Sábado 21 de octubre 2000


"Jesús nos une": Marcos Witt

Marcos Witt ha llegado a El Salvador con un mensaje de fe y esperanza. Esta tarde se presentará en el Estadio Cuscatlán. Invitó a los salvadoreños, sin distinciones de credo, a compartir con él su nueva producción musical dedicada a alabar a Nuestro Señor Jesucristo.

El Dirio de Hoy

Marcos Witt trae un mensaje de esperanza para El Salvador.

El compositor de sentidas alabanzas como "Renuévame" y "En tu Presencia" cree que sólo Dios puede llenar el vacío espiritual de las personas.

¿Qué puede hacer el país para reencontrarse con Dios y superar problemas como la delincuencia y la crisis económica?

Marcos Witt: Como seres humanos, somos espíritu, tenemos alma y vivimos en este cuerpo, pero principalmente somos espirituales. Atender las necesidades espirituales debe ser nuestra prioridad, y eso es punto y aparte de religión. Cuando el hombre y la mujer se den cuenta de que tienen una necesidad espiritual, que sólo Dios la puede llenar, van a tener ese despertar.

¿Cómo llegar al corazón de la gente que busca dañar a los demás? Ellos han sido niños, quizá víctimas de la desintegración de sus hogares, la falta de amor, etc.

M.W.: No hay soluciones fáciles. Tiene que haber primero un cambio en la mentalidad y la manera de trabajar en los que estamos en el liderazgo de nuestros países y aceptar ciertas responsabilidades para corregir errores del pasado. Necesitamos un cambio fundamental usando el corazón para que estos niños puedan sanar esas heridas y para que cuando ellos lleguen al liderazgo puedan influir en los que vienen atrás.

Si Marcos Witt se encontrara con el jefe de la principal banda de secuestradores del país o narcotraficantes ¿qué le diría?

M.W.: En primer lugar, es una persona muy complicada y esa es una reunión muy complicada, je, je. En segundo lugar, yo quisiera saber quién fue el que le falló a él porque yo quiero decirte que en los 20 años que yo tengo trabajando en lo que hago, me he encontrado con los jefes de bandas y por un espacio de seis años trabajé principalmente con lo que ustedes llaman "las maras" y me enteré de una cosa bien interesante: cada uno de ellos responde a una necesidad de afecto, de ser aceptado a través de esa banda porque alguien les falló, el papá, el abuelo. Entonces buscan la aceptación en otros que como ellos están desubicados. Yo trataría de encontrar cómo se le distorsionó la visión para revertirlo y que utilice el poder de liderazgo que tiene, pero para lo positivo.

¿Cuál sería el mensaje para esos padres y esposos que están en una situación difícil y que de ellos depende el desarrollo de estos niños?

M.W.: Fíjate que hay una nota interesante que en América Latina hay que mover muy fuerte en restaurar la verdadera hombría. Hay un movimiento muy importante en el continente, donde los hombre estamos comenzando a reconocer cuáles son nuestras responsabilidades y una familia débil produce una comunidad débil, una comunidad débil produce un país débil y necesitamos fortalecer a la familia y ¿quién debería ser la fuerza amalgamadora de la familia? Debería ser el hombre. Y la hombría yo la defino de cuatro formas: Un hombre verdadero rechaza la pasividad, es el que acepta la responsabilidad, el que guía con valor y el que sabe ejercer disciplina.

¿Y la mujer qué papel desempeña en la solución de los problemas?

M.W.: La mujer es fundamental. Tenemos en nuestra cultura latinoamericana un lugar de respeto, pero en muchos países y creo que El Salvador no es la excepción, ha tenido que surgir como el líder en su casa precisamente por un hombre pasivo o por un padre ausente y por eso. El hombre latinoamericano tiene que redefinir su papel. Por ejemplo, yo no acepto que un hombre que tiene problemas va y se esconde en la cantina para ahogar sus problemas en el alcohol. Ese no es un hombre verdadero, es un cobarde. No acepto que cuando el hombre discute con su mujer, cierra la puerta fuertemente y se sale con los amigos del vecindario. Esas son la realidades que ahora necesitamos revertir. Yo discuto con mi mujer y si tú tienes una relación saludable con la tuya tú discutes con ella, ja, ja. No salgo corriendo por la puerta. Enfrento la situación hasta que lleguemos a una conclusión.

Marcos ¿y la mujer verdadera?

M.W.: Medito sobre la historia de una mujer muy hermosa que se encuentra en la Biblia, llamada Esther, y que llegó a ser reina, es decir, es ponerla en el lugar que le corresponde. Cuando el hombre tenga una seguridad personal, va a poder coronar a su mujer y darle lo que realmente merece y les profetizo que el día que eso ocurra vamos a vivir otra realidad en América Latina

¿Y la mujer que ahora trabaja y que antes no trabajaba?

M.W.: Eso es historia reciente, tradicionalmente la mujer siempre ha estado en el hogar, pero últimamente con tanta necesidad que hay ahora tenemos a los dos trabajando y eso complica mucho la cosa porque tenemos niños también. Regreso al punto principal: entender que nuestro ser, actuar, pensar tiene que partir de una base espiritual. Hay casos donde están trabajando los dos y no por necesidad, sino por deseos de más, y ahí entra el dios del materialismo "y quiero más, quiero más" a costa de mis hijos para poder decir que tengo un televisor o un auto como el del vecino y estas motivaciones son incorrectas.

Divorcio

Marcos ¿y el divorcio?

M.W.: He visto el caos que produce. Mi trabajo es mucho entre jóvenes y oigo y aconsejo a los que vivieron la realidad del divorcio y veo el dolor que provoca la división, los pleitos y de nuevo regreso al tema, que esto es un tema espiritual.

¿El divorcio no será una salida fácil? ¿No vale la pena luchar?

M.W.: Como hombres, es nuestra responsabilidad dar la cara al problema ya que algunos toman el divorcio como la salida más fácil. Lo primero que los esposos recapaciten, que entiendan que hay solución y no lo traten de hacer solos. Busquen ayuda porque es un problema espiritual.

¿Y qué esperanzas tiene una persona divorciada?

M.W.: Yo creo que en Jesucristo podemos disfrutar de una plena restauración y que cuando hemos cometido errores en el pasado (no conozco a un solo hombre que no los haya cometido) hay un nuevo día para esa persona. Yo estoy de acuerdo que cuando uno comete un error y hay arrepentimiento delante de Dios, eso queda limpio, lavado y escondido.


un adorador de Dios

Marcos Witt, predicador y cantautor mexicano, inició su pasión por la música a los 16 años de edad. Fue hace 20 cuando una "crisis", como él llama una fase de su adolescencia, le hizo cambiar el destino de su música. Este "estudiante alocado" comprendió que su música ya no estaría a disposición del ningún colegio, universidad o estado, sino para la gloria de Dios. "Fue una necesidad extraordinaria que Jesucristo estuviera en el centro de mi vida".


[Nacional] [Negocios] [Deportes] [Editorial] [Escenarios] [El País] [Chat]
[
Obituario] [Escríbanos] [Ediciones anteriores] [Otros Sitios] [Hablemos] [VIDA] [Guanaquín] [Vértice]
[
RUZ'00] [Portada] [Planeta Alternativo]

Copyright 1995 - 2000. El Diario de Hoy
Derechos Reservados. Prohibida su reproducción total o
parcial sin autorización escrita de su titular.
www.elsalvador.com