Miércoles 1 de septiembre

Tropigas mintió al gobierno

Gina de Hernández fue afectada por la escasez de gas en las recientes semanas. Ella usa la marca Tropigas y ayer se presentó a la Asamblea Legislativa para explicar que esa empresa le mintió al gobierno. Ella es la directora de Minas e Hidrocarburos.

Ciro Granados

El Diario de Hoy

La mentira habría nacido desde que esta empresa dijo al Estado que la carestía del gas duraría poco tiempo, lo cual no sucedió así.

"Tropigas nos ha mentido respecto de su programa de importaciones", aseguró la ingeniera de Hernández ante la Comisión de Economía de la Asamblea.

La carestía de gas en El Salvador se desprendió luego que no llegaran los buques cisterna, por problemas en el Canal de Panamá, donde se habrían retrasado.

El anuncio de la supuesta farsa encendió los ánimos de los diputados. Legisladores del FMLN y el PCN indicaron a la directora que el hecho era grave.

Piden sanciones

Oscar Ortiz (FMLN) declaró que si Tropigas ha evadido la responsabilidad de informar sobre sus reservas de gas licuado, el gobierno debería sancionar a la empresa.

"Pero sólo se les ha amonestado. Necesitan una sanción monetaria y pública", agregó el efemelenista.

La funcionaria explicó que la sanción no cabe en el contexto porque es la primera vez que Tropigas incurre en esta falta. "Además, por mentir no se puede sancionar".

Las posibles sanciones (si vuelve a hacerlo) equivaldrían a un mínimo de 100 mil colones, con un máximo de medio millón.

Tropigas es la mayor distribuidora de gas en el país, y controla un 82 por ciento del mercado, frente a su competencia Elf (Shellane).

Para controlar las distribuciones, se explicó, Tropigas depende de las decisiones que se toman en Guatemala, ya que la empresa es transnacional.

Gina de Hernández explicó, además, que el gobierno salvadoreño importará 1.4 millones de galones de gas licuado y que se lo cobrará a Tropigas, en el sentido que no le pagará este mes el subsidio correspondiente.

En lo que va del año, el Estado ha subsidiado a esta empresa por un monto superior a los ¢36 millones.

Válvula única

Si todos los tanques de gas tuvieran una válvula universal, el problema de la carestía no habría golpeado tanto al consumidor.

Porque gas había, pero los que usaban Tropigas no podían comprar otra marca debido a la incompatibilidad de las válvulas de las cocinas.

Por esta razón, los diputados ya tienen planes de modificar las leyes para que los usuarios de Tropigas puedan comprar otro producto sin necesidad de cambiar válvula.

Y la moción tomó fuerza ayer, cuando los legisladores la propusieron a la directora de Minas e Hidrocarburos.

No obstante, esta iniciativa durará varios meses. El Ministerio de Economía presentará, a finales de noviembre, un proyecto de ley que permita la válvula universal.