elsalvador.com WWW
Portada Nacional El País Deportes Metro Negocios Editorial RUZ Vida Internacionales Por el mundo

Ciudad asediada
Los puntos más peligrosos del Centro

Los asaltos, robos, extorsiones y asesinatos aún ensombrecen las calles de la capital. Muchos delitos son generados por el desorden que impera en la ciudad, desde las ventas, el transporte colectivo hasta los centros de tolerancia. La PNC y el CAM piden a los ciudadanos denunciar los delitos


Publicada 26 de noviembre de 2006 , El Diario de Hoy

Exceso. El paso de más de millón y medio de personas cada día hacen del centro de la capital un lugar más peligroso. Foto EDH
El Diario de Hoy
nacional@elsalvador.com

Nada ha cambiado en el Centro Histórico de San Salvador. Una investigación realizada por El Diario de Hoy y Notimex en febrero de 1997 reveló que la violencia y la muerte sacudían a la capital.

A casi 10 años de dicho informe, el panorama sigue igual y los índices delincuenciales continúan sin detenerse.

Para esos días, los datos se enfocaron más en las cifras de muertos, ya que cada 160 minutos una persona moría con relación a un hecho violento.

Los números de muertos han disminuido, pero en el centro reina la anarquía. Ser una ciudad de paso permite no sólo que sea un puerto pirata en el que se venden miles de productos ilegales, sino que también facilita que se cometan diversos tipos de crímenes, desde asaltos, robos, hasta la operación de grupos delincuenciales con un alto grado de preparación.

En cualquier lugar del centro una persona puede ser objeto de un asalto, pero una reciente investigación determinó que hay diversos métodos que utilizan los maleantes, los que varían de acuerdo al sector y, obviamente, sus vías de fuga.

El tránsito de miles de personas en horas pico y el desorden generado por las ventas en las calles y los múltiples centros de tolerancia generan más delincuencia.

Es así, que en lugares como la parada de autobuses de la Alcaldía de San Salvador, en horas de la mañana (5:30 a 8:00 a.m.) los asaltos se dan a pesar de que a pocos metros se encuentran los miembros del Cuerpo de Agentes Metropolitanos (CAM).

Mujeres, más vulnerables

Los robos, en particular a las mujeres, van desde prendas personales individuales hasta carteras. Muchos de los ladrones no sólo actúan en horas de la mañana, también pasadas las 8:00 p.m., cuando los portones de la Alcaldía han sido cerrados y el área sufre la falta de luz.

Más deseado. Los celulares son los que más registra la PNC como robos. Foto EDH

No sólo en el sector de la comuna capitalina se es presa fácil de los ladrones. A pocos metros de la Delegación San Salvador Centro de la PNC se encuentra el Parque Centenario, rodeado de burdeles, uno de los últimos puntos de fuga, o primera estación de los asaltantes.

Por su ubicación, el Parque Centenario es una parada estratégica para los atracadores. Ahí abordan muchos de los extorsionistas que operan en los buses y microbuses que viajan hacia el sector norte de San Salvador.

Se ha vuelto normal que varios sujetos suban a las unidades de transporte y les hablen a los pasajeros con mucha frialdad, tal y como sucede en muchas de las rutas 6.

“No les voy a sacar un arma, pero demen dinero y celulares”, o la otra versión: “No venimos a robar, pero mi ‘homeboy’ está en la cárcel y tenemos que pagar el abogado. Todos nos van a colaborar con un dólar”.

Según algunos de los ciudadanos, el discurso cambia en sectores de la capital y también la cantidad de la extorsión. “Unos sólo piden una ‘cora’ hasta con mucha educación”, afirmaron.

Las unidades de transporte que están totalmente amordazadas son las que transitan desde la Plaza El Trovador, la 6a. Calle Oriente y 6a. Calle Poniente, un sector ampliamente controlado por los pandilleros de la Mara 18.

Los colectivos sufren los robos mientras transitan entre los parques Libertad, San José y el Centenario.

Muchos ciudadanos han visto cómo los mismos ladrones los han asaltados en el trayecto de ida, y los han visto abordar las mismas unidades en el recorrido de vuelta, con una impunidad indignante.

