Secciones
×

Síguenos en

El País: Chávez es tratado en un hospital convertido en búnker

Al cierre de esta nota, se mantenía el mutismo oficial sobre el estado de salud del gobernante

Policías prestan guardia en el exterior del Hospital Militar, donde se encuentra hospitalizado el gobernante venezolano Hugo Chávez. foto edh / efe
Policías prestan guardia en el exterior del Hospital Militar, donde se encuentra hospitalizado el gobernante venezolano Hugo Chávez. foto edh / efe

Por

Feb 19, 2013- 19:00

CARACAS. El gobernante de Venezuela, Hugo Chávez, cumplió las primeras 24 horas de internamiento en el Hospital Militar de Caracas sin que haya trascendido una sola información sobre su estado de salud.

Periodistas venezolanos y extranjeros aguardaban ayer novedades frente al hospital Dr. Carlos Arvelo, donde la entrada y salida de pacientes se hace normalmente pero hay presencia de la Guardia de Honor presidencial y agentes de la Policía.

A diferencia del lunes, cuando varios centenares de simpatizantes se acercaron hasta el lugar tras saber que Chávez había regresado al país después de más de dos meses en Cuba, ayer no había seguidores del gobernante en los alrededores.

El vicepresidente venezolano, Nicolás Maduro, indicó el lunes que Chávez es un paciente más en el hospital pero hasta ahora no se ha ofrecido ninguna novedad sobre el estado de salud del gobernante.

Según Maduro, durante el proceso posoperatorio de Chávez se vivieron “70 días de batalla de todo tipo”.

Fuentes internas del Hospital Militar revelaron a Últimas Noticias que Chávez está siendo atendido por especialistas externos.

Precisó la fuente que el gobernante está recluido en el piso 10 y el 9 está completamente restringido. El servicio de Oncología queda en el piso 4 y la radioterapia se aplica en el sótano.

No es la primera vez que Chávez es internado en ese centro sanitario, inaugurado por el dictador Marcos Pérez Jiménez en 1956. Allí enfrentó la tercera fase de su tratamiento contra el cáncer entre agosto y septiembre de 2011 y fue operado de la vista en 1993, cuando era tan solo un golpista oficial de paracaidistas. Esos detalles, sin embargo, han dejado de tener relevancia.

Al margen de la calidad de su plantilla médica, el hospital Carlos Arvelo reúne todas las condiciones para que se mantenga el misterio en torno a la gravedad de su estado: un piso, el noveno, que solo atiende a altos oficiales, custodiado por la Policía Militar y que, según medios locales, ha incorporado a oficiales de inteligencia camuflados a un personal que tiene acceso parcialmente restringido al sitio donde está recluido Chávez, informó el diario español El País.

Muy cercano a los enclaves chavistas más radicales, el Hospital Militar es una estructura que, como casi todas, exhibe en su fachada una imagen gigante del mandatario acompañada de rimbombantes expresiones: “Revolución, independencia, salud o nada”.

En Gobiernos anteriores a este sólo podían ser atendidos militares activos y retirados y sus familiares, y tenía fama de contar con una plantilla de calificados profesionales en todas las especialidades médicas.

Chávez lo integró en uno de sus programas asistenciales, Barrio Adentro, y desde entonces los signos de deterioro se han acrecentado. “Y al ampliar el número de pacientes tiene que disminuir la calidad”, agrega el exministro de Defensa Fernando Ochoa Antich.

El gobernante, de 58 años y en el poder desde 1999, llegó el lunes de madrugada y por sorpresa a Caracas para continuar, en el Hospital Militar, el tratamiento contra el cáncer que le fue diagnosticado en junio de 2011 en Cuba.

Fue operado por cuarta vez el pasado 11 de diciembre en Cuba y ha tenido que superar un largo postoperatorio en el que se produjeron complicaciones como consecuencia de una hemorragia y una infección pulmonar que le generó una insuficiencia respiratoria. Actualmente tiene colocada una cánula traqueal, lo que le imposibilita hablar.

No hubo imágenes de su regreso a Venezuela, anunciado por el Gobierno. —AGENCIAS.

Tags

Abrir Comentarios

Cerrar Comentarios