Martes 16 de noviembre



















Celebremos la Navidad con los niños

Cada fin de cada año, los empleados del Departamento de Suplementos de El Diario de Hoy organizamos una celebración navideña en beneficio de niños, niñas y ancianos desamparados.

Ricardo Guevara
El Diario de Hoy
Fotos EDH/Archivo

Este año hemos seleccionado cuatro instituciones que velan por los abandonados, niños y ancianos, de los departamento de San Salvador, Ahuachapán y La Libertad.

Los internos en las Villas Infantiles de San Martín, y en los hogares "Gustavo Magaña" y "San José", en el occidental departamento, así como los señores y señoras de la "tercera edad" que se encuentra recluidos en el hogar "Pedro de Betancourt", del Puerto de La Libertad, serán homenajeados con regalos que personas generosas han proporcionado para ellos.

En total haremos pasar una feliz Navidad a unos 360 niños y ancianos de esos lugares.

A los chiquitines les celebraremos con piñatas, pasteles, refrescos y golosinas, y para los abuelos y abuelas esperamos contar con mariachis, tríos, así como regalos y comida. Con esto queremos hacerlos sentir que nos importan.

Abandonados por la vida

Compartir la cena de Navidad en familia y amigos es una costumbre que muchas personas no dejan de lado en esta época del año, al contrario de otras que han perdido el entusiasmo por estas celebraciones.

Pero esto es solo una cara de la moneda. Los internos en los asilos todos los años esperan que gente bondadosa les lleve un poco de alegría para estas fechas y los haga sentir que son queridos.

Muchos de ellos pasan sus días postrados en sillas de ruedas (aquejados de invalidez o por causa de la artritis), mientras que otros se ayudan de un bastón o se apoyan en los brazos de sus compañeros más fuertes.

Tal es el caso de la "Nia Santíos", como la llaman cariñosamente sus 45 compañeros del hogar "Pedro de Betancourt", quien aún logra caminar sin ayuda por los pasillos del lugar.

"Toda mi familia se murió, mi esposo y mis hijos, por lo que me quedé sola deambulando por las calles del puerto", afirma con nostalgia doña Santos, quien dice no recordar el nombre de su familia o la fecha en la que llegó al asilo.

Con la llegada de la Navidad, la mayoría de ancianos del hogar se ponen melancólicos y tristes, ya que no pueden dejar de recordar las celebraciones de fin de año que pasaron en compañía de sus hijos, esposos/as o nietos, mientras que otros han perdido la memoria y no recuerdan nada.

"Gracias a Dios que aún existen personas de buen corazón que aún se preocupan por nosotros y están dedicando un poco de su tiempo para traernos felicidad", manifiesta, mientras mete sus manos arrugadas en un delantal desteñido por el uso constante.

Duendes de la felicidad

También los chiquitines de los hogares infantiles guardan la esperanza de que Santa Claus o el Niño Dios les lleven un regalo para la Navidad.

Niños y niñas, sin importar la edad o el motivo por el que han sido hospedados en los centros infantiles, esperan ansiosos la llegada de las celebraciones de fin de año.

Los internos de las Villas Infantiles y los Hogares San José y Gustavo Magaña se encuentran bajo la protección del Instituto Salvadoreño de Protección al Menor (ISPM).

Muchos de ellos han sido abandonados o han perdido a sus familias y otros han sido recogidos de la calle por considerarlos de alto riesgo (en peligro de cometer un delito).

Aunque la vida los ha tratado mal a su corta edad, los infantes le piden a Santa Claus una Navidad llena de regalos y mucha diversión, regalos y diversión que personal de Suplementos de El Diario de Hoy hará lo posible por hacérselas realidad.

Pero esta es una actividad gigantesca que no podemos hacer solos, por lo que solicitamos de empresas y personas caritativas que nos donen piñatas, pasteles, dulces, jugos, golosinas, confeti y vejigas, para hacer que los niños, las niñas y los abuelos y abuelas pasen momento de felicidad en estas fiestas.

Pero si alguien desea colaborar con dinero, puede hacer su depósito a la cuenta número 05-49885-2 del Banco Cuscatlán. De antemano y en nombre de los pequeños y de los ancianos, les decimos ¡Gracias! y que Dios les multiplique lo que generosamente les obsequien.

Los agasajados

* El Hogar de Niños Villas Infantiles en San Marcos, al igual que el Gustavo Magaña y el San José, administrados por el ISPM, brindan atención a unos 250 niñas y niños, cuyas edades oscilan entre los 2 y los 17 años.

* El Asilo de Ancianos Pedro de Betancourt, en La Libertad, alberga a 46 personas de la tercera edad.

* La entrega de regalos por parte de Suplementos se llevara a cabo el 4 de diciembre en las Villas Infantiles; el sábado 11 en los dos hogares de Ahuachapán, y el sábado 18 en el asilo de ancianos.


[Nacional] [Negocios] [Deportes] [Editorial] [Espectáculos] [El País] [Chat]
[
Obituario] [Escríbanos] [Ediciones anteriores] [Otros Sitios] [Hablemos] [VIDA] [Guanaquín] [Vértice]
[
RUZ'99] [Portada]