Secciones
×

Síguenos en

EE.UU.

Hallan circuito de posible bomba en Boston

Varias víctimas de los atentados explosivos del lunes continúan hospitalizadas, muchas con heridas graves, entre ellas tres niños de 5, 9 y 10 años

Las autoridades estadounidenses continúan en la búsqueda de pistas tras las explosiones en Boston. Foto/ AP
Las autoridades estadounidenses continúan en la búsqueda de pistas tras las explosiones en Boston. Foto/ AP

Por AP

Abr 17, 2013- 10:00

Las autoridades que investigan los cruentos atentados con bomba durante el maratón de Boston han recuperado el fragmento de un circuito que creen fue parte de los artefactos explosivos y hallaron además la tapa de una olla exprés que al parecer salió expulsada hasta la azotea de un edificio cercano, dijo el miércoles un funcionario.

Un agente policial enterado de las investigaciones confirmó a The Associated Press que las autoridades han recogido lo que creen son partes con las que se construyeron los artefactos explosivos. El funcionario solicitó el anonimato porque no estaba autorizado a hacer declaraciones sobre las pruebas que se han recabado en la actual investigación.

Una persona cercana a la pesquisa había dicho antes a la AP que las bombas consistieron de explosivos colocados en ollas exprés de seis litros (1,6 galones); a una se le agregaron trozos de metal así como balines, y a la otra, clavos.

Por su parte, un doctor del Centro Médico de Boston dijo el miércoles que continúan en condición crítica en el lugar dos pacientes, entre estos un niño de cinco años. Decenas de heridos fueron dados de alta de diversos hospitales en los alrededores de Boston.

Los diversos organismos policiales solicitaron el martes a la ciudadanía que facilite fotos, videos o cualquier información que les ayude a resolver el atentado con dos bombas que el lunes causó tres muertos y más de 170 heridos.

Los investigadores difundieron información sobre las bombas, en las que se utilizaron ollas exprés llenas de explosivos, clavos y trozos de hierro; según el FBI, nadie se ha adjudicado los estallidos de las bombas.

“Alguien debe saber quién hizo esto”, dijo Richard DesLauriers, agente del FBI en conferencia de prensa en la que detalló el tipo de pistas que pudo haber dejado quien cometió las explosiones. “Lo más importante es que la persona que perpetró esto es amigo, vecino, compañero de trabajo o pariente de alguien”, apuntó.

El presidente Barack Obama consideró el atentado un acto de terrorismo pero afirmó que las autoridades desconocen “si fue planeado y ejecutado por alguna organización terrorista, externa o interna, o si fue el acto de un individuo malévolo”. Obama tiene intención de asistir el jueves a un servicio interreligioso en honor de las víctimas en Boston.

Numerosas víctimas de los atentados explosivos en Boston continuaban hospitalizadas, muchas con heridas graves. Los médicos que atendieron a los heridos corroboraron las versiones de que las bombas estaban llenas de metralla y que fueron diseñadas para causar tumulto.

Entre las 17 víctimas que continuaban en condición crítica figuraban un niño de cinco años, una niña de nueve y un chico de 10 años.

El jefe de cirugía traumática en el Centro Médico de Boston dijo que la mayoría de las heridas atendidas en el hospital fueron de piernas tras los bombazos en el maratón.

“Teníamos muchos lesionados en las extremidades inferiores, así que creo que los daños fueron muy cerca del suelo, no hacia arriba”, dijo el doctor Peter Burke.

“Los pacientes que tenían lesiones en la cabeza fueron golpeados por cosas o por fragmentos que salieron hacia arriba”, agregó.

Un informe de inteligencia entregado a las fuerzas policiales incluye la foto de una olla exprés destruida y una bolsa negra también destruida que el FBI dijo fueron parte de una bomba que estalló durante el maratón.

DesLauriers dijo que la cooperación de parte de la comunidad será muy importante en la investigación. Afirmó que el rango de sospechosos continúa siendo amplio y que para el mediodía del martes se habían recibido más de 2.000 avisos.

Las bombas estallaron con diferencia de 10 segundos o más, arrancaron extremidades a las víctimas y dejaron las calles salpicadas de sangre. Los estallidos ocurrieron cerca de la línea de meta y convirtieron instantáneamente la fiesta de la carrera en una escena dantesca de confusión, horror y actos de heroísmo.

En las explosiones perdieron la vida Martin Richard, de ocho años, de Boston, y Krystle Campbell, de 29 años, de Medford. El periódico Shenyang Evening News, un diario estatal chino, identificó a la tercera víctima como la china Lu Lingzi, estudiante graduada de la Universidad de Boston.

Tags

Abrir Comentarios

Cerrar Comentarios