Secciones
×

Síguenos en

Sindicatos de Brasil llaman a huelga general contra Rousseff

Durante el gobierno del exsindicalista Lula da Silva no hubo protestas de centrales sindicales

Rousseff anunció ayer apoyo financiero para que los municipios puedan "atender las demandas de las calles", en alusión a las protestas que han sacudido el país. foto edh /EFE
Rousseff anunció ayer apoyo financiero para que los municipios puedan "atender las demandas de las calles", en alusión a las protestas que han sacudido el país. foto edh /EFE

Por

Jul 10, 2013- 22:00

BRASILIA. Los sindicatos brasileños ratificaron ayer la convocatoria a una jornada de “luchas” y “huelgas” para hoy, aunque algunos piden apoyar al Gobierno y otros denuncian que la presidenta Dilma Rousseff “ha olvidado a los trabajadores” .

Las manifestaciones de hoy, con las que los sindicatos se proponen adherir a las protestas que estremecieron al país durante las tres últimas semanas de junio pasado y que perdieron fuerza desde entonces, serán un pulso entre las centrales obreras opositoras y las afines al Gobierno, que son las mayoritarias.

Aunque los principales sindicatos del país se han unido en la convocatoria, los objetivos que cada uno ha propuesto los divide y desvelan sus marcadas diferencias respecto al Gobierno.

A los sindicatos se unirán los Trabajadores Sin Tierra (MST), el Partido de los Trabajadores (PT), y la Unión Nacional de Estudiantes (UNE), publica El País de España.

En estos últimos 10 años, tanto los sindicatos como el movimiento estudiantil han estado cercanos al Gobierno, sobre todo desde que llegó al poder el exsindicalista Lula. Y nunca fueron a la huelga. Sin embargo, los que han organizado la gran manifestación nacional llegan divididos, excepto en algunas reivindicaciones laborales como la de las 40 horas de trabajo, más dinero para sanidad y educación, mayor calidad en el transporte público y la siempre aplazada reforma agraria, dice el periódico español.

En la acera opositora, la central obrera Força Sindical ha convocado a una huelga general para manifestar sus críticas al Gobierno y exigir la destitución del ministro de Hacienda, Guido Mantega.

También critican la adhesión del PT a las protestas y afirman que quien apoya al Gobierno “está en contra de los trabajadores”.

La central Conlutas, dominada por grupos marxistas, también ha convocado a una ” “huelga general” y a protestar contra un Gobierno que “pone en primer lugar los intereses de los bancos, de las empresas multinacionales y del agronegocio, y ha olvidado a los trabajadores”.

José María de Almeida, coordinador de Conlutas y presidente del Partido Socialista Unido de los Trabajadores (PSTU) , aseguró que la “huelga general” será respaldada por sindicatos del metro de Sao Paulo y gremios de metalúrgicos y petroleros, entre otros.

Unos 600 mil funcionarios públicos y judiciales se han adherido a la paralización propuesta por los sindicatos.

El posible enfrentamiento entre sindicatos del Gobierno y de la oposición preocupa al Gobierno, al punto que la presidenta Rousseff ha tenido un encuentro secreto en Brasilia con el expresidente y mítico exsindicalista Lula da Silva, indica El País citando al periódico Folha de Sâo Paulo.

A favor del Gobierno

Sin embargo, la Central Única de Trabajadores (CUT) , la mayor unión de sindicatos del país y controlada por el Partido de los Trabajadores (PT) , al que pertenece Rousseff, aclaró que las manifestaciones no pretenden ir contra el Ejecutivo.

En un comunicado, la CUT aclaró que no ha convocado a una “huelga general”, sino a una “jornada de luchas”, cuyo objetivo es presentar al Gobierno la “agenda de reivindicaciones “de la clase trabajadora “en el momento particular que vive la Nación”.

También ha advertido de que, en las manifestaciones ocurridas en el pasado junio, “se constató que la prensa, sectores conservadores y la derecha intentaron influir en favor de objetivos ajenos a los intereses de la inmensa mayoría del pueblo “que llevó a Rousseff y al PT al poder.

La “agenda de reivindicaciones” de la CUT, entre otros puntos, exige la reducción de la jornada laboral a 40 horas semanales y que se destine el 10 % del presupuesto nacional a la salud pública y un 10 % del PIB a la educación.

Asimismo, reclama por los atrasos en la reforma agraria, pide apoyo a una propuesta del PT para acabar con los “monopolios en la prensa” y respalda el plebiscito propuesto por Rousseff para que se consulte a la población sobre una reforma política.

El propio PT ha instado a su militancia a sumarse a la ” jornada de luchas “para respaldar a Rousseff y presentar propuestas que ayuden a “orientar” al Gobierno en su “propósito de servir a los intereses de los trabajadores”.

El secretario nacional de Movimientos Populares del PT, Renato Simões, pidió a los sindicatos y a la militancia del partido que se manifiesten en favor de las medidas que Rousseff ha adoptado para dotar a los brasileños de mejores servicios públicos, tal como pide la sociedad. —AGENCIAS

Tags

Abrir Comentarios

Cerrar Comentarios