Secciones
×

Síguenos en

Escuela Linares a la espera de que Mined cumpla compromisos

Actualmente la cartera de Estado alquila el lugar que ocupa la escuela y se ha comprometido a comprar un terreno para ellos

Alumnas de tercer ciclo reciben clases de inglés en el Centro de Recursos de Aprendizaje (CRA). foto edh / Lisseth Monterrosa
Alumnas de tercer ciclo reciben clases de inglés en el Centro de Recursos de Aprendizaje (CRA). foto edh / Lisseth Monterrosa

Por

Feb 15, 2013- 20:00

A pocos días para que inicie marzo, los docentes y alumnos del centro escolar Francisco Linares, ubicado en Apopa, esperan con ansias que el Ministerio de Educación (Mined) cumpla los compromisos que asumió el año pasado, entre ellos comprar en ese mes el terreno para su escuela y empezar pronto la construcción.

Eso sólo fue posible luego de que docentes, alumnos y padres de familia realizaron el año pasado una serie de denuncias y una protesta de calle para pedirle al presidente de la República, Mauricio Funes, tome en cuenta sus peticiones y propicie una solución a sus necesidades.

El centro educativo, que cuenta con 1,488 estudiantes, funciona desde hace varios años en un terreno que tras los acuerdos de paz quedó en propiedad de Amirpon, una asociación de exmiembros de la desaparecida Policía Nacional, quienes tienen allí el Colegio Coronel Francisco Linares.

Hasta la fecha, Educación cancela una importante suma de dinero a la mencionada asociación, misma que el año pasado, al prorrogar el contrato de arriendo con Educación, pidió que la escuela dejara libres a partir del 1 de enero de 2013 tres aulas que ocupaba para dar el tercer ciclo y donde el colegio busca atender más estudiantes.

Hoy la escuela está a la espera de que Educación termine de construir tres aulas provisionales para ubicar las secciones de tercer ciclo, que por el momento funcionan en espacios que el colegio les ha prestado a petición de la directora de la escuela.

Las incomodidades que pasan los estudiantes del centro educativo público son notorias. Las aulas donde reciben clases no reúnen las condiciones pedagógicas necesarias y con la construcción de las aulas temporales el espacio para correr y jugar se ha reducido aún más.

La institución no cuenta con un salón especial para desarrollar las prácticas de laboratorio, porque uno de los salones entregados también era utilizado para tal fin. Tampoco tiene un salón adecuado para biblioteca. El centro de cómputo, donde también imparten clases de inglés a todos los alumnos, es pequeño.

Silvia Ismenia Ticas Ruiz, directora del centro educativo público, afirmó que la cartera de Estado ya tiene un valúo final del terreno sujeto a compra y en noviembre le plantearon al dueño del inmueble adquirirlo a un costo de $15 la vara cuadrada. Este último ya aceptó vendérsela a la cartera de Estado a ese precio, como consta en un acta firmada con fecha 29 de noviembre 2012.

De allí que Educación tiene que gestionar los fondos con el Ministerio de Hacienda, quien es el que concreta la compra.

El terreno, donde los maestros, los padres y los alumnos quieren que se construya el complejo educativo mide 40,377.72 varas cuadradas, consta en el acta.

En el documento donde se establece la prórroga de arrendamiento que fue concedida por Amirpon quedó establecido que el compromiso estará vigente hasta el año 2014. Esto bajo la condición de que a ese año la construcción de la escuela tenga un avance de al menos 65 por ciento.

La directora explica que al tener edificios propios podrán brindar el servicio de educación media, tan necesario en esa localidad donde sólo hay cerca de tres institutos públicos que ya no dan abasto para cubrir la demanda en esa localidad muy poblada.

Pese a las amenazas de cierre que el año pasado hubo sobre el centro educativo este logró mantener su matrícula. Ticas Ruiz afirmó que hay padres y niños que son fieles a la institución.

“Un llamado al presidente porque este es un centro educativo que beneficia a muchos estudiantes, porque en los alrededores hay muchos centros escolares, pero son privados y los padres no los pueden pagar”, explicó César Alexander Renderos, quien tiene 14 años y estudia en la escuela desde kinder.

“Me gustaría terminar aquí el noveno grado y seguir aquí el bachillerato. Queremos una institución propia… nos están quitando espacio para la recreación”, comentó Renderos, quien considera que le gusta la enseñanza que les brindan y el trato que les dan los maestros.

Articulos Relacionados

Tags

Abrir Comentarios

Cerrar Comentarios