Miércoles 13 de octubre





















Un apostolado humanitario

La Asociación Nacional de Enfermeras Salvadoreñas (ANES), fundada en 1934, agrupa a aproximadamente 5000 enfermeras que trabajan en hospitales públicos, privados, unidades de salud y clínicas particulares.

Ricardo Guevara
El Diario de Hoy
Fotos EDH/Archivo

Los inicios de la ANES se remontan a principios de los años treinta, cuando un grupo de religiosas originarias de Costa Rica inició su labor social y humanitaria en los pacientes del Hospital Rosales en El Salvador.

Desde que llegaron al país, las monjas se dedicaron a cuidar a los enfermos del nosocomio, brindándoles atención personalizada, administrándoles medicamentos, así como proporcionándoles ropa y supliendo cada una de sus necesidades.

Sin embargo, debido a que las religiosas (que trabajaban ad-honorem) no alcanzaban a cubrir las demandas de todos los pacientes internos, fueron concientizando y adiestrando a un grupo de jóvenes salvadoreñas sobre la importancia de brindar una atención adecuada a los enfermos.

"Antes de que llegaran las monjas al país no había atención especializada de las enfermeras en los hospitales, y en muchos casos los mismos parientes de los pacientes tenían que quedarse cuidando a sus enfermos", afirma la licenciada Blanca Estela Jiménez, presidenta de la secretaria de relaciones públicas de la ANES.

La primera escuela

Debido a la escasez de personal encargado del cuidado de los enfermos (las que existían eran empíricas), las religiosas costarricenses decidieron crear una escuela de enfermería en el país.

Una de las promotoras del proyecto fue sor María Teresa Lang, quien junto a 17 enfermeras salvadoreñas, entre ellas las señoras Margarita Zaldívar de Wilson y Angélica Vidal de Najarro, dieron vida a la Escuela de Enfermeras Visitadoras.

El 25 de marzo de 1934 se funda la Asociación Nacional de Enfermeras Salvadoreñas (ANES).

La personería jurídica fue otorgada, según acuerdo del poder ejecutivo, el 3 de agosto de 1935. Luego, en 1948, la Asamblea Legislativa decretó el 15 de mayo como Día de la Enfermera Salvadoreña.

A nivel nacional, la ANES cuenta con unos cinco mil miembros distribuidas en cuatro filiales en la zona oriental, occidental, paracentral y central.

Cómo ingresar a la ANES

Entre algunos de los requisitos que deben cumplir las profesionales que quieran formar parte de la asociación están ser graduadas o licenciadas en enfermería, presentar referencias laborales, ser honorables y tener buenos principios profesionales y humanos.

"Cada mes recibimos unas 20 solicitudes para ingresar a la ANES, lo que nos satisface mucho, ya que nuestra visión y objetivo principal es que todas las enfermeras del país sean socias de la institución", afirma la licenciada Jiménez.

Todas las miembros gozan de los beneficios de un seguro de vida y son usuarias de la cooperativa de ahorros de la institución, entre otros beneficios.

También la capacitación y profesionalización constante del gremio son algunas de las metas de la entidad. Muestra de ello es que en septiembre pasado organizaron el Sexto Congreso Internacional de Enfermería, en el que participaron los países centroamericanos, así como Cuba y República Dominicana.

Ahí se abordaron temas relacionados con su profesión, como por ejemplo el papel de las enfermeras en el nuevo milenio y cómo mejorar la atención a los enfermos.

Sesenta y cinco años después de haber sido creada, la ANES se mantiene fiel a su emblema: "Dios, Unión y Humanidad".

Aunque es una profesión sacrificada y poco comprendida, ya que deben trabajar los 365 días del año y en agotadoras jornadas laborales, las enfermeras salvadoreñas han logrado sacar adelante a sus pacientes en situaciones difíciles, como terremotos, guerras o accidentes.

Una cuota de colón

* La cuota de ingreso a la asociación en sus inicios era de cinco colones y el pago mensual era de un colón. En la actualidad la mensualidad es de 30 colones.

* El 15 de mayo de 1950 se colocó la primera piedra para la construcción de la Escuela Nacional de Enfermería, que se utilizó hasta 1986, cuando quedó inservible debido al terremoto.

* En 1951, la ANES rindió un homenaje a sor María Teresa Lang y a otras 17 mujeres pioneras de la enfermería en el país en sus bodas profesionales. Algunas de las galardonadas fueron Margarita Zaldívar de Wilson y Angélica de Najarro.

* Los restos de sor María Lang se encuentran sepultados en el Hogar del Niño de Ahuachapán y cada 13 de mayo se le colocan ofrendas florales en memoria de su alma.

* Las primeras sesiones preliminares de la ANES fueron organizadas en el Hospital Rosales a principios de 1934.


[Nacional] [Negocios] [Deportes] [Editorial] [Espectáculos] [El País] [Chat] [Foros]
[
Obituario] [Escríbanos] [Ediciones anteriores] [Otros Sitios] [Hablemos] [VIDA] [Guanaquín] [Vértice]
[
RUZ'99] [Portada]