Lunes 12 de julio
Temblor sacude región centroamericana

Un temblor de 6.6 grados en la escala de Richter sacudió Guatemala, Honduras, Belice y El Salvador. En el departamento de Izabal, en Guatemala, se reportan ocho personas heridas

El Diario de Hoy/Prensa Libre (Guatemala)/ Agencias

Un terremoto de 6.6 grados en la escala de Richter sacudió ayer las costas caribeñas de Guatemala y Honduras. En Guatemala se reportaron ocho personas heridas y numerosos daños en infraestructura, especialmente en el puerto Santo Tomás del Castilla, en Puerto Barrios, y en el aeropuerto internacional Santa Elena, departamento de Petén.

El sismo ocurrió a las 8:14 de la mañana y duró un minuto con diez segundos. El epicentro estuvo a 32 kilómetros al este de la ciudad guatemalteca de Puerto Barrios, a unos 314 kilómetros de ciudad Guatemala.

La Estación Sismológica de Guatemala dijo primero que el terremoto tuvo una magnitud de 5.9 grados, pero luego la actualizó a 6.1 grados en la escala de Richter. Según el geofísico Jim Taggart, del Centro Nacional de Información sobre Terremotos, de la Dirección Nacional Geológica en Golden, en el estado norteamericano de Colorado, la magnitud llegó a los 6.6 grados.

De acuerdo con un experto del Departamento de Geofísica de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras, citado por la agencia Reuters, el movimiento telúrico en ese país duró 23 segundos. El temblor, explicó, se debió a la activación de la llamada falla de Chamelecn, parte de un conjunto de fallas que recorren las costas de Guatemala y Honduras en la confluencia de las placas tectónicas del Caribe y Norteamérica.

Daños

El temblor dejó incomunicadas las ciudades de Livingston y Morales, ambas en el departamento de Izabal. En Morales hay cuatro casas dañadas y dos kilómetros de carretera destruidos.

"Hemos recibido ocho personas heridas y una de ellas fue trasladada a la capital debido a la gravedad de su estado", aseguró a la agencia Reuters, Maura Sánchez, enfermera de la clínica del Instituto de Seguridad Social de Guatemala en Izabal.

En El Salvador, el temblor tuvo una magnitud de 6.4 grados en la escala de Richter, de acuerdo con el Centro de Investigaciones Geotécnicas del Ministerio de Obras Públicas, y fue sentido a nivel nacional. Carlos López Mendoza, vocero de Cruz Roja Salvadoreña, descartó heridos y daños.

En Honduras hubo daños secundarios, como rajaduras en paredes de un hospital en la ciudad de El Progreso y caídas de postes del tendido eléctrico en varias zonas de la costa norte.

Marco Valeriano, portavoz del Cuerpo de Bomberos de Honduras, aseguró que el sismo fue sensible en todo el país, pero descartó graves daños y víctimas.

El sismo también fue sentido en Nicaragua, Belice e incluso en una ciudad mexicana, Vistahermosa, situada a 350 kilómetros al noroeste de Puerto Barrios, Guatemala, lugar del epicentro.

Expertos sismólogos descartan la posibilidad de un maremoto, debido a la cercanía de la costa con el epicentro del temblor.

Pánico

Los mayores daños del terremoto ocurrieron en el muelle Santo Tomás del Castilla, en Puerto Barrios, Guatemala. La policía y el ejército impiden el tránsito terrestre en todo el departamento para evitar tragedias.

El muelle central fue deteriorado por el temblor. Se produjeron hundimientos en las calles, y grietas en las casas de la población. Durante las primeras horas, los habitantes de Puerto Barrios no se animaban a entrar a sus casas, ya que las réplicas del temblor que sucedían cada tres y cuatro minutos, informó la Coordinadora de Reducción de Desastres de Guatemala.

Pobladores de las riberas del río guatemalteco de Motagua fueron evacuados a lugares de mayor altura como medida de precaución.

Los servicios telefónico y eléctrico se interrumpieron en Puerto Barrios. Las autoridades y cuerpos de socorro levantaron tiendas de campaña para los afectados.

La iglesia principal de Nuestra Señora de la Trinidad de Chiquimula, Guatemala, fronteriza con El Salvador y Honduras, sufrió algunos daños.

Muchos guatemaltecos fueron presa del pánico, al recordar el terremoto de 1976, que postró la ciudad de Guatemala. Ayer, sin embargo, la capital no sufrió daños.

El sábado ocurrió un sismo de menor intensidad en la isla salvadoreña de Meanguera. El alcalde, Juan Edgard Avilés, aseguró que el sismo ocurrió a las dos de la tarde.

El temblor de ayer provocó que los isleños abandonaran sus casas, a pesar de la fuerte lluvia que caía en el lugar. Quedan grabados en sus memorias los sismos que ocurrieron en marzo de este año.

¿Qué hacer en un temblor?

Antes que nada, en su casa u lugar de trabajo, debe identificar los sitios más seguros: marcos de puertas, cuartos bajo techos livianos y mesas robustas que ofrezcan protección.

1. Conserve la calma. Evite dar gritos, ya que éstos infunden temor y pueden provocar accidentes personales.

2. Busque sitios seguros. Debe acudir rápido, pero sin apresuramientos. El lugar puede estar fuera de casa u oficina, al aire libre, sin cables del tendido eléctrico cercanos.

3. Cuidado. No permanezca abajo de objetos colgantes u objetos mal colocados. Aléjese de las ventanas, ya que los vidrios se rompen con las sacudidas. No permanezca cerca de objetos que pueden caer o desplazar (armarios, vitrinas y muebles con ruedas).

4. Escuelas. Los maestros deben conservar la serenidad y tratar de dar confianza a los alumnos y pedirles que se alejen de las ventanas. Ordenarles que se coloquen abajo de las mesas de trabajo, pupitres o dinteles de las puertas. Si el temblor es durante el recreo, pedirles que se alejen de los edificios. Conviene realizar simulacros de evacuación periódicos.

5. Centros de gran concentración. Se aconseja no salir precipitadamente. Esta actitud es la mayor responsable de accidentes. Lo mejor es buscar estructuras reforzadas para guarecerse bajo ellas.

6. Cautela. Los temblores duran poco, pero siempre suceden otros menores a continuación, conocidos como réplicas.

¿Qué hacer después de un temblor?

1. Revisión. Debe constatar si hubo daños y accidentados y suministrar ayuda si es necesario. Revise las instalaciones de agua y electricidad.

2. Precaución. Si es de noche, no encienda fuego para alumbrarse. Ocupe linternas de baterías hasta no estar seguro que existan fugas de gas o derrames de productos combustibles. No use el teléfono si no es para enviar un mensaje de mucha urgencia.

3. Evacuación. Antes de movilizar alumnos o empleados, verifique el estado de los lugares de acceso: puertas, escaleras y barandas. En edificios, no use el ascensor.

4. Información. Sintonice la radio para verificar la existencia de mensajes a la población de las autoridades competentes.


[Nacional] [Negocios] [Deportes] [Editorial] [Espectáculos] [Departamentales] [Chat] [Foros] [Clasificados]
[Obituario] [Escríbanos] [Ediciones anteriores] [Otros Sitios] [Hablemos] [VIDA] [Guanaquín] [Vértice]
[RUZ'99] [Portada]