elsalvador.com WWW
Portada Nacional El País Deportes Metro Negocios Editorial RUZ Vida Internacionales Por el mundo

Técnicas
Carreras cortas irrumpen en la U

Nueva oferta. Guía Turístico, Asistente Dental, Relaciones Públicas,... los estudios de tres años ganan terreno cada día en las aulas de los centros universitarios privados. Este abanico de carreras responde, según varios expertos consultados, más a lo que el mercado demanda y no tanto a lo que el país necesita


Publicada 26 de noviembre de 2006 , El Diario de Hoy

Una Reseña de la educación
Hay 39 instituciones que forman la educación superior

Una pública
26 universidades
Salvo la UES, el resto pertenece al ámbito privado.

Dos clases
13 institutos
Nueve de ellos son tecnológicos; el resto institutos especializados.

Susana Joma
El Diario de Hoy
nacional@elsalvador.com

¿Estudiar menos años y salir antes en busca de un lugar en el mercado laboral? ¿Responde el auge de las carreras técnicas a la necesidad del país? Estas y otras interrogantes salen a la luz en un momento en que las algunas universidades centran su apuesta por las carreras técnicas, de tres años; eso sí, sin dejar de lado las licenciaturas e ingenierías.

Si bien algunos especialistas tienen sus reservas de estos movimientos, la agenda académica de los centros privados recoge este cambio. La Universidad Evangélica de El Salvador abre las puertas a 2007 con un abanico de estudios técnicos: Enfermería, Mercadotecnia, Asistente Dental... hasta siete carreras.

Otras como la Francisco Gavidia -Publicidad, Guía Turístico y Reparación de Computadoras- y la Don Bosco -Mantenimiento Aeronáutico- confirman esa tendencia, de la cual no escapan los institutos tecnológicos. El ITCA entra de lleno con los Estudios en Línea (vía Internet).

Como si las carreras tradicionales como Medicina y Derecho hubiesen llegado a un tope, los centros de estudios buscan un gancho que encaje a la perfección con la demanda actual a través de los estudios de tres años.

María Isaura Arauz, directora nacional de Educación Superior, ve en esta dinámica un esfuerzo de las universidades. “La empresa privada es la que externa que quiere técnicos; eso le da un valor agregado... cuando el estudiante sale, tiene empleo”, dice la funcionaria.

El concepto de que ser técnico implicaba un nivel más bajo está cambiando. “El técnico va más allá de alguien que va a estar en un taller automotriz. Hoy puede administrar un puerto, apoyar el desarrollo turístico como en el caso de La Unión”, matiza Arauz.

Para Óscar Picardo, especialista en educación, esta apertura hacia los técnicos puede ser más una estrategia dirigida más a retener la demanda que un esfuerzo consciente de transformación que responda fielmente a la realidad del país.

“Hay un cambio que responde a la realidad que se da en los países desarrollados donde la relación de estudiantes técnicos es mayor que los que tienen licenciatura”, acota Picardo.
De ser así, el país ha caminado a la inversa.

Informarse. La asesoría es clave para elegir una carrera.

En 2001, más de cien mil alumnos cursaban carreras de cinco años en adelante frente a unos cinco mil que optaron por las de tres años. “Es una tendencia que se tiende a revertir”, apunta el experto.

Picardo vincula ese “boom” de las carreras cortas con la situación económica de la población. “Ya no esperan cinco o seis años para graduarse”.

Los institutos tecnológicos han duplicado la matrícula en comparación con las universidades; no obstante, la diferencia, desde el punto de vista cuantitativo, aún es importante. En 2004, la UES, por ejemplo, tenía 1,.476 alumnos en carreras técnicas; en el resto, 33,372.

Según especialistas como Adalberto Campos, en la actualidad, las universidades que ofrecen carreras que no existen en el mercado “son pocas”. Ve un esfuerzo por recuperar el terreno perdido en las técnicas, comenta el ex funcionario de Educación, quien aprecia el rumbo de varias instituciones acreditadas que hoy centran más su atención en las técnicas.
Un punto que no siempre significa que la oferta se oriente a las necesidades reales del país. “Lo que el mercado demanda, no siempre es lo que el país requiere”, insiste Campos.

Lento. La población universitaria crece un promedio del tres por ciento cada año.

Carreras como Turismo, en agenda de cuatro de las siete instituciones consultadas, ejemplican el auge de los nuevos estudios en el país. Un enfoque que de alguna forma va en consonacia con una política nacional de sacar adelante un rubro que está ahí y al cual no se le ha dado importancia.

En el reciente congreso de educación superior, Sandra de Barraza, de la Comisión de Seguimiento del Plan 2021, tiene claro que hay que redefinir la oferta universitaria e incentivar a los jóvenes que quieren ingresar a las “carreras de mayor impacto” como las ingenierías. Un toque de atención que reivindica también la necesidad de profesiones competitivos en el país.

Varios centros tienen la especialidad
Turismo, una carrera a la carta

Campo. El turismo abre nuevas oportunidades.

- La dinámica estatal de potenciar el rubro turístico ya encontró eco entre las instituciones privadas de enseñanza superior. Más de una ya puso manos a la obra al incorporar en su cartera académica estudios relacionados con el tema. La Universidad Francisco Gavidia, con su licenciatura en Administración de Empresas Turísticas, es un ejemplo.

Norma Chacón, encargada de nuevo ingreso, destacó la demanda de la carrera. “Esperamos tener un éxito similar al técnico en Guía Turístico que va para 2007 ya que es lo que está en boga”, apuntó.

Con esto, la UFG le pisa los talones al Mega Instituto Tecnológico de La Unión (Megatec). Para una oferta más focalizada abrió este año un técnico en el campo del turismo.
Antes de que estas instituciones, sólo se conocía un diplomado en Hostelería y Turismo que impartía el Instituto Nacional Francisco Menéndez, de esta capital.

La iniciativa de brindar esta rama en un nivel superior también está en la Universidad Dr. José Matías Delgado. “Se piensa abrir la carrera en Hostelería a mediados del próximo año. Iba a ser técnico, pero como ya lo tiene el ITCA se optó porque la licenciatura”, explicó la universidad.

Apuesta de UES y USAM
Ciencias apegadas a la realidad

Apoyo. Estudiar la vida marina es la apuesta de UES.

La Universidad Salvadoreña Alberto Masferrer (USAM) es la única universidad en el país y en la región con dos maestrías en Ciencias Forenses y Gerencia Sanitaria para Emergencias y Desastres.

“Han tenido buena recepción”, afirma el rector César Augusto Calderón. Entre los alumnos que buscan especializarse en el tema forense hay jueces, policías y militares de formación.

El rector destaca la flexibilidad de la institución debido a que los demandantes de las maestrías son, por lo general, profesionales.

El rubro, por así decirlo de estudios poco tradicionales, también tiene su espacio en la Universidad Don Bosco y la Universidad de El Salvador.

La primera, además de una licenciatura y un técnico en Ortesis y Prótesis, abrió este año una nueva opción: la carrera de Mecatrónica.

En el caso de la UES, la rectora María Isabel Rodríguez, habla de cómo el centro estudia la apertura de las carreras de Biología Marina y Oceanografía. Detrás de ellas está el reto de la conservacion y la explotación de los recursos del mar.
El Alma Máter comenzó este año con Geofísica, vinculada a la Vulcanología y Geología.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

elsalvador.com WWW