Secciones
×

Síguenos en

Corea del Norte reactivará sus plantas nucleares

EE.UU.: Si Corea del Norte reabre reactor violará obligaciones internacionales

Buques de la marina de Estados Unidos y de Corea del Sur durante los ejercicios militares que realizan de manera conjunta. foto edh / reuters
Buques de la marina de Estados Unidos y de Corea del Sur durante los ejercicios militares que realizan de manera conjunta. foto edh / reuters

Por

Abr 02, 2013- 19:00

PYONGYANG. Corea del Norte volverá a poner en marcha todas sus instalaciones nucleares, incluido el reactor nuclear de Yongbyon, que lleva cerrado desde 2007, según ha informado este martes el servicio oficial de noticias norcoreano KCNA.

Pyongyang, que el pasado sábado se declaró en “estado de guerra” con el Sur, anuncia así que volverá a montar y reiniciar este reactor nuclear y también su planta de enriquecimiento de uranio.

Un portavoz de la Departamento General de Energía Atómica citado por KCNA ha asegurado que no sólo serán utilizadas tanto para producir energía, sino que también se les dará un uso militar.

El comunicado de KCNA indica que esto fortalecerá las fuerzas nucleares norcoreanas “en cantidad y calidad”.

El reactor puede producir barras de combustible gastado que se pueden convertir en plutonio. Eso es lo que los expertos creen que Corea del Norte usó para sus pruebas nucleares en 2006 y 2009. No está claro si en la prueba de febrero se usó plutonio o uranio.

La central de Yongbyon, la principal de Corea del Norte, fue cerrada en 2007 en el marco de un acuerdo internacional por el que el país entonces dirigido por Kim Jong-Il —el padre del actual dictador, Kim Jong-un— aceptó poner fin a su programa de armamento atómico a cambio de energía, alimentos y otras ayudas.

A lo largo de las últimas décadas, Pyonyang ha mantenido un tira y afloja constante con la comunidad internacional en lo que respecta a su programa nuclear. Ha firmado acuerdos para recibir apoyo a cambio de parar la actividad atómica y los ha revocado casi de inmediato, ha realizado pruebas nucleares, ha expulsado inspectores internacionales, los ha readmitido y los ha vuelto a expulsar.

La decisión de reactivar el programa nuclear es el último episodio de la crisis desatada en la península de Corea, donde el Norte se encuentra formalmente desde el sábado en “estado de guerra” con el Sur. La escalada diplomática se inició el pasado diciembre, cuando el país comunista lanzó un cohete, y se agravó en febrero cuando realizó una prueba nuclear condenada y sancionada por el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.

En estos meses, la retórica belicista del régimen de Kim Jong-un ha ido desde el anuncio de la ruptura de todos los pactos de no agresión con Seúl, incluido el armisticio que puso fin a la guerra de Corea (1950-1953), hasta la amenaza de llevar a cabo ataques nucleares preventivos contra Estados Unidos y Corea del Sur.

Seúl ha respondido a las acciones del Norte advirtiendo de que responderá de forma contundente a cualquier provocación y que seguirá realizando maniobras militares conjuntas con Estados Unidos, su principal aliado.

Las promesas nucleares y una creciente oleada de amenazas en las últimas semanas son vistas como esfuerzos de Pyongyang para obligar a Washington a ofrecerle ayuda económica a cambio de su desarme y para incrementar la lealtad de la ciudadanía hacia el joven líder norcoreano Kim Jong Un al mostrarlo como un poderoso comandante militar.

Estados Unidos instó ayers a Corea del Norte a abandonar sus ambiciones nucleares y dijo que sería “extremamente alarmante” si Pyongyang cumple su promesa de reencender su reactor de plutonio.

El vocero presidencial Jay Carney dijo que el anuncio de Corea del Norte es una violación de sus obligaciones internacionales y señaló que, aunque Pyongyang ha obtenido armas nucleares previamente, eso no ha mermado la determinación de EE.UU. de ver a la pení­nsula de Corea libre de armamento atómico. Llamó a Rusia y China, dos países con influencia en Corea del Norte, a usar su influencia para convencer a Pyongyang de cambiar su curso.

Estados Unidos ha enviado los destructores “Decatur” y “John McCain” al Pacífico occidental en respuesta a las recientes amenazas de Corea del Norte, informó ayer el portavoz del Pentágono, George Little. Según Little, están allí “para llevar a cabo una misión de defensa antimisiles”. —AGENCIAS

Tags

Abrir Comentarios

Cerrar Comentarios