“Sé de gente que han brincado (asaltado) en la Ruta 10 en el trayecto de ida, y les han vuelto a poner en el de vuelta”, reveló una fuente que pidió reserva de su identidad.

Trabajo. La policía dice que realiza detenciones mas faltan denuncias. Foto EDH

Uno de los sectores más controlados es el de la Plaza Morazán. David Fernando Rauda, director del CAM, afirmó que es justamente en ese sector en el que se concentra un buen número de extorsionistas que tienen agobiados a los taxistas y algunos de los negocios capitalinos.

Rauda sostuvo que los extorsionistas también han cambiado su método en los últimos meses y, ahora, están utilizando niños y mujeres para retirar el dinero producto de las amenazas.

También coincidió con la subcomisionada Verónica Uriarte, jefe de la Delegación San Salvador Centro de la PNC, que el sector más peligroso es entre la Avenida Independencia, Plaza Zurita, Tiendona y Mercado Ex Cuartel, ya que ahí circula casi un 70% de las unidades de transporte. El oficial del CAM reconoció que esa es la zona más vulnerable y en la que se dan más homicidios.

A pocos metros de ese sector se encuentra la Plaza Gerardo Barrios que no sólo es un centro de comercio de prostitución. Allí —frente a la Catedral de San Salvador— circulan grupos de carteristas, timadores e, incluso, es punto clave de los “servicios express” de drogas que llegan disimuladamente de diversos sectores de la periferia.

Río de metales

Sobre la Avenida España, desde la esquina de la Juan Pablo II, la Avenida Cuscatlán, hasta las cercanías del Bulevar Venezuela es una zona en la que roban prendas de oro y plata, particularmente a las mujeres.

Uno de los mayores puntos de asaltos se genera donde convergen la Avenida España y la 1a. Calle Poniente.

“En ese sector le roban más a la mujeres. Cadenas, aritos, anillos, pulseras, relojes y carteras. Todos van a parar al mercado negro”, comentó un vendedor del sector, quien detalló que en muchas ocasiones los comerciantes se convierten en cómplices obligados.

Peligrosa. La Avenida España es una de las zona más conflictivas.

“En la Avenida España le roban más a las mujeres. Oro y plata que después va a parar al mercado negro ”
Voz ciudadana

“Muchas veces los ladrones pasan tirando las cosas a los puestos. Los policías ni cuenta se dan. Los agarran y los sueltan cuando no le hallan nada. A veces hasta se tragan anillos y cadenas... Llegan a los puestos a ‘pedir’ lo que dejaron.

La gente les colabora para que no les hagan daño o por no pagar la ‘renta’. Hay otros que sí están con ellos”, afirmó la fuente.

Algunos de los comerciantes afectados comentaron que sus pertenencias las encontraron días después en algunas de las casa de empeño o en manos de los usureros del sector, pero la versiones se vuelven contraproducentes ya que pocos vendedores afirmaron no tenerles miedo, más pidieron proteger su identidad.

“Los ladrones tienen cuidado con ‘ponerle’ a la mara de aquí (vendedores), porque después es fácil que aparezcan en una bolsa negra. Los sicarios se consiguen rápidito y hacen buenos encargos”, comentó uno de los entrevistados.

El término sicarios volvió a sonar fuerte, cuando Rauda, jefe del CAM, aceptó que en el Centro transita un grupo no identificado de exterminadores a sueldo.

De la misma manera que la Avenida España cuenta con una especialidad, en la Gerardo Barrios y algunas de las calles que llegan al Mercado Central, en las que los vehículos circulan a “vuelta de rueda”, los conductores son los que son asaltados.

En las aglomeraciones de vehículos, los choferes son despojados en un descuido de sus celulares, relojes y cadenas, y los que transportan productos en sus pick ups, ni cuenta se dan, cuando les han bajado algunos de sus bienes.

Al igual que los parques Morazán, Libertad y la Plaza Barrios, en el Infantil por el sector de la pasarela de la Juan Pablo II, es uno de los puntos más peligrosos, y los asaltos son parte de la cotidianidad.

Sobre la Rubén Darío se encuentra el Parque Simón Bolívar, que goza del mantenimiento de una universidad privada, pero en los sectores aledaños los transgresores roban y huyen a las comunidades del zona del Cementerio de los Ilustres y el Mercado Central.

