Secciones
×

Síguenos en

Exmilitares protestan por estar excluidos de beneficios

Excombatientes del Ejército reclaman del Ejecutivo igualdad de beneficios que les ha otorgado a los exmiembros de la guerrilla del FMLN. Ayer bloquearon el paso a varios puntos fronterizos y cerraron importantes vías del país

La carretera a Comalapa fue una de las arterias escogidas por los manifestantes para exponer su descontento. Foto EDH / oscar mira
La carretera a Comalapa fue una de las arterias escogidas por los manifestantes para exponer su descontento. Foto EDH / oscar mira

Por José Zometa politica@eldiariodehoy.com

Ene 08, 2013- 19:00

entenares de e combatientes de la Fuerza Armada salieron ayer a las calles y cerraron varias arterias importantes del país como medida de presión y de protesta contra lo que ellos denominan una exclusión por parte del Gobierno de los beneficios a los que se comprometió a ejecutar en pro de ese sector de la sociedad. El Ejecutivo no los recibió ni tampoco dio su versión del asunto.

Por varias horas, los exmilitares cerraron el paso en varias fronteras del país como Las Chinamas y la Hachadura en Ahuachapán, y El Amatillo en La Unión, así como algunos tramos de las carreteras a Comalapa, la Troncal del Norte y la Panamericana. Esto provocó fuertes congestionamientos de vehículos y la pérdida de vuelos a algunos salvadoreños que viajarían al exterior, así como capturas y heridos en algunos enfrentamientos entre los excombatientes y la Policía (ver nota aparte).

A inicios de 2012 y por casi dos meses y medio, estos mismos grupos se tomaron la Catedral Metropolitana en demanda de beneficios por parte del Gobierno para ese sector.

El 29 de noviembre pasado se apostaron en la Plaza Barrios y amenazaron con realizar desórdenes y toma de calles si el Ejecutivo no atendía sus peticiones. Y fue hasta ayer que sorpresivamente hicieron efectivas sus advertencias.

De acuerdo con las quejas de los veteranos de la pasada guerra, no se les ha cumplido lo que se les prometió como parte de los Acuerdos de Paz firmados en 1992 entre el Gobierno y la entonces guerrilla y que fue retomado por el presidente Mauricio Funes, quien en enero de 2012, precisamente en el marco del 20o aniversario de dichos acuerdos, se comprometió a otorgarles varios beneficios, tanto a los veteranos de guerra como a sus grupos familiares.

Lo único, según estos grupos de exmilitares, es que a ellos el Ejecutivo los ha dejado fuera de los beneficios que sí les ha otorgado a los excombatientes de la entonces guerrilla del FMLN.

Por ejemplo, este grupo de exsoldados de la Fuerza Armada exige al gobierno de Mauricio Funes una indemnización de $10 mil para cada uno, prestaciones y acceso a créditos, además de atención médica en el Hospital Militar. También le exigen dos manzanas de terreno para cada uno de los exefectivos militares (ver entrevista a la par).

Se gestionó hablar con el responsable de coordinar las mesas de diálogo que se han instalado por separado, con los excombatientes del FMLN y un grupo de exmilitares de la Fuerza Armada, el secretario técnico, Alexander Segovia, para conocer su posición en torno a las demandas de los exmilitares, pero el encargado de comunicaciones, Mario Cerna, dijo que hasta hoy el funcionario brindaría una conferencia, en la que estarán representantes de los exmilitares y del FMLN (ver recuadro).

“Hay muchas necesidades que aún no están cubiertas, pero estos son los primeros pasos hacia el verdadero reconocimiento de los derechos de nuestros veteranos y veteranas, derecho que no se les ha reconocido en los últimos 20 años”, señaló el presidente Funes en su discurso por el 20o aniversario de la firma de los Acuerdos de Paz, donde anunció una serie de beneficios para los excombatientes del FMLN.

Entre los beneficios que anunció el mandatario hace un año están la creación de un programa nacional de atención integral en salud para los veteranos de guerra, la atención o tratamiento de afecciones en la vista, el corazón, salud mental y la creación de unidades especializadas en urología, ortopedia y oncología.

Eso implicaría la erogación de $7 millones durante el primer año y de unos $16 millones hasta el 2014, según dijo en esos días el secretario técnico de la Presidencia, Alexander Segovia.

El gobernante también mencionó la incorporación inmediata de unas 3,400 madres y padres de excombatientes al sistema de pensiones, fondo de protección de lisiados y anunció públicamente el otorgamiento de una pensión mensual de 50 dólares para aquellos veteranos mayores de 70 años, lo cual iniciaría dos meses después de ese acto realizado en el Centro Internacional de Ferias y Convenciones (Cifco); es decir, en marzo de ese mismo año.

En agosto de 2010 el gobierno de Mauricio Funes instaló una mesa de diálogo con un grupo de excombatientes del FMLN, a la vez que iniciaba un censo en todo el país para determinar la cantidad de excombatientes y las condiciones de pobreza en que estos y sus grupos familiares vivían, para luego determinar qué tipo de beneficios eran los que necesitaban para incluirlos en el programa de asistencia a este sector.

En 2012 y tras varias acciones de protesta, el Ejecutivo retomó la mesa de diálogo con el sector de exmilitares de la Fuerza Armada.

Citarán a Segovia

Los diputados de la Comisión Política (CP) pedirán al Procurador para la Defensa de los Derechos Humanos, Óscar Luna, les informe sobre los motivos de las protestas llevadas a cabo ayer por los veteranos de guerra de la Fuerza Armada.

Los diputados de todas las fracciones asintieron en que las acciones llevadas a cabo por los exmilitares de cierres de calles perjudica la vida productiva del país.

El diputado de CN, Antonio Almendáriz, manifestó que analizan citar a Alexander Segovia para que explique cómo está la negociación con los exsoldados. Añadió que deben ser objetivos y no “mentirles” en cumplir las peticiones económicas que los exmilitares demandan.

Roberto Lorenzana, del FMLN, expresó que detrás de las protestas de los veteranos de guerra y de los buseros la semana pasada tienen un hilo conductivo que es manejado por una “cabeza política”, pero no mencionó a ningún partido en particular.

Donato Vaquerano, jefe de fracción de la bancada de ARENA, dijo estar en desacuerdo con la acción de los exmilitares, porque afecta la productividad del país.

Articulos Relacionados

Tags

Abrir Comentarios

Cerrar Comentarios