Viernes 9 de junio


Chalatenango
Inauguran planta procesadora de aguas negras

Todos los residentes del municipio participaron en la construcción de la planta

Salomón Ayala
El Diario de Hoy

Este 7 de junio, los vecinos de San José Las Flores, en Chalatenango, inauguraron la planta de tratamiento de aguas negras que funcionará en el municipio.

La obra, ubicada a 16 kilómetros de la cabecera departamental, fue construida por los mismos ciudadanos, y contó con el apoyo financiero de la Agencia de Cooperación Suiza para el Desarrollo (COSUDE).

Hoy, los pueblos que busquen mejorar las condiciones del medio ambiente y salud contarán con un modelo de trabajo a seguir.

Antes, cuando no había planta de procesamiento de aguas negras, en la zona eran frecuentes los reportes de casos de enfermedades infectocontagiosas, como tifoideas, hepatitis, parasitismo intestinal, tos y gripes.

Según la directora de la Unidad de Salud de la localidad, Dra. Luz de María Parada, cuando no había planta se atendían, cada semana, de 12 a 15 casos de diarreas comunes. "Ahora se han reducido al mínimo (los casos), y si se atienden algunos, no son de personas del municipio", afirmó.

Tres millones

La presidenta de la directiva comunal, María Celia Menjívar, dijo que con el proyecto se benefician 126 familias, conformadas por más de 1,200 personas residentes en el área urbana.

La planta fue solicitada hace tres años por la municipalidad al programa de Ayuda Humanitaria Pro Vida. Este organismo no gubernamental solicitó el financiamiento a COSUDE, que aportó un millón 800 mil colones para la compra de materiales y el diseño de la obra.

Durante la construcción de la obra, cada grupo familiar trabajó por 80 días, más varios "sábados comunales". En algunas ocasiones también lo hacían los alumnos de la Escuela "Buenaventura Chinchilla".

La síndico municipal, Blanca Delia Bermúdez de Torres, señaló que el costo real de la obra supera los tres millones de colones, si se toma en cuenta el esfuerzo de la población.

El impacto

El impacto ambiental de la planta es mínimo. Las aguas servidas pasan por diferentes fases de tratamiento. Primero, por el desarenador, luego al tanque Inhoff y después a la cascada, hasta llegar al biofiltro.

Las aguas negras tratadas se pueden utilizar para irrigar zacate, árboles frutales y, cuando están más purificadas, hortalizas.

Personas relacionadas con el proyecto explicaron que la planta comenzó a funcionar en enero pasado, en 126 casas.

La obra tiene una vida útil de 20 años, y puede llegar a beneficiar a más de 500 hogares.

Por el servicio, cada grupo familiar paga a la alcaldía 10 colones mensuales. Hay una persona encargada del funcionamiento de la planta, quien recibe un salario de parte de los financiadores de la obra. El gasto será asumido en el futuro por las familias, que entonces aportarán 20 colones.

Pro Vida en acción

La directora ejecutiva de Pro Vida, Dra. Mirna García de Butter, dijo que, hasta el momento, además de la planta, han desarrollado otros proyectos de introducción y mejoramiento del agua potable en los siguientes lugares

-Usulután: Jocomontique, Hasbún y la Palomilla de Gualcho.

-La Paz: El Meneadero

-Cabañas: El Tule

- San Salvador: El Verdillo

-Chalatenango: Jesús Rojas de Arcatao, La Montañona, Chicuma, La Finquita y El Salitre.


[Nacional] [Negocios] [Deportes] [Editorial] [Escenarios] [El País] [Chat]
[
Obituario] [Escríbanos] [Ediciones anteriores] [Otros Sitios] [Hablemos] [VIDA] [Guanaquín] [Vértice]
[
RUZ'00] [Portada] [Planeta Alternativo]