Pero no sólo en las plazas y calles del Centro ocurren los robos, los maleantes también se las han ingeniado para cometer fechorías a bordo de las unidades del transporte y para ello controlan los movimientos de la PNC.

Del Centro a los sectores de Soyapango, Ilopango y San Martín, los delincuentes asaltan las unidades que transitan en el Bulevar del Ejército y regularmente bajan en la Antekirta. Hacen el mismo recorrido de hacia la capital, bajando en Antekirta o en la Terminal de Oriente.

En la zona de la Terminal de Occidente la rutina es la misma y los caminos de fuga se dan en las comunidades cercanas del Bulevar Venezuela.

Pero el método de asalto que más ha complicado a las autoridades es el empleado en los microbuses que viajan a Santa Tecla, Ciudad Merliot y Antiguo Cuscatlán. Los robos son logrados a través de un trabajo de control de los puestos policiales y el uso de los celulares.

Siempre operan dos grupos de delincuentes. El primer grupo aborda una unidad colectiva en un puesto X, y hacen un recorrido de verificación de patrullajes policiales. El segundo grupo de delincuentes viaja en otra unidad de transporte con una diferencia de pocos minutos.

Reciben una llamada a través de un celular en la que les indican que no hay policías y realizan el asalto.

Más adelante el primer grupo los espera, recibe el botín de parte del segundo, para evadir evidencias.

Para contrarrestar el accionar de los delincuentes, la PNC ha puesto en marcha el Proyecto PAS (Puesto de Atención Social), que consiste en instalar casetas para realizar denuncia o recibir asistencia social.

Uno de ellos se encuentra en el Parque Morazán. Los otros están en el Parque San José, Terminal de Oriente y uno más entre la 3a. Calle Poniente y 57a. Avenida Norte.

Puntos clave
La PNC y el CAM afirman que por el centro circulan cada día más de un millón de personas. También explicaron que la percepción ciudadana de los delitos es mayor a la que en realidad sucede

Detenidos
La Delegación Centro de la PNC ha registrado hasta el 22 de noviembre, 1,573 detenidos in fraganti por delitos desde robos, asaltos y lesiones.
Robos
Bien dicen que los ladrones “hacen su agosto”. Fue en ese mes que lapolicía realizó 50 detenciones por robo. Los hurtos fueron más en junio (56).
Homicidios
A pesar del enorme tránsito de personas el Centro Histórico sólo registra hasta mediados de noviembre 130 asesinatos. En octubre hubo 21 homicidios.

La PNC y el CAM pide combatir con la denuncia a los delincuentes

Verónica Uriarte, jefe de la Delegación San Salvador Centro de la PNC y David Fernando Rauda, director del CAM, coincidieron en que la ciudadanía tiene una percepción mayor a la cantidad de delitos cometidos en el Centro Histórico.

A su vez explicaron que ambas instituciones realizan cuantiosos trabajos preventivos y que de esa manera han disminuido el número de delitos, pero que aún falta un compromiso mayor de parte de los capitalinos.

Uriarte indicó que en muchas ocasiones los delincuentes son arrestados, pero que a los pocos días salen libres por no haber ninguna denuncia.

“Se captura a un sujeto que le ha robado una cadena, pero el sujeto ya no la tiene, porque los vendedores son cómplices, y en otros casos la encontramos, pero el ciudadano sólo dice que me la devuelvan.

Se deja libre al sujeto y una hora después ha asaltado a otra persona. Además, los ciudadanos no tienen la cultura de la denuncia”, comentó Uriarte.

La jefe policial dijo que las personas asaltadas ponen las denuncias sólo cuando les han robado celulares o tarjetas de crédito. “Nosotros tenemos un archivos con fotografías de muchos delincuentes.

Si a una persona la asaltan que venga a poner la denuncia es posible que esté registrado y que después sea más fácil capturarlo”, afirmó.

Celulares, los más robados

De acuerdo a los datos de la PNC y el CAM son los teléfonos celulares los más deseados por los asaltantes. En segundo lugar las prendas de oro y por último las carteras. Muchos prefieren intimidar a los ciudadanos y ese delito está tipificado como extorsión.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

elsalvador.com WWW