Miércoles 9 de junio
Parásitos del perro pueden cegar humanos

Muchas personas alrededor del mundo poseen mascotas; una de las favoritas es el perro. Sin embargo, pocas son las familias que conocen los graves efectos de la parasitosis canina que, aunque no daña al animal, atenta contra la salud humana

Mayuly Ferrufino

El Diario de Hoy

"El perro es el mejor amigo del hombre", afirma el dicho. Esto, sin duda, es cierto para muchas personas que tienen un perro como mascota.

Sin embargo, a pesar del cariño que se le tenga a este animal, también es verdad que los parásitos del perro pueden ser los peores enemigos de los seres humanos. Sobretodo de los niños, amas de casa y empleados de servicio, que por su condición están más en contacto con estos parásitos llamados Toxocara Canis.

En Inglaterra, alrededor de 100 niños al año pierden su vista o presentan serios daños en la visión a consecuencia de los parásitos que transmiten a los seres humanos, asegura el Dr. Juan Acosta, de la División Salud Animal, de laboratorios Pfizer.

Es más, en Estados Unidos, de cada mil ojos que han sido removidos quirúrgicamente, un 21 por ciento contenía larvas de Toxocara, agrega el especialista.

Pero las estadísticas no se quedan ahí. Según el Dr. Acosta, los científicos que han investigado este problema "creen que las larvas de este parásito puede causar diferentes estados de lasitud, dolor muscular, asma, fiebre moderada y hepatomegalia (aumento de tamaño del hígado)".

El contagio

"Todos los cachorros nacen normalmente infectados con Toxocara Canis", asegura el Dr. Acosta.

Este nocivo parásito que puede crecer hasta los 10 centímetros y ser tan grueso como la mina de un lápiz, permanece en estado latente en el cuerpo de la perra y, una vez gestante, invade a los cachorros antes de su nacimiento.

"Los cachorros no desparasitados alrededor de dos o tres semanas excretan huevos microscópicos de Toxocara en un número equivalente de 10 mil por cada gramo de heces", indica el especialista.

Estos huevos pueden sobrevivir hasta tres años en el suelo, lo que eleva las probabilidades de infectar a los seres humanos que permanecen en contacto con el piso y con el perro.

Luego, la mayoría de veces, los niños absorben el parásito por la boca y los huevos se rompen en el estómago desde donde emigran hacia todo el cuerpo.

"Ocasionalmente ellos (parásitos caninos) alcanzan órganos vitales, como los pulmones, el hígado, el sistema nerviosos o los ojos", explica el Dr. Acosta.

La prevención

Que los perros tengan parásitos no significa que sean una mascota no recomendable. Pero, si va a tener un perro, debe dársele al animal un programa de desparasitación regular.

De esta forma, se evitará el riesgo potencial que tiene la toxocariasis sobre los seres humanos que rodean al perro.

"Lo que se debe hacer es dosificar a la hembra preñada y lactante y también a los cachorros con intervalos regulares, para controlar la reinfección", asegura el Dr. Acosta.

Según el especialista, el producto farmacéutico Nemex sirve eficazmente a este propósito, siguiendo la tabla de administración correspondiente a la edad y estado del animal, que figura en el medicamento.


[Nacional] [Negocios] [Deportes] [Editorial] [Espectáculos] [Departamentales] [Chat] [Foros] [Clasificados]
[Obituario] [Escríbanos] [Ediciones anteriores] [Otros Sitios] [Hablemos] [VIDA] [Guanaquín] [Vértice]
[RUZ'99] [Portada]