Secciones
×

Síguenos en

Evo expulsa a la agencia de cooperación de EE. UU.

De nuevo acusó a la USAID de conspirar contra su gobierno

Evo Morales afirma que la USAID financia a organizaciones que se oponen a sus políticas. foto edh / reuters
Evo Morales afirma que la USAID financia a organizaciones que se oponen a sus políticas. foto edh / reuters

Por

May 01, 2013- 19:00

BOLIVIA. El gobernante Evo Morales anunció ayer la expulsión de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), a la que acusó de conspirar contra su gobierno, cuatro años después de haber echado al embajador de ese país y a la agencia antidroga DEA por las mismas razones.

“Hemos decidido expulsar a USAID de Bolivia, se va USAID, pido al hermano canciller (David Choquehuanca) comunicar inmediatamente a la embajada de Estados Unidos”, dijo el gobernante ayer ante centenares de sus partidarios que celebraron el Día del Trabajo en la plaza mayor frente a la casa de gobierno.

“Así nos vamos hacer respetar de ese instrumento (Estados Unidos) que todavía tiene una mentalidad de dominación y sometimiento… como una protesta frente al mensaje del canciller de Estados Unidos (el secretario de Estado John Kerry) que dice que Latinoamérica es el patio trasero de Estados Unidos. Lamentamos y condenamos”, acotó.

El gobierno de Evo advirtió en varias ocasiones con expulsar a USAID a la que acusó de financiar a organizaciones que se oponen a sus políticas, entre ellas a algunos pueblos indígenas de la amazonia que rechazan una carretera que el mandatario proyecta construir por medio del Territorio Indígena del Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS) una rica reserva natural en el centro del país.

Evo expulsó al embajador estadounidense Philip Goldberg por confabulación con los opositores en septiembre de 2008 y dos meses después a la agencia antidroga de ese país, DEA, por supuesto espionaje. Washington negó las acusaciones y en reciprocidad hizo lo propio con el representante boliviano y canceló unas preferencias que permitían a industriales bolivianos exportar sin aranceles a Estados Unidos textiles y otras manufacturas.

Desde entonces las relaciones entre La Paz y Washington no han podido normalizarse a pesar de la firma de un nuevo acuerdo marco en el que los dos países se comprometen a conducir sus relaciones con base en el respeto mutuo.

En Washington, el portavoz del Departamento de Estado Patrick Ventrell lamentó la decisión pero culpó al gobierno boliviano de no cooperar. “Negamos las acusaciones sin fundamento hechas por el gobierno boliviano. USAID ayudó a mejorar la vida de los bolivianos. El gobierno de Estados Unidos ha trabajado en los últimos cinco años para establecer una relación basada en el respeto mutuo… esta acción (expulsión de USAID) es una demostración de que el gobierno boliviano no está interesado en esa visión”, dijo.

Ventrell rechazó las críticas de Evo a Kerry en alusión al calificativo de “patio trasero”. “Se trata de que somos vecinos y amigos”, dijo.

El portavoz aseguró que los programas de la USAID “ayudaban a mejorar las vidas de bolivianos de a pie”, por lo que “los más heridos por la decisión serán los bolivianos”.

Aseguró que esos programas, implementados desde 1964 y centrados en su mayoría en las áreas de educación, medio ambiente y salud, “fueron coordinados en su totalidad con el Gobierno boliviano en conformidad con su plan nacional” de desarrollo.

Ventrell no descartó que Estados Unidos pueda tomar alguna medida en reacción a la expulsión de la agencia, al señalar que el Gobierno de Barack Obama “se reserva” esa posibilidad.

Para la profesora universitaria Jimena Costa, Evo trata de “recuperar imagen y reposicionar su discurso” antiimperialista tras la muerte del venezolano Hugo Chávez. A Evo la figura del imperialismo norteamericano le resultó “muy funcional para acusarlo de toda conspiración real o imaginaria”, dijo a la AP Costa, profesora de Coyuntura Política en la principal universidad pública de La Paz.

Aumento de salario

Además, ayer trascendió que Evo firmó un decreto para subir en un 20 % su salario, hasta los $2,586, con el argumento de que fue “presionado” para hacerlo, para así permitir un aumento de los sueldos a los profesionales del Estado.

Dijo en un discurso a las puertas del Palacio de Gobierno en La Paz que “de verdad no le gusta” la idea de aumentarse el sueldo, que hasta ayer era de 2,155 dólares, pero que se sintió obligado a hacerlo por esa razón.

Explicó que profesionales que trabajan para el Estado, como los docentes universitarios, le pidieron que incrementara el salario presidencial porque en Bolivia los empleados estatales, salvo casos excepcionales en empresas estratégicas, no pueden ganar más que el mandatario.

Insistió en que las universidades estatales están perdiendo a sus mejores profesionales porque no han tenido aumentos desde 2006.

“Este hecho me obliga a que el salario del presidente en una nueva escala salarial referente sea de 15 salarios mínimos. Repito, no me gusta, pero (estoy) obligado a entender que nuestros profesionales no se vayan al sector privado”, subrayó.

Los 15 salarios mínimos suman este año 2,586 dólares.

Al llegar al poder en 2006, Morales aprobó en señal de austeridad la rebaja del salario presidencial a la mitad, a casi 2.000 dólares. —AGENCIAS.

Tags

Abrir Comentarios

Cerrar Comentarios