Secciones
×

Síguenos en

La eterna lucha por ordenar la calle Rubén Darío

En varias ocasiones se ha intentado retirar las ventas y el transporte, pero la medida solo ha funcionado temporalmente

Para los transeúntes es difícil caminar por la zona. Vendedores y camiones obstaculizan el paso. Foto edh / Marvin Recinos
Para los transeúntes es difícil caminar por la zona. Vendedores y camiones obstaculizan el paso. Foto edh / Marvin Recinos

Por Nidia Hernández comunidades@eldiariodehoy.com

Feb 20, 2013- 20:00

De todos los esfuerzos que se han hecho por ordenar la calle Rubén Darío, hasta la fecha, ninguno ha funcionado. Primero, por la oposición de los vendedores; y segundo, porque la alcaldía de San Salvador no tiene recursos para alquilar inmuebles donde reubicar a los comerciantes.

Los vendedores informales han hecho sus intentos, no de ordenar, sino de permitir que la calle tenga más espacio y se facilite el paso de vehículos y de los transeúntes.

Pero, pese a esos esfuerzos, la Darío sigue siendo una arteria con uno de los mayores congestionamientos, no solo por las 670 personas que venden en la zona, sino que por el ir y venir de los “carretilleros” y los camiones de carga y descarga que se estacionan en la vía.

En las horas pico el tráfico se vuelve pesado, ya que la regulación de horarios establecidos para las descargas de mercadería que realizan los camiones en la vía no se respeta y se parquean donde les place, tomándose el tiempo que ellos deciden permanecer.

Por si fuera poco, los vendedores con carretas abonan al congestionamiento en la zona, porque, en su mayoría, transitan en sentido contrario a los automóviles y transeúntes.

Con ese problema, el tránsito para los peatones se vuelve difícil y arriesgan su vida, porque deben de esquivar a los vendedores estacionarios, a los ambulantes y a los vehículos de carga.

“La raíz del problema todavía no se ha solucionado porque el problema no solo son los vendedores, sino que los camiones y los de las carretillas. Aún les falta más trabajo en la Darío”, destacó Gregorio Mancía, quien transita a diario por la arteria.

La Darío está compuesta por 12 cuadras que comprenden desde la 13a. Avenida Sur hasta la avenida Cuscatlán. Toda la vía está saturada de vendedores que han comercializado en la zona durante más de 30 años.

La comuna capitalina es consciente de la situación y prevé impulsar un proyecto para solucionar la temática.

“Nosotros hemos hablado con los dueños de los negocios de la calle. En octubre del año pasado hicimos el primer contacto, les planteamos un proyecto sobre la recolección de los desechos sólidos y el tema de la carga y descarga”, aseveró el miembro de la comisión de reordenamiento de la alcaldía, Irvin Rodríguez, quien dijo que en su momento se anunciará la medida.

La iniciativa incluye ejecutar un circuito de recolección de basura para darle fluidez al tránsito y estipular horarios de carga y descarga.

Con los carretilleros se pretende crear un carril para que transiten en el mismo sentido vehicular.

Lo nuevo que se ha hecho es que los vendedores retiraron puestos, de forma voluntaria, en una línea de la calle.

Tags

Abrir Comentarios

Cerrar Comentarios