Lunes 19 de julio


Su amigo 'El Chero'

Se fue, como muchos salvadoreños, huyendo de la guerra y buscando un mejor porvenir en el país del Tío Sam. Ahora, El Chero no solo es un hombre exitoso sino interesado en promover las costumbres de su país

Janet Cienfuegos O.

El Diario de Hoy

Cuenta El Chero que una de las preguntas que debió contestar para pasar su examen con el departamento de inmigración fue: "¿Quién era Martin Luther King?" y su respuesta, ayudado por Chimino, fue "Un negrito que jugaba fútbol en el FIRPO". Esta es apenas una de las bromas -que por cierto abundan- que usted encontrará si ingresa a la página www.elchero.com de su amigo el salvadoreño Guillermo Turbio, perdón Turcios, alias El Chero, tan salvadoreño como las pupusas, originario del caserío El mango, en La Unión.

Forjando su camino

Los padres de Guillermo trabajaban la tierra. Esto es crianza de ganado (vacas) y cultivo de granos. Su niñez y adolescencia transcurrió en ese ambiente, entre El mango, Santa Rosa de Lima y San Miguel.

En 1980, cuando la guerra comienza a sacar sus pezuñas, Guillermo viaja -de "mojado"- hacia los Estados Unidos, exactamente a Houston, donde como muchos salvadoreños, se desempeña lavando platos y luego en un taller de sastrería. Hoy, a casi 20 años de haber partido, El Chero no solo tiene su propio taller de sastrería, sino un exitoso programa en radio el día domingo, servicio de filmación de videos y sonido mágico para fiestas.

Ya era una especie de disc jockey de su sonido mágico cuando escuchó un anuncio para aprender locución. Con mucho esfuerzo pagó los $1000 dólares para inscribirse, con tan buena suerte que el maestro resultó ser un locutor de un exitoso programa matinal de radio.

Al conocerlo, el profesor le propuso trabajar "ad-honorem" (sin paga), lo cual hizo con gusto por espacio de dos años, pensando en adquirir experiencia en radio.

Nace el programa de El Chero

En 1995 se sale de aquella radio y renta dos horas en otra. Comienza a transmitir un programa bien "a lo salvadoreño", dándole rienda suelta a su chispa y locuacidad. El programa tiene tal éxito que Guillermo decide ampliarlo a tres, cuatro horas, hasta llegar a las diez de transmisión el año pasado.

Sobre su experiencia, Guillermo afirma: "No fue fácil decir 'chero' en una radio o hacer un personaje salvadoreño porque al principio la gente me acusaba de poner en verguenza al país". Hoy por hoy, su personaje goza de mucha aceptación entre la comunidad salvadoreña residente en Houston.

Además de su programa, El Chero ha grabado dos casetes de chistes y tuvo una pequeña participación en la película "El puente #2" con Rafael Inclán.

Su siguiente proyecto consiste en darle a su país un poco de lo que él ha recibido como gracia. Por eso está proyectando realizar un donativo a una institución salvadoreña, de lo cual les hablaremos más adelante, cuando el proyecto sea una realidad.

Al preguntarle, después de tanto tiempo, qué es lo que más extraña de El Salvador, Guillermo responde: "Al principio a mi familia, hoy todo, porque El chero es un producto salvadoreño y vive de todo lo que hay y se habla en El Salvador".

Guillermo, "El Chero", es un hombre sencillo cuyos logros han sido conquistados en base a mucho trabajo, un tipo de éxito que antepone su país a cualquier circunstancia y lugar.


[Nacional] [Negocios] [Deportes] [Editorial] [Espectáculos] [Departamentales] [Chat] [Foros]
[Obituario] [Escríbanos] [Ediciones anteriores] [Otros Sitios] [Hablemos] [VIDA] [Guanaquín] [Vértice]
[RUZ'99] [Portada]