Lunes 14 de junio


Fernando Carrillo: en Miami para todas

El galán venezolano, protagonista de María Isabel y Rosalinda, no niega que le gustan las mujeres maduras

Arturo Arias Polo

Especial para El Diario de Hoy

Ya no es noticia que Fernando Carrillo ande por Miami. Le gusta tanto la ciudad, que está pensando seriamente en instalarse definitivamente en La Playa.

"En Miami están mis sobrinos y mis amigos", dice el actor de 29 años. "Aquí juego tenis, practico esquí acuático, y puedo admirar la belleza natural".

No miente. Quienes lo han visto en las discotecas de South Beach, o degustando los mejores platos en los restaurantes más caros de La Playa, aseguran que Fernando siempre la goza en grande.

La noche antes de esta entrevista telefónica, el galán venezolano fue a cenar a un conocido sitio de La Playa con María Conchita Alonso. "La causa principal de la humedad de sus sueños de adolescente", afirman algunos.

Y después de posar para los paparazzi en plan de romance, dicen que llegó a la mesa una modelo desconocida que en cuestión de segundos, opacó a la estrella latina de Hollywood, y se adueñó de Fernando hasta el amanecer. "Se dicen tantas cosas", responde amablemente, como saliendo de un letargo.

"No te niego que me gustan las mujeres maduras. Pero María Conchita y yo somos buenos amigos. Nos conocimos en Los Angeles hace un tiempo. Es una mujer maravillosa".

Se hace silencio. Suspira. Al otro lado de la línea se escucha un ruido como de sábanas. Por fin, el joven recupera el habla enseguida, y me confiesa otro de sus sueños: filmar en Hollywood junto a Demi Moore.

"Estoy en un buen momento. Me he preparado lo suficiente y no tengo problemas con el inglés. Como viví de niño en Inglaterra por la corresponsalía de mi padre, el idioma no es un impedimento. Además, las conversaciones con la agencia de William Morris van cada vez mejor, pues sin una maquinaria que te respalde todo se hace más difícil".

Carrillo ya exploró el terreno. Como anduvo por Los Angeles con sus hermanos Manuel y Luis produciendo su disco, no le asusta el reto.

"Este trabajo fue el destape musical de mi vida", confiesa un poco más animado, "A pesar de que aún no he podido dedicarle todo el tiempo que demanda esta faceta". Lo dice por sus compromisos en México. Primero, con la telenovela María Isabel, junto a Adela Noriega, y ahora por las grabaciones de Rosalinda, donde comparte el cartel con Thalía.

"En Rosalinda me siento a mis anchas. Interpreto a un músico, que le hace dos canciones a la protagonista. Lo curioso es que los dos temas que se escuchan, Fuerte y Perdóname, son realmente míos".

Fernando aclara que aún le falta una novela más en Televisa para concluir su contrato. De ahí que su salto al cine no se sea inminente.

Actor bien pagado

Mientras, disfruta su estatus de estrella exclusiva en el imperio de las telenovelas, con honorarios de millones. "Dicen que es el mejor contrato masculino de Televisa, pero pienso que son especulaciones", comenta desde la mansión en El Pedregal. Al mismo tiempo, traza un plan de inversiones en la esfera del entretenimiento en la zona de Quintana Roo, con su hermano Manuel, que también es su manager.

"Mi llegada a México fue como empezar de nuevo, pero con la experiencia vivida. La gente me recibió muy bien, y nunca he sentido discriminación".

Cuenta que no fue tan fácil llegar hasta allí. Cuando se lo propusieron anteriormente, estaba enamorado, y no quería separarse de la actriz Catherine Fulop, su esposa durante cuatro años.

Después, sus trabajos en España, Italia, y Argentina le impedían concretar ningún proyecto. Ahora se alegra, porque durante todo ese tiempo ganó experiencia en seis telenovelas y maduró como hombre.

Otro silencio. "Perdón, estoy medio dormido".

Si quieres, paramos la entrevista.

"No. ¿Qué te decía?"

Que muduraste. Dicen que sufriste mucho.

Entonces evoca el asedio de la prensa tras su divorcio de la Fulop, y la imagen de hombre vencido que lo acompañó en toda esa etapa.

"Cuando me fui a Los Angeles, deseaba vivir tranquilo. La tensión a que estuve sometido durante las grabaciones de Cara bonita, que hice en Argentina con Catherine después de la separación, contribuyó al poco éxito de esa telenovela. Pero los golpes me hicieron crecer. No todo es caerte, sino saber levantarte".

¿Ahora sales con alguien?

Se escucha de nuevo un ruido de sábanas. Fernando Carrillo vuelve a suspirar profundamente. Su respiración gana fuerza. Se ha quedado dormido.


[Nacional] [Negocios] [Deportes] [Editorial] [Espectáculos] [Departamentales] [Chat] [Foros]
[Obituario] [Escríbanos] [Ediciones anteriores] [Otros Sitios] [Hablemos] [VIDA] [Guanaquín] [Vértice]
[RUZ'99] [Portada]