Secciones
×

Síguenos en

Concluyen labores de rescate en Pemex: 33 muertos

Autoridades reúnen pruebas que indiquen qué causó la explosión

Interior de uno de los edificios de la sede central de Petróleos Mexicanos (Pemex) donde el jueves se registró una fuerte explosión. foto edh / efe
Interior de uno de los edificios de la sede central de Petróleos Mexicanos (Pemex) donde el jueves se registró una fuerte explosión. foto edh / efe

Por

Feb 01, 2013- 19:00

MÉXICO. Las autoridades concluyeron ayer las labores de rescate en la sede de la empresa estatal de petróleos mexicanos en la que una explosión aún sin aclarar dejó 33 muertos y 121 heridos.

“Les informo el último dato con respecto a lo ocurrido en la Torre de Pemex es de 33 personas fallecidas”, escribió el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, en su cuenta de Twitter.

Los rescatistas dieron por finalizada la búsqueda en el edificio B2 de Pemex, informó el viernes el subcoordinador nacional de Cruz Roja Marco Antonio Franco, pero policía y bomberos seguirán buscando posibles víctimas entre los escombros con ayuda de maquinaria pesada.

Más de 500 bomberos, soldados y socorristas cavaron entre los escombros mientras movían fragmentos de concreto; se utilizaban perros rastreadores para localizar víctimas, así como camiones de carga y una grúa de Pemex.

La explosión ocurrió alrededor de las 3:45 de la tarde del jueves, casi al final del turno administrativo. Afectó el sótano, la planta baja y el primer piso, que de acuerdo con los socorristas se desplomaron uno sobre otro. El edificio está al lado de la conocida Torre Ejecutiva Pemex, una de las más altas de la ciudad capitalina y donde también hay un complejo con cinco inmuebles y cuya estructura no fue afectada por la explosión.

Autoridades estiman que alrededor de 250 personas trabajaban en esos pisos y 10.000 en el complejo de edificios sede de la petrolera. Señalaron que 1.700 personas trabajan en el edificio donde originó la explosión.

Tras el estallido, se especuló con todo tipo de teorías sobre lo ocurrido que iban desde un incendio eléctrico hasta un posible atentado, pero el director general de Pemex, Emilio Lozoya, se inclinó por el accidente en una entrevista ayer al canal Televisa a pesar de que todas las líneas de investigación están abiertas.

El presidente de México, Enrique Peña Nieto, visitó uno de los hospitales en los que se encuentran los numerosos heridos. “He tenido la oportunidad de visitar a los familiares de los heridos, salvo de aquellos que están en terapia intensiva, que son cinco, y que están sedados. Reitero mi pesar y solidaridad con aquellas familias que perdieron a sus seres queridos”, dijo. Ayer anunció tres días de luto nacional en memoria a las víctimas.

El siniestro, uno de los más graves en la historia de Pemex, creada en 1938 poco después de la nacionalización de los recursos petroleros, ha conmocionado al país, que ya sufre desde hace varios años una ola de inseguridad por las acciones del narcotráfico.

Mientras siguen las labores en el complejo corporativo de Pemex, en el barrio capitalino de Anzures, los peritos comenzaron ayer las labores para rescatar pruebas que indiquen qué causó la fuerte explosión que destruyó parcialmente uno de los edificios.

En las tareas participan expertos nacionales y extranjeros, civiles y militares, que realizan sus actividades mientras equipos de rescate intentan llegar a los lugares más recónditos.

El fiscal general de México, Jesús Murillo Karam, llamó la atención sobre algo que también ha sorprendido a las autoridades sanitarias: no hay rastros de fuego, no hay heridos por quemaduras y hasta los papeles de la zona dañada aparecieron sin daños. “Fuego no hay, pero esto no nos lleva a decir definitivamente que sucedió por una causa o por otra”, señaló . —AGENCIAS.

Tags

Abrir Comentarios

Cerrar Comentarios