Secciones
×

Síguenos en

Muere niña por plaguicida y adolescente está grave

b La niña estuvo seis días ingresada en el hospital Bloom, pero murió el domingo pasado La niña estuvo seis días ingresada en el hospital Bloom, pero murió el domingo pasado

Un joven de 13 años, intoxicado con organofosforado, sigue ingresado en el Hospital de Niños Benjamín Bloom. Foto EDH / Óscar Mira
Un joven de 13 años, intoxicado con organofosforado, sigue ingresado en el Hospital de Niños Benjamín Bloom. Foto EDH / Óscar Mira

Por Yamileth Cáceres nacional@eldiariodehoy.com

Ene 29, 2013- 20:00

Una niña de 3 años murió el fin de semana tras resultar intoxicada con un plaguicida, mientras un adolescente de 13 años fue ingresado en el hospital Bloom por la misma causa.

La víctima mortal llegó a la Sala de Emergencias del establecimiento el 21 de este mes con signos evidentes de envenenamiento por organofosforados.

Inicialmente fue atendida en el Hospital San Rafael, en Santa Tecla, La Libertad.

La historia clínica detalla que ella tenía horas de haber iniciado vómitos, pérdida de la conciencia y presentó problemas para respirar, por ello los familiares la trasladaron al centro médico.

La paciente llegó en un paro cardiorrespiratorio y con las pupilas mióticas (pequeñas), salivación excesiva y la frecuencia cardíaca baja.

“Ante todo eso sospecharon intoxicación con organofosforado, la atendieron, pero la mandaron para aquí”, explicó Carlos Mena, jefe de Epidemiología del Bloom.

Al centro pediátrico llegó en estado crítico y fue ingresada en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI), donde se le continuó su tratamiento, pero murió en las primeras horas del domingo 27.

Su sistema nervioso estaba afectado, sufrió un paro cardíaco que los especialistas trataron de revertir, pero la infante no respondió.

Las circunstancias en las que la menor resultó intoxicada se desconocen. La niña residía en La Libertad.

Mientras que el adolescente se encuentra delicado de salud en la UCI del Bloom procede de Apaneca, Ahuachapán.

Mena manifestó que, en este caso, se presume que el paciente intentó suicidarse, pero las historias dadas por los familiares no son claras.

El caso se reportó a Pediatría Social del centro médico, para que realicen las investigaciones necesarias.

El adolescente sufrió convulsiones y tuvo un paro cardiorrespiratorio. Estuvo conectado a un respirador artificial, pero ya se le retiró.

Él también ingirió organofosforado que le dañó su sistema nervioso, por ello deben esperar su evolución.

Cuatro envenenados

De acuerdo con el reporte del hospital Bloom, en lo que va de enero registran cuatro pacientes envenenados.

Al inicio de año se atendieron los otros dos casos, uno de 4 años procedente de San Marcos, en San Salvador, y uno de 3 años, de Santo Domingo, en San Vicente.

El año pasado, a la misma fecha, se registraba el ingreso de un niño de 3 años por la misma causa que luego murió.

En todo 2012 en el Bloom se reportan 11 casos de intoxicación por plaguicidas.

El lunes se solicitaron las cifras generales al Ministerio de Salud (Minsal), pero hasta ayer no se tenía respuesta.

De acuerdo con Mena, al parecer, se trata de envenenamientos accidentales, hijos de padres agricultores que han dejado el veneno en algún lugar de la casa y los niños lo han ingerido, a excepción del caso del adolescente.

El epidemiólogo del Bloom dice que, por lo general, los padres de familia no son claros en la información que brindan en el establecimiento porque pueden tener implicaciones legales.

Todas los ingresos por esta causa son referidos a Pediatría Social y, al encontrar indicios de que no fue accidental, se trasladan a otra institución para que haga las averiguaciones.

El organofosforado puede causar sangramientos en el organismo, daño gástrico y afecta el sistema nervioso. La forma de revertir la intoxicación es con atropina.

“Si estos niños se atienden los más pronto posible, tienen buen pronóstico y no pasa a más”, agregó el epidemiólogo.

A finales de noviembre del año pasado, una niña de 6 años fue ingresada en la UCI del Bloom en estado crítico, ella también se envenenó con un plaguicida.

La menor de edad reside en la zona rural de Zacatecoluca, La Paz. Durante cinco días, estuvo con respiración asistida.

Se desconoce cómo se envenenó. La madre relató a los médicos que su hija jugaba con unos amigos y de pronto cayó al suelo con convulsiones.

Mena considera que los padres han descuidado un poco a sus hijos, porque están dejando el veneno a su alcance.

“El niño de 13 años pudo ser (por) otra cosa, pero que niños de 4 y de 3 años vengan intoxicados, es algo que si los padres los cuidaran, (no sucedería), porque el niño es curioso, ve una botella con algo y trata de agarrarla”, comentó el médico.

El jefe de Epidemiología indicó que hay que dar la alerta a los padres de familia que trabajan en la agricultura para que dejen aislados los plaguicidas.

Los dos primeros pacientes se fueron de alta sin secuelas neurológicas.

En Maternidad, de enero a noviembre del año pasado reportan la atención de ocho embarazadas intoxicadas con plaguicidas y rodenticidas, dos de ellas murieron.

En estos casos se sospechó que se autoinfligieron, es decir que ellas trataron de hacerse daño. Tenían entre los 17 y 29 años, casi todas con embarazos antes del tercer trimestre, y en siete casos los bebés perecieron.

Tags

Abrir Comentarios

Cerrar Comentarios