×

Síguenos en

Banca

La banca prevé que clima electoral no afectará el crecimiento del sector

La gremial de banqueros considera que la solidez del sector blindará cualquier incidencia negativa del clima electoral en 2018 y 2019.

Por Guadalupe Hernández

Dic 12, 2017- 05:30

Las elecciones legislativas y municipales que tendrán lugar en marzo del próximo año, al igual que las presidenciales de 2019, no afectarán el desempeño del sistema financiero del país, estima la Asociación Bancaria Salvadoreña (Abansa).

“Estamos viendo dinamismo en las solicitudes de créditos y esperamos que no se desacelere el ritmo del crecimiento de la cartera, y no exista mayor incidencia en el sector en el período electoral”, dijo la directora ejecutiva de Abansa, Marcela de Jiménez.

De hecho, la gremial espera que el dinamismo que ha registrado el sector este año se mantenga en 2018.

En parte, esa expectativa positiva obedece a factores externos, como el ritmo de crecimiento que ha registrado la economía de Estados Unidos y Centroamérica, principales socios comerciales de nuestro país.

Según datos del Departamento de Comercio de EE.UU., la economía de ese país creció a un ritmo anual del 3. 1% en el segundo trimestre de 2017. Mientras que en promedio la economía de Centroamérica crecería 3.6% este año, según proyecciones de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

Sin embargo, según de Jiménez, el sector estará atento a las decisiones migratorias del presidente de EE.UU., Donald Trump, específicamente en cuanto a la renovación del Estatus de Protección Temporal (TPS, por sus siglas en inglés) a los salvadoreños que residen en ese país.

En cuanto a los factores internos, la gremial destaca como un hecho positivo para la economía local, y por ende, para los distintos actores, la reciente reforma al sistema de pensiones. “Esperamos que las calificadoras de riesgo tomen en cuenta que eso está apoyando el flujo de caja y la presión fiscal que tenía el gobierno para 2017 y los próximos años”, expresó.

“Esa reforma de pensiones, junto con la aprobación de un nuevo presupuesto fiscal 2018 e idealmente con la aprobación de emisiones para los próximos vencimientos de bonos, pensamos que le daría bastante estabilidad y mejoría a la calificación de riesgo País”, comentó.

La cartera de crédito de la banca cerrará con un 4% de crecimiento, estima Abansa.

2017, un buen año para la banca

La expectativa positiva que tiene la banca para 2018 también se respalda en el crecimiento de las carteras de créditos y depósitos, así como en la baja morosidad. El Banco Central de Reserva (BCR) confirma en un documento publicado en noviembre de este año que el Sistema Financiero del país es sólido y con adecuados niveles de liquidez.

Sobre la cartera de crédito, la gremial estima que cerrará con un crecimiento cercano al 4%, frente a 2016.

A octubre de 2017, la cartera totalizaba 11,781 millones de dólares. “El crédito está creciendo arriba del Producto Interno Bruto, y eso es algo muy positivo para el país porque eso contribuye a generar progreso para las familias y empresas”, dijo.

De ese monto, el 44.5% corresponde a créditos a empresas, el 21.8 % al financiamiento de largo plazo para compra de vivienda, y un 33.7 % a personas, este último incluye un componente importante de financiamiento a actividades económicas de la micro y pequeña empresa.

De Jiménez detalló que a octubre de este año el crecimiento del crédito a empresas fue del 4.9%, mientras que a personas un 5%, y a compra de vivienda un 1.5 %.

En el segmento a empresas, el 70% lo representan comercios, industrias y servicios. Los préstamos en el rubro de servicios, que está representado por empresas como restaurantes, hoteles, transporte, y centros de llamadas, entre otros, han crecido 5.1 % en los últimos cinco años.

El otro 30% restante de los préstamos fue otorgado a los sectores agropecuario, construcción, electricidad, e instituciones financieras, entre otras actividades.

En cuanto a los depósitos, Abansa informó que a octubre 2017 la cartera sumó 11,672 millones de dólares, con un crecimiento cercano al 5 %, en comparación a 2016.

Destacó que el número de cuentas en depósitos experimentó en promedio un crecimiento del 3.7 % en los últimos cinco años, debido a la apuesta del sector por una mayor bancarización.

No obstante, la banca enfrenta el reto de incrementar la rentabilidad patrimonial, pues a octubre de este año es del 6.77%, ubicándose como el más bajo de la región. Datos del Consejo Monetario Centroamericano, revelan que Nicaragua, Guatemala y Honduras tienen la rentabilidad más alta de la región, con un 28.7 %, 17.3 % y 16.6 %;%, respectivamente.

Abansa considera que el 6.77 % de rentabilidad patrimonial refleja el impacto de nuevos impuestos y contribuciones especiales que se han aplicado en nuestro país, como la contribución del 5% para instituciones que tienen utilidades mayores a los 500 mil dólares.

Abrir Comentarios

Abrir Comentarios