier asunto médico, en especial para que les suministrara inyecciones.

Tanto en el pueblo de La Laguna como vecinos de caseríos La Pacaya, y La Aldea afirman que aquel 29 de diciembre, vieron a la joven enfermera conversar con dos muchachos, vecinos del municipio, aproximadamente como a las 5:00 p.m.

Es más, poco antes de esa hora, ella hizo una llamada a uno de sus amigos para pedirle que la fuera a encontrar, puesto que desde donde la dejaría el autobús (en el centro de La Laguna) tenía que caminar entre cuatro o cinco kilómetros. A su vez, ese joven a quien Ana Elizabeth llamó, pidió a un hermano de ella que lo acompañara.

Ambos se fueron en una motocicleta, al punto de llegada del bus pero no vieron bajar a Ana Elizabeth por que luego de dar unas vueltas por el pueblo, regresaron a Pacaya.

Pero una fuente policial indicó que al preguntarle a uno de los dos jóvenes (con quienes lugareños señalan haber visto a la enfermera aquella tarde de diciembre cuando desapareció), aquel respondió que desde el 23 de diciembre no veía a Ana Elizabeth, algo contrario a lo que indican vecinos de La Laguna.

La joven era la hija mayor de una pareja que desde hace unos 10 años decidieron emigrar ilegalmente hacia Estados Unidos para salir de la pobreza en que vivían.

Los padres de la joven la dejaron a ella y a otros hermanos al cuidado de un pariente cercano en cuya casa vivieron hasta hace poco tiempo cuando ella decidió ir a vivir a la casa de sus padres, siempre en el caserío Pacaya.

Ana Elizabeth, según vecinos, aún no tenía trabajo formal como enfermera, por lo que generalmente se dedicaba a elaborar hamacas, una actividad muy común en el referido caserío.

Según algunos parientes, la joven estaba haciendo trámites para conseguir un empleo, de acuerdo con lo que ella les había comentado.

La Laguna es un municipio del norponiente de Chalatenango, limítrofe con Honduras, donde pese a haber presencia de la mara Salvatrucha, el último asesinato que recuerdan es la decapitación de un joven pandillero a manos de sus mismos compinches. De eso hace unos seis años, explicaron lugareños.

Articulos Relacionados

Tags

Abrir Comentarios

Cerrar Comentarios