Secciones
×

Síguenos en

Conductor ebrio provoca tres muertes en un accidente vial

Arrolló a un panadero y eso le hizo perder el control del vehículo; causó su muerte y la de un socorrista

Vecinos de la zona aseguran que los conductores exceden la velocidad en ese tramo de la carretera. Foto EDH / Francisco Torres
Vecinos de la zona aseguran que los conductores exceden la velocidad en ese tramo de la carretera. Foto EDH / Francisco Torres

Por Francisco Torres nacional@eldiariodehoy.com

Ene 27, 2013- 19:55

USULUTÁN. Para la División de Tránsito de la Policía Nacional Civil (PNC) no hay ninguna duda: el accidente que ayer causó tres muertes en la calle al municipio de Santa Elena se debió a la excesiva velocidad y al hecho de conducir bajo los efectos del alcohol.

El percance vial se registró poco después de las 4:00 de la mañana, cuando José María Henrríquez, de 48 años, perdió el control de la camioneta placas particulares P 623 426.

Por conducir demasiado rápido y en estado de ebriedad, Henrríquez invadió el carril contrario, lo que provocó que embistiera de manera frontal a Andrés Aparicio, de 43 años, quien se conducía en su bicicleta, a vender pan al centro del municipio.

Según relató el agente policial, quien solo se identificó como García, Henrríquez iba tan rápido que, después de haber atropellado al panadero, no pudo detener la unidad “y lo arrastró quizás unos 100 metros, o más”, precisó el oficial.

Pero la tragedia no terminó ahí. El vehículo patinó sobre el asfalto por varios metros hasta que cayó en una cuneta de casi un metro de profundidad. Luego de ese impacto, el vehículo salió disparado por los aires, relataron las autoridades.

Los cuerpos de los ocupantes del automotor también salieron disparados, porque además de la excesiva velocidad y de viajar bajo los efectos del alcohol, los ocupantes no llevan puestos sus cinturones de seguridad.

Las autoridades detallaron que además de la muerte del panadero y del chofer del vehículo, en el percance también perdió la vida Gabriel Orlando Chicas Dolores, de 19 años, un socorrista miembro de la Cruz Roja Salvadoreña, quien viajaba como acompañante en el vehículo que causó la desgracia.

Una calle peligrosa y con antecedentes

El percance se registró en el tramo de carretera entre el by pass de Usulután y el casco urbano del municipio, en la compresión del caserío El Tihuilotal, del municipio Santa Elena. Todas las víctimas son originarias de ese poblado.

El agente de tránsito García precisó que la calle últimamente se ha vuelto peligrosa porque a los automovilistas les gusta recorrerla con excesiva velocidad.

“Se trata de una calle recta, que permite visualizar hasta muy lejos, por eso es que la gente se confía y decide subir la velocidad, creyendo que podrán reaccionar si algo se les interpone en el camino”, señaló.

No obstante, el agente dijo que la calle encierra un peligro para los choferes y se trata de grandes desniveles que hay en el pavimento, lo cual, cuando se maneja muy rápido, puede provocar que el chofer de un vehículo pierda muy fácilmente el control de la unidad.

Lugareños dijeron sentir mucho temor de caminar a la orilla de la calle, porque, según confirmaron varios de ellos, es normal que los automovilistas excedan los límites de velocidad permitidos por la ley.

Triple choque

En horas de la mañana, en la carretera hacia el Puerto de La Libertad, tres vehículos resultaron involucrados en un percance que dejó como saldo solo daños materiales.

El triple accidente fue registrado sobre el kilómetro 24.

Tags

Abrir Comentarios

Cerrar Comentarios