Secciones
×

Síguenos en

Cinco hoteles encantadores en El Salvador

Exóticos y construidos a veces en sitios impensables. Pequeños y bonitos, pero no baratos.

Tortuga Village: este hotel boutique propone ocho búngalos de madera distribuidos alrededor de una piscina, que se convierten en toda una fascinación, principalmente de noche con la combinación de luces y agua. Foto Cortesía

Por Luis Andrés Marroquín

Abr 04, 2017- 05:45

Tal vez con un poco de suerte, usted podrá encontrar para estas vacaciones habitación disponible en estos cinco de los hoteles boutique más exclusivos de El Salvador.

Expansión le presenta estos cinco hoteles imperdibles, construidos en lugares impensables, con pocas habitaciones, detallados y en donde la atención al cliente es sumamente personalizada.

“Son chiquitos, pero bonitos”, los describe Patricia Argueta, una experta de viajes que trabaja para la operadora de turismo receptivo Avitours.

“Y no por precios”, aclara Argueta, aludiendo a que los costos de estancia en estos lugares son caros precisamente por sus particulares características, que en la mayoría de los casos supera a los hoteles cinco estrellas.

Si no es en estas vacaciones, la invitación está hecha para que los conozca y los disfrute.

 

BB Boutique, de la cama al mar

Su gran atractivo radica en esa indescriptible sensación de abrir las cortinas de la habitación y ver enfrente el mar, las olas y esa espuma que parece te mojan los pies si bajas de la cama.

El hotel solo consta de cuatro habitaciones, a un costo cada una de $325 por noche para dos personas.

Mira la galería de imágenes de estos cinco hoteles

Los expertos en turismo consultados dicen que está muy bien construido en la cúspide de una gran roca, ubicada por la Carretera Litoral, específicamente en Tamanique, La Libertdad, por el kilómetro 46.

La piscina casi bañada por el Océano Pacífico y esos bares entre rocas complementan una boutique espléndida para pasarla diferente.

Foto por Cortesía

Los Mangos, en el acantilado

Dicen que el león es el rey de la selva y que el mango es el rey de las frutas. A pues este es un monarca hotel boutique ecológico de la zona de El Cuco y El Espino, entre San Miguel y Usulután.

Ubicado específicamente en playa Los Mangos, en Agua Fría de Jucuarán, Usulután, sus seis habitaciones están edificadas en un acantilado que, para la Patricia Argueta, “su diseño tiene una construcción sinfín que da la sensación que te lleva al mar”.

Montevideo, el paraíso de Latinoamérica

En efecto, sus administradores destacan que cuentan con una piscina infinita con vista a Punta Mango, una playa que, además, es una de las más perfectas para el surf en El Salvador.

Por eso mucho “surfer” extranjero es cliente frecuente del hotel.

“Es atractivo, las vista a la playa, la tranquilidad y la exclusividad”, son los atributos que Esther van Dort, desde la gerencia, señala de este lugar.

Las habitaciones cuestan entre $120 con vista al mar la noche para dos personas, con un cargo extra de $25 alguien adicional y a partir de $90 los cuartos con panorámica al jardín.

Foto por Cortesía

Tortuga Village, bungalo sobre la piscina

Este hotel boutique propone ocho bungalos de madera distribuidos alrededor de una piscina, que se convierten en toda una fascinación, principalmente de noche con la combinación de luces y agua.

Estas habitaciones cuestan $175 para dos personas, $230 para cuatro personas y $254 para cinco personas por noche, aunque en la temporada alta suben a $198, $260 y $300 respectivamente.

Bolonia acoge fábrica de “tabaco” sin humo

Es un sitio ecológico, que gusta mucho a extranjeros de Europa, y desde la administración, Patricia Cortez, indica que están muy bien ubicados por Boulevard Costa del Sol, en La Paz, sobre el kilómetro 661-2.  Del Aeropuerto Internacional están a 25 minutos y desde San Salvador a tan solo 45 minutos.

Dentro de sus instalaciones se encuentra el restaurante La Hola.

Sus búngalos cuentan con dos niveles, el de abajo donde se ubica la sala de estar y arriba la habitación.

Casi obligado los paseos en lancha por el estero de Jaltepeque y, para no perder el origen de su nombre, entre los meses de junio a diciembre los visitantes pueden participar en la adopción de nidos y liberación de tortugas, de las especies Golfina, Baule y Carey.

Foto por Cortesía

Las Flores, choque entre océano y volcán

Un hotel boutique de lujo que representa el choque entre el agua tropical del Océano Pacífico con las arenas carbónicas de los volcanes salvajes de Oriente.

Mucho por hacer fuera de sus 14 habitaciones, algunas de ellas exquisitas suites, cuyos precios van desde los $378 a $598 por noche.

Paraíso Escondido estrena villas de lujo

Ideal para el surf, para cualquier nivel de habilidad, nadar libre o practicar actividades extremas como ecoturismo, pesca, kayak o subir en moto.

Ubicado cerca de El Cuco, en San Miguel, el hotel recibe mucho turista estadounidense y canadiense, pero también de Brasil, acaso por el surf.

“Las playas de Oriente, siempre bonitas”, recuerda la experta en turismo Patricia Argueta, cuando se le pregunta por este concepto en Las Flores.

Foto por Cortesía

Puerto Barillas o la casa del árbol

¿Quién no ha soñado con tener una casa en el árbol? En Puerto Barillas esa fantasía se hace realidad con cuatro habitaciones de ese tipo, que combinado con la naturaleza, playa y bahía hacen de unas vacaciones maravillosas.

El hotel se instala sobre la Bahía de Jiquilisco, en Usulután, y las casas del árbol cuestan $118 por noche y se instalan hasta un máximo de cuatro personas.

Además, el lugar está dotado de ocho apartamentos con capacidad límite para ocho personas, a un costo de $236 la noche.

Las exóticas casas y apartamentos se encuentran esparcidas en un bosque rodeado de árboles de cacao y palmeras.

Un lugar ideal para la pesca deportiva, andar en bicicleta, lancha o kayak y realizar visitas al Santuario de Monos o a la Isla Pajarito.

Puerto Barillas está a solo dos horas de San Salvador.

 

Foto por Cortesía

Abrir Comentarios

Cerrar Comentarios