Viernes 5 de Noviembre



Usulután
Docentes en la mira de los delincuentes

Pese a que el índice de agresiones contra los maestros disminuyó un 40 por ciento en las zonas rurales de Usulután, los profesores continúan siendo víctimas de la ola de violencia

Ruth Reyes

El Diario de Hoy

Llegar hasta los cantones asignados e impartir las clases con normalidad se ha vuelto todo un riesgo para los docentes que deben caminar grandes distancias para cumplir con su labor.

A principio de año, las circunstancias eran más complicadas para los maestros. Como reacción a esto, las autoridades de Educación y la Policía Nacional Civil (PNC) se unieron para combatir esa situación y obtuvieron buenos resultados a mediados de año.

Sin embargo, los ataques continúan contra el sector magisterial en sectores como Berlín y Santiago de María.

A criterio de la Dirección Departamental de Educación, desde hasta hace cuatro meses, la crisis en las zonas rurales había disminuido un 40 por ciento.

Para verificar tal afirmación, se conversó con varios maestros de la ciudad de Berlín, a quienes hace menos de un mes agredieron los delincuentes.

Los ofendidos aseguran que los antisociales han elegido lunes y viernes para interceptarlos en el camino de ida y regreso de los cantones. Ellos viajan a principio de semana y retornan a sus hogares hasta el viernes.

"Estos sujetos nos tienen tan controlados que buscan el momento oportuno para asaltarnos. Otros prefieren enviarnos notas de extorsión", manifestó una profesora que prefirió omitir su nombre.

¿Controlados?

Llama la atención que pese a que las autoridades aseguran tener controlada la situación, las víctimas persisten.

Al respecto, los ofendidos decidieron no denunciar más las agresiones de que son objeto, por temor a las represalias de parte de los criminales.

El director Departamental de Educación de Usulután, Lic. Jorge Alberto Esperanza, exclamó estar sorprendido ante tales informes, pues él estaba convencido de que la crisis en esos sectores estaba controlada porque últimamente no se habían recibido quejas.

Aceptó que desde principio de año hasta el mes de junio, la situación delincuencial en esas áreas era insoportable, se tenían reportes de maestras violadas, continuos asaltos y extorsiones.

"Los sectores más problemáticos eran Berlín, Jiquilisco y Jucuarán", detalló.

La angustia de los docentes motivó a la Departamental de Educación a coordinar esfuerzos con la PNC para combatir a los criminales.

El Lic. Esperanza afirmó que el hecho de que los índices de violencia disminuyeran no significa que el problema hubiese sido erradicado, pero lamenta que no se denuncie, pues los reportes de las víctimas son el parámetro que indica a las autoridades cómo actuar y dónde.

Persisten robos

No obstante, el funcionario informó que hace un mes se recibió la denuncia de un saqueo en la Escuela Rural Mixta del cantón La Montañita, en el municipio de Alegría.

Por su parte, el subcomisonado Julio César Marroquín, jefe de la PNC en Usulután, expresó estar satisfecho del grado de coordinación que se logró obtener con la autoridades de Educación durante el año lectivo, pues dicha actitud permitió disminuir el alto índice de asaltos y extorsiones en la zona rural.

"Durante el año dimos duro golpes a la delincuencia, principalmente a los que hostigaban a los docentes. Esperamos que el próximo año las buenas relaciones continúen", enfatizó el oficial.

Pero pese a las expectativas de las autoridades y a la satisfacción de haber logrado que los índices delincuenciales se redujeran, los docentes concluyeron su año escolar asediados por los delincuentes.


[Nacional] [Negocios] [Deportes] [Editorial] [Espectáculos] [El País] [Chat] [Foros]
[
Obituario] [Escríbanos] [Ediciones anteriores] [Otros Sitios] [Hablemos] [VIDA] [Guanaquín] [Vértice]
[
RUZ'99] [Portada]