Secciones
×

Síguenos en

Se aproxima un choque de titanes

Según un análisis de la BBC de Londres, el más beneficiado con el largo "silencio" de Chávez, antes de su muerte, fue Nicolás Maduro

Se aproxima un choque de titanes
Se aproxima un choque de titanes

Por Agencias internacional@elsalvador.com

Mar 05, 2013- 19:00

CARACAS. La muerte de Hugo Chávez obligará a convocar a unas nuevas elecciones debido a que no cumplió con los cuatros años de gobierno que manda la Constitución venezolana, por lo que ahora quien asumirá el poder es el presidente del congreso, Diosdado Cabello.

Según la Carta Magna venezolana, si el mandatario en funciones no puede seguir en el cargo, si este ya tiene cuatro de los seis años en el poder, el vicepresidente será quien termine el periodo, en este caso Nicolás Maduro, pero de no haber llegado a ese tiempo se convocará a nuevas elecciones en un lapso de 30 días.

Es por ello que en el momento del anuncio de una nueva intervención del cáncer que padecía pidió a la población elegir a Maduro como su sucesor en unas nuevas elecciones.

Según la Constitución, los venezolanos serán convocados de nuevo a elecciones en un lapso de un mes. Y ya parecen tener los rostros de los candidatos a la presidencia.

En el último discurso que dio Chávez, el 8 de diciembre, dejó una “hoja de ruta” para la transición, ya que pidió a sus partidarios votar por el vicepresidente Nicolás Maduro en caso de que quedara incapacitado por la operación del cáncer a la que se sometió el 11 de diciembre.

Chávez no pudo ser juramentado el 10 de enero pasado para el mandato 2013-2019, pero un fallo judicial estableció que el gobierno podía continuar sin la investidura formal del presidente.

La oposición acató la decisión judicial, pero cuestionó que continuara el gobierno sin que Chávez se juramentara.

La Constitución establece que una vez declarada la falta definitiva del mandatario se activarán los procedimientos para sustituirlo y evitar un vacío de poder.

El presidente de la Asamblea Nacional (Congreso), Diosdado Cabello, asumirá el poder hasta la realización de elecciones. Cuando se declare la falta absoluta del presidente se procederá a una nueva elección dentro de los 30 días siguientes y en tal caso se encargará del mando el presidente de la Asamblea.

Mientras, el líder opositor Henrique Capriles Radonski tiene la primera opción de la oposición para repetir en las próximas elecciones.

Nicolás Maduro, de 50 años, ya había tomado anticipadamente el liderazgo del movimiento oficialista luego de que el gobernante anunció el 8 de diciembre que le habían reaparecido células cancerígenas y que regresaba a Cuba para ser sometido a una cuarta operación desde que le detectaron la enfermedad en junio de 2011.

Maduro ahora enfrenta las difíciles tareas de conseguir apoyo en un país profundamente dividido pero tiene a su favor que aparece como un líder que ve como su cruzada personal la defensa del legado de su mentor.

El 10 de enero se efectuó una toma de posesión simulada de Chávez gracias a un fallo del Tribunal Supremo según el cual el presidente podía juramentarse en una fecha posterior, que no había ausencia temporal del presidente y que se mantenía la continuidad administrativa de su gobierno. Después de la cirugía de Chávez el 11 de diciembre, Maduro intensificó sus apariciones públicas y visitas a los diferentes estados del país en un intento por llenar inmenso el vacío comunicacional que generó la ausencia del gobernante que siempre ha utilizado la televisión como su principal medio de propaganda. En esas apariciones Maduro ha ofrecido pinceladas de cómo intentaría continuar el proyecto político de Chávez, de inspiración socialista. Durante un mitin que tuvo en diciembre de 2012 se comprometió a mantener las políticas que han generado numerosas fricciones con Fedecámaras, la organización gremial que afilia a cientos de miles de empresas grandes y pequeñas.

Clavo para el chavismo

El líder de la oposición venezolana y gobernador del céntrico estado Miranda, Henrique Capriles, tiene el desafío de rearmar a la oposición, desarticulada tras la derrota en las elecciones del año pasado, donde Chávez corrió serios riesgos de ser reelecto. Visto como uno de los referentes llamados a renovar la política venezolana, a los 40 años su carrera recién comienza.

Actual gobernador del estado de Miranda, destaca por su carisma y sus buenas relaciones con los Estados Unidos, así como también por su fuerte anclaje en el voto femenino. Pasó cuatro meses en la cárcel por los ataques a la Embajada de Cuba en Caracas, tras el golpe de Estado fallido contra Chávez en 2002.

Este abogado soltero, creyente y “fiel seguidor de la Virgen” es uno de los más críticos del actual gobierno. Educación, inseguridad y violencia son las palabras más comunes de su repertorio. Frente al luto que envuelve a Venezuela por estas horas, se le abre una posibilidad concreta de ocupar el cargo que siempre soñó. —AGENCIAS

Tags

Abrir Comentarios

Cerrar Comentarios