Secciones
×

Síguenos en

“Es un santo… en el futuro la Iglesia hablará mucho de él”

El sacerdote salvadoreño Jorge Rivas relata anécdotas de cómo conoció a Joseph Ratzinger

El padre Jorge Rivas Villalobos se fotografió junto al ahora Papa emérito Benedicto XVI durante un encuentro cuando el salvadoreño realizaba sus estudios en Roma.
El padre Jorge Rivas Villalobos se fotografió junto al ahora Papa emérito Benedicto XVI durante un encuentro cuando el salvadoreño realizaba sus estudios en Roma.

Por

Feb 28, 2013- 19:00

El padre Jorge Alberto Rivas Villalobos, rector del Seminario Mayor San José de la Montaña de San Salvador, conoció al entonces cardenal Joseph Ratzinger en Roma.

Entonces no pensaba que el purpurado, jefe de la Congregación para la Doctrina de la Fe, llegaría a ser un Papa que dejaría honda huella en la Iglesia universal.

El padre Jorge estudiaba para esa época en la Universidad de la Santa Cruz, en Roma, y fue testigo tanto de hechos tan tristes como la muerte de Juan Pablo II como de la elección de Benedicto XVI. Ahora hace votos por que sea electo un Papa que dé nuevo impulso a la difusión del Evangelio.

¿Cómo conoció al Papa?

Antes de ser elegido como Romano Pontífice tuve la oportunidad de saludarlo y hablar con él en una ocasión cuando un sacerdote amigo mío, quien había hecho unos estudios basados en un libro del cardenal, quiso buscarlo para hablarle de esa investigación. Nos atendió amablemente durante unos minutos y accedió también a hacerse unas fotografías con nosotros. En aquel momento no pensamos que acabábamos de retratarnos con el futuro Papa.

¿Qué otra experiencia tuvo?

Abril de 2005 es inolvidable para mí por varios motivos…

Aquella tarde del segundo día del Cónclave… poco antes de que se asomara el Papa, el ambiente cambiaba de un momento a otro: la gente gritaba al ver el humo: unos decían, ¡es blanco! Pero otros decían lo contrario: es negro. Después de esas incertidumbres estaba claro: ¡el humo era blanco! Todos estábamos eufóricos de alegría, ¡teníamos un nuevo Papa! Llegó el momento: las palabras en latín indicaban que el nuevo Papa era el cardenal Ratzinger, quien había querido tomar el nombre de Benedicto XVI. Apareció el Santo Padre y en la Plaza de San Pedro del Vaticano a los aplausos interminables se agregaban lágrimas de emoción y agradecimiento a Dios. Pude estar otra vez en la Plaza el día del inicio de su Pontificado.

¿Qué piensa de él?

Es un santo que sucedió a otro santo, no sólo porque a cada uno se le llamara Santo Padre, sino porque realmente son santos: a uno la Iglesia ya lo ha beatificado: a Juan Pablo II y no sabemos cuándo, pero en el futuro la Iglesia hablará, estoy seguro, mucho más que ahora, del Papa Benedicto XVI.

Cuando murió el Papa Juan Pablo II muchas personas se preguntaban qué difícil será para el futuro Papa, por el listón tan alto de santidad que marcó el Papa polaco, pero gracias a Dios suscitó un Papa tan extraordinario como es Benedicto XVI. Este Papa será recordado por muchas cosas, pero como todos sabemos será recordado, no sólo por su santidad, sino también por la profundidad de sus escritos que son realmente un tesoro para la Iglesia.

¿Cómo tomó la renuncia de Benedicto XVI?

Para mí fue una sorpresa, como realmente ha sido para todos. En el Derecho Canónico de la Iglesia está previsto la renuncia del Santo Padre, aunque como sabemos en la historia de más de dos mil años han sido muy pocos esos casos. Inmediatamente surgen todas las preguntas que han sido objeto de estudios durante estos días. Esas interrogantes no sólo nos las hemos hecho nosotros, sino los mismos expertos del Derecho en la Iglesia a todos los niveles, incluso los mismos expertos en el Vaticano.

¿Qué expectativas tiene del próximo Papa?

Esas serán las cuestiones que los señores cardenales, guiados por el Espíritu Santo, analizarán para elegir a la persona indicada para guiar a la Iglesia en este momento de su historia. Sí podemos pedir que nos conceda un Papa que dé un impulso a la Nueva Evangelización.

Tags

Abrir Comentarios

Cerrar Comentarios