Martes 21 de diciembre


Santa Ana
Un "talciguín" pide ayuda

Gracias a don Urbano, la gente recibe azotes cada Lunes Santo. Además, él promovió y participó en varias tradiciones en Texistepeque, incluso luego de quedar inválido. Hoy, con nueve décadas de vida, necesita ayuda

Wenceslao Martínez

El Diario de Hoy

¿Conoce los " Talciguines" de Texistepeque? Son una representación teatral que tiene por escenario las calles de la localidad, en las que varias personas representan el bien y el mal. Los espectadores se convierten en actores cuando se descuidan y son azotados por los disfrazados. Hay un señor de 90 años, inválido y pobre, a quien se debe agradecer que aún se desarrolle esta representación, que es ya parte de las tradiciones locales.

Don Urbano Antonio Sandoval Cubas inició en 1935 un movimiento para rescatar la tradición de "Los Talciguines", que casi se había extinguido desde 1932. Una de las formas de hacerlo fue convertirse en "talciguín". Convenció a otros amigos para incorporarse, y desde entonces, la tradición atrae a muchos visitantes, quienes llegan para disfrutar de la representación y sobarse las piernas si se convierten en víctimas "del mal".

Don Urbano explica que aún viven dos o tres de las personas que lo apoyaron en el rescate de "Los Talciguines". Pero ninguno de ellos participa ya en la actividad. El nonagenario, sin embargo, aún este año se vistió y encapuchó para perseguir gente desde su silla de ruedas.

La desgracia

Don Urbano mantiene el optimismo entre sus desgracias. En abril de 1998, se cayó y fracturó una pierna. Permaneció hospitalizado cuatro meses y ya no pudo caminar. Hace poco más de un año, murió su compañera de vida, Mate Mancía. Ella tenía 97 años.

Hoy, este personaje vive "de posada" con una familiar: Iris Agustina Cubas, una mujer de 76 años.

Cuando salió del hospital, el señor Cubas recibió "en préstamo" una silla de ruedas de un amigo. Sólo era para desplazarse a su casa desde el centro asistencial, pero hasta la fecha no la ha podido devolver. El Aparato se encuentra deteriorado, pero su dueño también lo necesita.

El nonagenario hace frente a sus problemas con optimismo. "Siento que la condición en que me encuentro es por que estamos encadenados al pecado. Aún es tiempo de arrepentirse y eso es lo que he hecho", manifiesta.

Él está preocupado, ya que al devolver la silla de ruedas, su soledad será mayor. No podrá desplazarse. Si ahora tiene dificultades para adquirir alimentos, sin el aparato, le será imposible.

Hoy, este personaje sólo confía en la bondad de las demás personas. Espera en donación una silla de ruedas para hacerle frente a la vida. Al poseer su silla, él podrá participar en la tradición de "Los Talciguines" del año 2000. Si usted desea colaborar, recuerde que, además del aparato, necesita alimentos. Puede llamar al teléfono 440-1200, extensión 274, de Texistepeque, o al 447-16 52, en Santa Ana.

Una tradición única

"Los talciguines" son una representación teatral del bien y el mal. La forma en que Jesús venció las tentaciones.

- Cada Lunes Santo, los doce Talciguines y quien representa a Jesús asisten a una misa en el templo de Texistepeque. En ella ofrecen como sacrificio su representación. Al finalizar el acto religioso, inicia la actividad en las calles.

- "Jesús" camina por las calles de la localidad y es perseguido por los apóstoles. Estos llegan a las esquinas, se ocultan y cuando ven a algún particular lo golpean con los látigos que llevan. No son golpes simulados. Periodistas de EL DIARIO DE HOY que han cubierto la actividad pueden dar fe de ello.

- No hay vecino que se disguste por las acciones. Más bien, se acercan para participar en la representación.

- Al final, "Jesús" vence al mal. Para demostrarlo, los doce "talciguines" se arrojan boca abajo en el suelo, en fila, y Jesús camina sobre ellos. Es el final de la representación.


[Nacional] [Negocios] [Deportes] [Editorial] [Espectáculos] [El País] [Chat]
[
Obituario] [Escríbanos] [Ediciones anteriores] [Otros Sitios] [Hablemos] [VIDA] [Guanaquín] [Vértice]
[
RUZ'99] [Portada]